×
×
Red Internacional

Coronavirus.Luchar por una verdadera estrategia sanitaria contra el autoritarismo de Macron

Las morgues llenas en Martinica, hospitales superpoblados en varias regiones, mientras Macron intenta culpar a la población e impone el pase de salud que restringe derechos. Es necesario imponer una campaña de vacunación masiva y educativa, para romper las cadenas de contagios.

Martes 10 de agosto | 20:23

La cuarta ola por el coronavirus fue anunciada desde finales de junio por el Instituto Pasteur. Pese a todo, la gestión de la crisis del presidente Emmanuel Macron solo actúa ante la emergencia, con refuerzos de medidas autoritarias como su pase sanitario, un dispositivo que restringe derechos que tiene como objetivo colocar la responsabilidad de la crisis de salud en la población y no en el gobierno. Así en varias regiones se activó el “plan blanco” la semana pasada. Esto es sintomático de la tensión en los hospitales, y tiene como objetivo adaptar la capacidad de hospitalización a las necesidades, obligando al personal sanitario a regresar de las licencias y desprogramando las operaciones consideradas no urgentes para dar cabida a los pacientes graves por Covid-19.

Mientras tanto, las islas de Martinica y Guadalupe están sufriendo las consecuencias de la gestión colonial de la crisis sanitaria. Las tasas de incidencia están por encima de los 1.000 casos por 100.000 habitantes frente a una media de 226 casos por 100.000 habitantes en toda Francia. En el Hospital Universitario de Martinica "las muertes son tan numerosas que la morgue del hospital está abarrotada", informa FranceInfo. Ante esta situación las medidas tomadas por el gobierno, como la apertura de 10 camas de reanimación adicionales por parte del ejército francés en Martinica, o el envío de dos médicos y ocho enfermeras, el traslado de tres pacientes a hospitales de áreas metropolitanas, son una gota de agua en el desierto ante las necesidades reales de la población.

Ante la nueva ola de contagios del coronavirus y la catastrófica gestión de la crisis por parte del gobierno, se trata por tanto de oponer una perspectiva para superar la pandemia.

Cinco millones de personas en riesgo sin vacunas: con el pase sanitario el gobierno quiere ocultar el fracaso de su campaña para vacunar a los más vulnerables

El 18 de julio, el Seguro de Salud contabilizó a cinco millones de personas sin vacunar que padecían al menos una patología, considerados por Dominique Martín, consultor médico nacional de la CPAM (Cajas Primarias del Seguro de Enfermedad), como "personas que están en riesgo cuando la epidemia vuelva a comenzar".

El director del Seguro de Salud, Thomas Fâtome, trató de moderar indicando en el sitio Les Échos que esta cifra "cubre una parte de patologías que no conllevan un riesgo directo frente al Covid" como "el tabaquismo, cerca de un millón de personas, o tratamientos antidepresivos”, y que los datos serían del 11 de julio argumentando que por lo tanto “ahora estamos en cifras más bajas ”.

Pese a todo, si bien la edad sigue siendo el primer factor de riesgo, más de dos millones de personas mayores de 65 años no han recibido ninguna vacuna, según Les Échos . Además, L’Express detalló estas cifras, indicando que más del 45% de las personas obesas y el 40% de las personas que padecen enfermedades respiratorias tampoco están vacunadas. El miércoles 21 de julio, el propio primer ministro, Jean Castex, reconoció que tres millones de personas mayores de 50 años y que padecían comorbilidades “no son del todo inmunes".

Si el Seguro de Salud observa un fuerte aumento de la vacunación desde los anuncios de Macron el 12 de julio, su director afirma que la cifra de 5 millones "data del 11 de julio" y que "por lo tanto ahora estamos en cifras más bajas", al doctor Gérald Kierzek, entrevistado en el sitio Le Figaro, le preocupa que el pase de salud "no incentive a las personas adecuadas a vacunarse" y explica que "son los jóvenes para los que la relación riesgo-beneficio es menos favorable", mientras que "los que están en riesgo (más de 50 años con comorbilidades, mayores de 65 años y obesos independientemente de la edad) todavía no están vacunados de forma exhaustiva”.

Frente a la variante Delta, la necesidad de romper las cadenas de contagios

Si la vacuna ha demostrado ser un 90% eficaz contra la aparición de síntomas graves de Covid-19, los estudios realizados en Israel muestran que la vacuna Pfizer-BioNtech es sólo un 39% eficaz para prevenir el contagio con la variante Delta, que se dice que tiene una carga viral 1260 veces mayor que la cepa original.

Como tal, la estrategia del gobierno, que se apoya íntegramente en una campaña de vacunación coercitiva mientras renuncia a prevenir las cadenas de contagio del virus, es problemática y preocupa a los especialistas. El ministro de Salud, Olivier Véran, ha recordado en los últimos días que la ampliación del pase de salud iría acompañada del levantamiento de restricciones en los lugares lúdicos y culturales para los titulares del pase de salud. También anunció el fin del aislamiento de siete días para los casos de contacto una vez que estén vacunados. Medidas que algunos temen que favorezcan la aparición de variantes resistentes a la vacuna.

De hecho, un estudio publicado en Nature realizado por investigadores de varios países europeos explica que "reducir las medidas para evitar contagios, como el uso de tapabocas y el distanciamiento físico, en un momento en el que toda la población aún no ha sido vacunada, aumenta significativamente el riesgo de aparición de variantes del coronavirus resistentes a la vacuna”. Este fenómeno responde a la "presión de selección", que denota el desarrollo de cepas más resistentes capaces de adaptarse a un entorno más competitivo dentro de una población que ha adquirido parcialmente anticuerpos contra el virus. Según los investigadores que llevaron a cabo este estudio, una situación en la que la población está vacunada en más del 60% pero aún no ha logrado la inmunidad colectiva (más allá del 90% de la población inmunizada), propicia el desarrollo de variantes más resistentes a anticuerpos y vacuna. .

Sin embargo, para promover la recuperación económica y lograr la aceptación de su “pase sanitario”, Macron está listo para tomar decisiones que de hecho promoverán los contagios, y allanar el camino para la posible aparición de nuevas variantes más contagiosas. Cuando el mundo médico está de acuerdo en que la variante Delta es dos veces más contagiosa que la cepa original, es urgente tomar medidas para romper las cadenas de contagios, como mantener el uso del tapabocas. que reduce el riesgo de infección a menos de un 18-31%, el aislamiento de casos de contacto, vacunados o no, pero también la instalación de sistemas de ventilación eficientes. Estos son imprescindibles en lugares cerrados como escuelas, cines o trenes.

"Pase sanitario" y desconfianza en las políticas públicas de salud

Es poco probable que el ineficiente “pase sanitario” autoritario, totalmente desconectado de una estrategia sanitaria racional, convenza a quienes siguen desconfiando de la vacunación. Las afirmaciones como la del ministro de Educación, Blanquer, al mentir abiertamente a finales de julio, explicando que “cuando estás vacunado no tienes riesgo de contagiar a otros, mientras que si no estás vacunado corres el riesgo" no ayudan a generar confianza en las vacunas.

En este contexto, la implementación del “pase sanitario” no resolvió las causas de la no vacunación de las personas vulnerables, en particular de las más aisladas y vulnerables. Las movilizaciones que reunieron de nuevo a más de 200.000 personas en Francia este sábado demuestran incluso que la nueva ofensiva autoritaria del gobierno ha podido aumentar aún más la desconfianza. En los territorios de ultramar, estas dificultades se ven agravadas por la gestión colonial de la crisis. La Agencia Regional de Salud de la isla de Reunión, por ejemplo, explicó en un comunicado de prensa el 8 de julio que "más del 37% de las personas mayores de 75 años aún no se han vacunado en Reunión, frente a sólo el 17% en la Francia metropolitana".

De hecho la campaña de vacunación comenzó, en esa isla ubicada al sur de África, un mes más tarde que en Francia metropolitana. El número de dosis de vacunas entregadas por habitante es menor (38,2 dosis por 100 habitantes, frente a 54 en Francia metropolitana), y especialmente las mentiras sobre la utilización de clordecona ( 9 Los antillanos de cada 10 están contaminados por este químico ampliamente utilizado en las plantaciones de banano) han creado un caldo de cultivo muy favorable dentro de la población para desconfiar de las políticas de salud pública en general y de la vacunación en particular.

Una situación que el gobierno no ha querido resolver en absoluto, contentándose con mandatos de vacunación sumados a medidas draconianas. Sin embargo, como señaló Jérôme Martin, del Observatorio para la transparencia en las políticas de medicamentos, en el sitio Basta Mag “hay factores sociales que obstaculizan la vacunación, incluido el deseo o no de vacunarse; porque el acceso a la información también se distribuye de manera desigual. Seine-Saint-Denis es uno de los departamentos menos vacunados, aunque estuvo entre los más afectados por la primera ola de la epidemia en 2020. No es porque haya más antivacunas en Seine-Saint-Denis, Esto se debe a que se trata de una población que, en particular por los ingresos, también a veces por la barrera del idioma, la exclusión de ciertos extranjeros de la cobertura de salud, enfrenta desigualdades en el acceso a las vacunas. Conocemos estas desigualdades, están perfectamente documentadas. Las autoridades locales han intentado compensar esto, pero los medios dados por el Estado fueron totalmente insuficientes para enfrentarlo. No hay traductores para llamar a la gente, no hay intermediarios directamente en el campo".

Para combatir esta desconfianza, agravada por la gestión caótica y autoritaria de la crisis por parte del gobierno, sería fundamental defender la necesidad de una campaña dirigida a las personas no vacunadas en manos de los trabajadores y la población. Una campaña basada en la pedagogía que los sindicatos y las asociaciones de base podrían apoyar voluntariamente, independientemente de la gestión autoritaria del gobierno. Para abordar las causas estructurales de la desconfianza, esta campaña debe ir de la mano del pedido del levantamiento de las patentes y la nacionalización bajo el control de los trabajadores y la población de las empresas farmacéuticas, para que la salud deje de ser una fuente de negocios.

El fracaso de "testear, rastrear, aislar": síntoma del colapso neoliberal de los servicios públicos y de la gestión capitalista de la crisis

Todos estos elementos apuntan a la necesidad de una estrategia de salud coherente, muy alejada de la impuesta por el gobierno de Macron, guiada por la necesidad de mantener la economía en funcionamiento. Una estrategia que podría resumirse en "prevenir, testear, rastrear, aislar", y que nada tiene que ver con lo que se ha hecho hasta ahora.

Con respecto al rastreo de variantes, Samuel Alizon, director de investigación del CNRS en biología evolutiva entrevistado por el sitio Marianne explica que “Durante años, hemos visto el menor gasto de los científicos. Entonces, inevitablemente, al comienzo de la pandemia, no todos tenían el equipo necesario para la secuenciación de alto rendimiento, ni mucho menos". Una situación que explica el desarme de Francia en cuanto a la secuenciación del virus, fundamental para rastrear variantes. En este sentido, para poder detectar la aparición de estas nuevas variantes, sería necesario poner recursos a disposición del sistema sanitario público y para la investigación, grandes víctimas del colapso de los servicios públicos en los últimos años.

Asimismo, en cuanto al rastreo y aislamiento de los casos positivos y sus contactos, la falta de recursos asignados al sistema establecido con el seguro de salud hace que esté lejos de poder romper las cadenas de contagios. Por ejemplo, el retro rastreo, que consiste en rastrear estas cadenas para identificar grupos potenciales y aislar a las personas expuestas, es más costoso en términos de recursos humanos. Además, la lógica del gobierno de dejar que el virus circule entre momentos de contención a lo largo de la pandemia ha limitado drásticamente la posibilidad de que este dispositivo sea efectivo. El Fondo Nacional del Seguro de Salud explicó que "este invierno, el nivel de contaminación aún era demasiado alto para permitir el despliegue de este método, debido a la gran carga que implican las investigaciones”.

Peor aún, al poner fin al reembolso de las test de PCR sin receta, el gobierno va más allá y se está preparando para dejar de realizar test, rastrear y aislar a las personas contagiadas con el fin de romper las cadenas de contaminación. De hecho, esta medida ralentiza el acceso a la detección de personas expuestas o contagiadas y, por lo tanto, reduce la posibilidad de romper las cadenas de contaminación al aislar y rastrear los casos de contacto.

Macron prosigue así su gestión guiada por intereses económicos, desafiando las consideraciones de los especialistas en salud y los peligros en los que incurre la población. Una gestión que explica la sucesión de oleadas del coronavirus, sin anticipación y sin transformación profunda del sistema de salud, mientras los trabajadores sanitarios vienen pidiendo recursos adicionales desde el inicio de la epidemia, al igual que los docentes.

Si bien el “pase de salud” debe entrar en vigencia y el gobierno está tratando de hacer que la gente olvide su responsabilidad en la crisis, se trata de imponer con nuestras movilizaciones una estrategia de salud desde abajo, controlada por el personal sanitario, los trabajadores y la población, con el fin de acabar definitivamente con la pandemia. Dicha estrategia debe tener como objetivo la tarea de realizar una campaña de vacunación masiva, comenzando por los más vulnerables, basada en la pedagogía y no en la represión, incluso informando a los sectores más aislados y precarios, buscando romper las cadenas. de contagios dándonos los medios para testear, rastrear y aislar realmente.

Finalmente, para superar una pandemia global, dicha estrategia no puede confinarse al territorio nacional y debe imponer el levantamiento de patentes de las vacunas que impiden que los pueblos bajo dominación accedan a la vacunación como en Túnez o India. Una situación que favorece la aparición de nuevas variantes y tragedias en países con sistemas de salud ya frágiles.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias