×
×
Red Internacional

Este lunes se confirmó la candidatura a gobernador de Córdoba por parte de Juntos por el Cambio del verborrágico Luis Juez, tras que Rodrigo De Loredo se bajó de su postulación. Lejos de la imagen popular que quiere vender, se encuentra un pasado de acercamiento a las élites económicas y sociales de la provincia desde su adolescencia.

Escuchá esta nota
Lunes 20 de marzo | 19:20

Luis Juez cursó sus estudios secundarios en el Liceo Militar General Paz, fue a instancias de su padre, quién era suboficial principal del ejército, que él y su hermano mellizo Daniel pasaron por las aulas del Liceo Militar durante los años de la dictadura militar. Ambos egresaron en 1981. Si bien no se podría señalar a los hijos por una decisión de sus padres siendo pre adolescentes, lo cierto es que, de su paso por el Liceo Militar, Luis Juez sacó mucho provecho para su oscilante carrera política.

Te puede interesar: Luis Juez: Una vida al servicio de la casta política.

Como señala en una entrevista a La Voz del Interior, del año 2007, el mismo Juez afirma que antes de ser intendente, convocó a 25 ex compañeros del Liceo en un coqueto bar del Cerro de las Rosas y les propuso sumarse a su equipo de gobierno. La mayoría acepto, ocupando cargo de funcionarios. En la misma entrevista afirma que “Muchos aceptaron el sacrificio de cambiar la vida que venían llevando para entregar su trabajo a los vecinos. Estoy orgulloso de ellos; ser su amigo es un placer que me regaló la vida. Y ahora, en mi campaña para la Gobernación, también trabajan liceístas que viven en el interior provincial".

Los liceístas

El Liceo Militar se trata de uno de los colegios más elitistas de Córdoba, desde donde de chicos se tejen lazos y alianzas que se “aprovechan” en la vida adulta. De allí también egresaron entre otros, empresarios como Aldo Roggio, el ex presidente De la Rúa, el gobernador Schiaretti, el ex rector de la UNC (y ministro de De la Rúa) Hugo Juri, o ex arzobispo de la provincia Monseñor Ñañez. El lema actual del Liceo Militar es el provocativo “Memoria, Verdad, Equidad”.

Con respecto a cómo era transitar sus aulas durante la dictadura militar, Juez señalaba en esa nota que “el Liceo nos contenía como una burbuja y nos sobreexigía con el estudio”.
De su paso por la intendencia, se recuerda que Luis Juez tenía como Director de Espectáculos Públicos a Oscar Cuassolo, un ex espía integrante de la patota del D2 de la policía provincial durante la dictadura militar. Si bien le aceptó la renuncia, señaló que se trató de una “mugrienta campaña política”.

Durante su errante trayectoria política, que encontramos más detallada aquí, Juez tuvo una posición oportunista y cambiante, al igual que con la gran mayoría de los temas, con respecto a los Derechos Humanos y la dictadura militar. En momentos que el peronismo cordobés a través de De la Sota, decía que las madres tenían que haber cuidado mejor a sus hijos, Juez facilitó la exhumación de fosas comunes en el Cementerio San Vicente y construyó un memorial para los desaparecidos que se encontraron allí. En la actualidad se pasa haciendo campaña con Patricia Bullrich y otros negacionistas. Hace pocos meses señaló en el programa de Mirtha Legrand que la democracia “no le mejoró la vida a nadie”. Una verdadera provocación, viniendo sobre todo de alguien que no tiene problemas en cambiarse de camiseta de una elección a otra con tal de garantizarse un cargo en el Estado.

Te puede interesar: Laura Vilches sobre los dichos de Luis Juez: Parece que extrala la Dictadura Cívico-Militar

En las últimas semanas, como verdadera provocación se mostró con Domingo Cavallo, funcionario de la dictadura militar y ministro de economía de dos de los gobiernos más antiobreros de nuestro país, el de Menem y la Alianza. A fines de los 80, Juez reportaba directamente a Cavallo, quién fue introducido al peronismo cordobés a través de la ligazón con la Fundación Mediterranea.

Recordemos que dicha fundación fue creada en 1977, entre otros por Pagani, del grupo Arcor y Astori, de la empresa constructora del mismo nombre y es una de las principales impulsoras de las ideas neoliberales en el país, muchas de ellas aplicadas durante la dictadura, el menemismo y la Alianza.

La relación construida con Cavallo fue la que le permitió acceder a un lugar dentro del directorio de Papel Prensa, cobrando jugosos sueldos, representando al gobierno nacional durante parte del gobierno menemista.

El mismo Cavallo se sentó en la mesa principal de la apertura del año de la Fundación Mediterranea junto a Schiaretti y el candidato a sucederlo Martín Llaryora. También estaban la presidenta de la Fundación, María Pía Astori y el dueño del Banco Macro Marcos Brito. En tanto Luis Juez ocupó una mesa secundaria junto a otros referentes de Juntos por el Cambio que buscan ganarse la confianza del Circulo Rojo como Mario Negri y Rodrigo de Loredo. En esta ocasión, y acercándose aún más las fechas de las elecciones, los equipos de prensa de los candidatos, más cautos que sus jefes, se cuidaron de difundir fotos de los afectuosos saludos que se daban con Cavallo.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias