×
×
Red Internacional

Luana: 800 personas pidieron justicia en la localidad de Pilar

El caso de Luana Ludueña (26) conmueve a la localidad de Pilar y a otras localidades desde las que bomberos y bomberas voluntarios se sumaron a la marcha. Estuvieron también presentes sus compañeras enfermeras y un grupo de motoqueros que viajaron a pedir justicia por Luana. LID entrevistó a Romina Corbalán del Colectivo Mujeres y Disidencias.

Lunes 31 de enero | 16:30

En la tarde del domingo 30 de enero de 2022, la Ciudad de Pilar, del departamento Río Segundo de la Provincia de Córdoba, marchó pidiendo justicia por Luana Ludueña.

Te puede interesar:

https://www.laizquierdadiario.com/F...

La convocatoria fue realizada por familiares, compañeros de trabajo y amigas y amigos de Luana. La marcha, que reunión a unas 800 personas, inició en la Casa de la Mujer y en el andar fueron sumando a vecinos y vecinas hasta llegar a la Plaza Fray Mamerto Esquiú.

Desde LID entrevistamos a Romina Corbalán, integrante del Colectivo Mujeres y Diversidad, organización que lucha contra la violencia de género en la localidad y que participó de la movilización.

Entre los asistentes a la movilización por Luana estuvieron bomberas y bomberos voluntarios que viajaron desde otras localidades, como Unquillo y La Granja, conmovidos por el caso de Luana. Según expresa Romina Corbalán: “eran muy pocos los que la conocían personalmente, sin embargo necesitaban estar presentes y manifestar su solidaridad a la familia y a las amistades de Luana”.

También estuvieron en la marcha enfermeras que trabajaban junto a Luana en el vacunatorio del Orfeo.

Otro grupo que acompañó fue el de motoqueros que se autodenominan “Los ilegales”, provenientes de Córdoba Capital, de los cuales uno que era amigo de Luana.

Entre las proncipales demandas, expresadas en carteles y en el documento que se leyó al final, estuvieron las de Justicia por Luana y prisión perpetua para Diego Concha. También se exigió la investigación y juzgamiento de la persona que amenazó a Luana con posterioridad a la denuncia de acoso sexual formulada contra Diego Concha, por entonces funcionario provincial, Jefe de Defensa Civil de la Provincia. Quien amenazó a Luana lo hizo en el Orfeo, lugar de trabajo de la joven Ludueña.

Te puede interesar: https://www.laizquierdadiario.com/F...

Ley de emergencia contra la violencia de género

A estas demandas expresadas por familiares, amigas y amigos de Luana Ludueña el Colectivo Mujeres y Disidencias de la localidad de Pilar suma otras demandas que consideran cruciales para erradicar la violencia de género, así lo expresaba Corbalán: “apoyamos a la familia en todo lo que plantean, pero consideramos indispensable contar con una Declaración de Emergencia contra la violencia de género” ,una declaración nacional a la que se sume la adhesión de la Provincia de Córdoba y de los municipios.

Romina detalló: “sabemos que el suicidio posterior al abuso no es un caso aislado, que lo que le paso a Luana también lo vivió Sathya, pero que hay otros casos, como el de Milena Gigena, un caso de esta ciudad, que tiene similares características, es decir, el abuso seguido de suicidio. Milena (22) tenía un pequeño hijo y sus familiares recién ahora están comenzando a poner en palabras lo que sucedió, es por eso que me atrevo a dar su nombre y apellido ahora.

Romina entiende que el silencio es cómplice, que es necesario el compromiso del Estado. Recordamos desde LID que Diego Concha renunció a su cargo de funcionario de la Provincia por "motivos personales" algo avalado desde el gobierno de Córdoba en un comunicado público.

Romina Corbalán explicó que en la localidad de Pilar se logró que el concejo deliberante aprobara la Ordenanza por la cual se creó el 18 de junio de 2021 la Casa de la Mujer donde profesionales psicólogas, trabajadoras sociales y asistentes legales acompañan los casos. Además existe un cuerpo de promotoras territoriales. La necesidad de una ley nacional que declare la emergencia se sustenta en un presupuesto que permita abordar la creciente demanda de asistencia para evitar la violencia.

El caso de Luana sigue mostrando que el Estado y el Gobierno son responsables de la reproducción de la violencia estructural que sufrimos las mujeres. Luana no eligió el suicidio, fue empujada por una larga cadena de violencias que incluyeron el ansió sexual y el hostigamiento laboral por parte de funcionarios del Gobierno. Esta primera movilizacion muestra que el camino para exigir justicia está en las calles.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias