Internacional

México

MÉXICO

Lucha el magisterio en varios estados de México por pagos atrasados

Desde principios de año, trabajadores de la educación básica se han movilizado en distintos estados del país para exigir el pago en tiempo y forma de sus salarios, además de la segunda parte del aguinaldo de 2014.

Maestro Arturo Méndez

Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase

Martes 24 de febrero de 2015 | Edición del día

Foto: Corresponsal La Izquierda Diario

Arrancando en medio de un clima de denuncia y cuestionamiento por parte del movimiento YoSoy132, y con la misión de imponer la agenda del imperialismo norteamericano y los grandes empresarios nacionales, una de las primeras medidas tomadas por el gobierno de Enrique Peña Nieto fue la firma del Pacto por México, un acuerdo reaccionario entre los principales partidos del Congreso (PAN, PRI, PRD) para imponer una serie de reformas estructurales y avanzar en la liquidación de derechos y conquistas sociales, precarizar y abaratar la mano de obra y entregar los recursos naturales a las transnacionales.

Siguiendo los dictados de organismos internacionales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la primera reforma impulsada desde el Pacto por México fue la reforma educativa, promulgada el 25 de febrero de 2013, que anuló de un plumazo la estabilidad laboral de los trabajadores de la educación y terminó de abrir las puertas para la privatización velada del sistema educativo público, todo con plena complicidad de la burocracia dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Federalización de la nómina

Como parte de las medidas contenidas en la reforma educativa, se modificó el sistema de pagos a los docentes y trabajadores administrativos del nivel básico. Con el acuerdo de todos los gobernadores del país, la nómina pasó de los estados a ser controlada por la federación, por lo que a partir de este año la Secretaría de la Educación Pública es la encargada de realizar los pagos.

Con este movimiento, el gobierno de Peña Nieto se asegura de que los gobiernos en distintos estados no cedan ante la presión de los maestros locales, garantizando la suspensión de pagos en caso de paros y movilizaciones, principalmente en entidades como Oaxaca, Guerrero, Michoacán y Chiapas, en donde tiene gran peso la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Según argumentan las autoridades, el retraso en el pago de la segunda parte del aguinaldo y los salarios de enero y febrero que se ha registrado en varias entidades, se debe a problemas en la transferencia de información entre los estados y la federación, proceso en el cual han quedado fuera de la base de datos miles de maestros y trabajadores administrativos. Para enero de este año se reportaban 48 mil casos en que no coincidían los datos. La CNTE ha denunciado además casos en que el pago se realiza incompleto o se entregan cheques sin fondos, sin folios o en ceros.

También se ha modificado la forma de pago, al pasar de la entrega de un talón de pagos con el desglose de las percepciones y los descuentos, a realizarse por medio de una tarjeta electrónica o cheques personalizados.

Se extiende la movilización

Desde enero, en estados como Baja California los maestros se han manifestado en las oficinas educativas locales para exigir los pagos atrasados. En Chiapas, desde el año pasado se realizan marchas y bloqueos carreteros, con lo que se ha conseguido el compromiso de las autoridades para regresar al sistema tradicional mediante el talón de pagos.

En Guerrero, durante enero y febrero se han realizado paros, bloqueos y movilizaciones unificadas por parte de los maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero y los trabajadores administrativos del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero, a lo que se han sumado movilizaciones prácticamente todos los días en Michoacán.

También en exigencia de pagos atrasados, los maestros de la Sección 22 de Oaxaca realizaron un paro de labores y una jornada de movilización de 72 horas en la Ciudad de México del 9 al 11 de febrero, obteniendo en respuesta la represión del gobierno capitalino encabezado por Miguel Ángel Mancera (PRD) y del gobierno federal.

Las manifestaciones ante esta situación se han extendido a otros estados como Veracruz, Sinaloa, Colima, el Estado de México y Nayarit.

De avanzar en la coordinación en las acciones entre los distintos estados, el magisterio nacional puede no sólo obligar al gobierno de Peña Nieto al pago puntual de prestaciones y salarios atrasados, sino que a partir del descontento creciente por las afectaciones de la reforma educativa, puede reactivar la lucha por echarla abajo.







Temas relacionados

Salarios atrasados   /    SNTE   /    Magisterio   /    CNTE   /    Reforma educativa   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO