Géneros y Sexualidades

CAPITAL FEDERAL

Lugano: las estudiantes de La Grierson andan diciendo

Estudiantes de la escuela de enfermería Cecilia Grierson responden sobre violencia de género

Jueves 15 de septiembre de 2016 | Edición del día

Con una encuesta sobre violencia hacia las mujeres en la sede Lugano de la escuela de enfermería, Pan y Rosas escuchó lo que tienen para decir las estudiantes.

Antes del gran fenómeno de #Ni una menos, desde la Agrupación de mujeres Pan y Rosas nos pusimos en campaña para escuchar qué les pasaba a las mujeres trabajadoras en diferentes lugares de trabajo. Hoy, a un año, seguimos buscando esas voces.

Las estadísticas sobre el tema prácticamente no existen, solo la Corte Suprema de Justicia de la Nación, a través de su Oficina de Violencia Doméstica, emite mensualmente un informe, que a todas luces es insuficiente. Consideramos que esta información es la herramienta que nos permite luchar y organizar a más mujeres por sus derechos, hoy más que nunca de cara al Encuentro Nacional de Mujeres en la ciudad de Rosario.

Así, compañeras de la escuela de enfermería Cecilia Grierson tomaron en sus manos una encuesta sobre violencia familiar con la idea de mostrar cuál era la experiencia concreta de las futuras trabajadoras de la salud. Cabe agregar, que gran parte del alumnado de esta escuela, también vive en el barrio de Lugano.
Resultó muy interesante ver, en los distintos testimonios, la ligazón de estos datos con las respuestas que tiene el Estado en este barrio en particular, pero que sabemos que no escapan a las mismas respuestas que da el macrismo a nivel general.

Los resultados no dejan de sorprender: de un total de 81 encuestas (completamente anónimas) el 38,3 % manifiesta haber sufrido violencia en el ámbito familiar en algún momento de su vida. La cifra no sólo sorprende por la cantidad de mujeres que estudian en la escuela Grierson y que han atravesado un hecho de violencia, sino que, de ellas el 62% no lo denunció. Esto se explica no sólo por el modelo patriarcal fuertemente arraigado en nuestra cultura, sino por la falta de respuestas del Estado (y sus instituciones) que, lejos de estar ausente, es cómplice y garante del aumento de esta violencia.

Un ejemplo de esa falta de respuesta es lo que nos contaba una de las estudiantes quien al momento de sufrir violencia por parte de su pareja, armó su propia red de contención con amigos y familiares para salir de esa situación, puesto que en las comisarías, donde en general recurren las mujeres, es común que usen distintos mecanismos para desestimar las denuncias. El Estado macrista no tiene como prioridad en su agenda las políticas públicas en materia de género, prueba de ello son los datos relevados que muestran la situación de emergencia que se empeñan en invisibilizar.

La Ciudad de Buenos Aires tiene como dispositivo de atención los Centros Integrales de la Mujer (CIM), lugares donde los profesionales que trabajan allí brindan asistencia jurídica, psicológica y social a las mujeres que se enfrenan a situaciones de violencia y decidieron hacer la denuncia. Desde su banca, junto a los trabajadores y trabajadoras de estos Centros, el legislador del Frente de Izquierda Patricio del Corro denunció la situación de precariedad en la que tiene que trabajar el personal, y cómo esto repercute en la atención de las mujeres que acuden a estos centros. Tanto esta precariedad y los pocos Centros existentes, como la falta de políticas de estado frente al tema también están reflejadas en las encuestas que indican que el 83% de las mujeres entrevistadas desconocen la existencia de estos centros.

Durante la realización de las entrevistas, se dieron muy ricos debates sobre todo por la presencia de gran cantidad de varones entre el alumnado, que aportaron distintas posiciones en relación a la violencia hacia la mujer y el machismo al que nos enfrentamos en esta sociedad. No faltaron discusiones en relación al aborto legal, seguro y gratuito y el por qué desde Pan y Rosas nos organizamos para pelear por la absolución definitiva de Belén. Libertad que conseguimos en las calles luchando, como mostró la movilización del 12 de agosto pasado, pelea que vamos a llevar al próximo Encuentro Nacional de Mujeres a realizarse en la ciudad de Rosario los días 8, 9 y 10 de octubre. Las trabajadoras y estudiantes de la salud invitamos a todas a dar esta pelea junto a Pan y Rosas.







Temas relacionados

Educación pública   /    Enfermería   /    Salud pública   /    Villa Lugano   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO