Mundo Obrero

MUNDO OBRERO

Los turnos rotativos y la falta de tiempo para vivir

Muchas empresas organizan su plantel en turnos rotativos. En este artículo se reflejan algunos trastornos físicos y psíquicos, que ocasionan esta modalidad de trabajo. Petroleros de Shell dan su testimonio.

Martes 19 de julio de 2016 | Edición del día

En el libro “La disputa por la dignidad obrera”, la politóloga y docente Paula Varela plantea la cuestión del tiempo en los turnos rotativos, como, “Extranjero en su casa, los turnos rotativos diluyen la frontera entre el tiempo de trabajo y el tiempo libre y operan transformando el tiempo que se está fuera de la planta industrial, en un tiempo que no es estrictamente de trabajo, pero que tampoco es libre, es un tiempo de transición de trabajo al trabajo, y el hogar es el espacio donde ocurre esa transición”.

“Cuesta mucho poder planificar algo con tus amigos o familiares, te perdés cumpleaños, salidas y te aísla mucho”, “Casi nunca salís y cuesta hacer algo con tu familia, no es fácil explicárselo a tus hijos, pareciera que siempre estás trabajando; en el turno tarde pasó una semana sin ver a mis hijos, realmente es difícil la crianza y el cuidado de los chicos”. “Trabajar en turnos rotativos significa que tu vida fuera del trabajo se acorte en tiempos, drásticamente. Tus francos casi nunca son un fin de semana y el cansancio es permanente” Así lo representaron trabajadores de la multinacional petrolera Shell.

“Por el cambio constante de horarios, nunca podes dormir bien, todo el tiempo cambias mal el sueño y vivís cansado, lo mismo pasa con la alimentación, tu cuerpo nunca se acostumbra y eso te afecta la salud”. “Cuando estas de turno mañana, salís realmente cansado porque mientras madrugás a las 4am todos los jerárquicos están bien descansados para darte órdenes. Al turno tarde llegaste con el cansancio acumulado y tu semana se vuelve dormir y trabajar. Nos tocó esperar un mes y medio para poder tener un franco fin de semana”

Hay estudios que muestran que aquellos que trabajan en turnos rotatorios tienen un riesgo mayor de sufrir un infarto o un accidente cerebrovascular (ACV). Expertos en la materia coinciden en que el turno rotativo aumenta también el riesgo de accidentes laborales, alteraciones oculares, fatiga crónica, envejecimiento prematuro y todo tipo de trastornos neuropsiquiátricos; enfermedades gástricas, por la falta de horarios fijos que lleva a una mala alimentación, síndrome metabólico y obesidad.

Según algunos testimonios de trabajadores, las empresas buscan justificar la modalidad de turnos rotativos como el precio que se paga con la propia salud a cambio de un salario elevado en comparación a la “media”. En tiempos de la “meritocracia”, las empresas buscan hacer sentir “privilegiado” al trabajador efectivo petrolero por no ser parte del más del 50% de los trabajadores argentinos que, cobrando muy por debajo de la canasta familiar viven en los márgenes de la pobreza. Pero en realidad dicho fundamento persigue el fin de dividir a los trabajadores para perjudicar sus condiciones laborales, se busca poner a la empresario como el que “gratifica a un privilegiado”, cuando en realidad los trabajadores petroleros son un sector que ha dado enormes peleas por defender el salario a lo largo de su historia. Las empresas multinacionales, en el marco de la ofensiva neoliberal de las últimas décadas, han traído nuevas formas de flexibilización laboral como son los turnos rotativos y la división de entre trabajadores de “primera y de segunda” con la tercerización laboral fuera del convenio, la cual afecta a la mitad de los trabajadores en las refinerías. Esta división muchas funciona como chantaje para justificar condiciones altamente insalubres de trabajo.

La vieja consigna peronista “de la casa al trabajo, del trabajo a la casa” se ha vuelto aún más mezquina con el turno rotativo: muchos viven “del trabajo al trabajo”. Los partidos de fútbol, las “juntadas”, los tiempos de esparcimiento y diversión entre compañeros parecen una pelea por recuperar la vida propia. En colaboración con esta tarea, La Izquierda Diario abre su portal web y sus páginas, con una invitación para que los trabajadores escriban sobre sus problemas, intereses en general, con nuevas secciones de deporte, cultural, género y sexualidad, política, mundo obrero, medio ambiente, etc.







Temas relacionados

Turnos rotativos    /    Shell   /    Opinión   /    Provincia de Buenos Aires   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO