×
×
Red Internacional

En la vecina Salta trabajadores docentes y estatales tendrán un aumento salarial del 80%, en Tucumán un 60%. Mientras tanto en Jujuy, Morales ofreció un aumento de 20%, que suma en total un 39% anual que se viene pagando en cuotas y que la mayor parte de gremios aceptaron. Hay que romper la tregua con el gobierno y luchar para que el salario no pierda ante la inflación.

Guillermo AlemánTrabajador Municipal de Recolección. Ex-Concejal del PTS-FIT en San Salvador de Jujuy

Miércoles 27 de julio | 09:54

La crisis se sigue desarrollando sin fin aparente en el país, nuevas corridas cambiarías llevaron al dólar Blue a superar los $320 y esto lleva su correlato en la inflación que se dispara, que ha llegado a un 64% de variación interanual según el INDEC.

Te puede interesar: Nuevo aumento en el pan

Los salarios de los trabajadores estatales, docentes, trabajadores de la salud o municipales han quedado particularmente atrasados en la provincia, lo que hace cada vez más difícil llegar a fin de mes y los obliga a la mayoría a trabajar de domingo a domingo con changas por fuera del horario laboral.

Hasta el momento la mayor parte de gremios han venido aceptando las ofertas salariales del gobernador Gerardo Morales, que hasta el momento, viene cerrando un paupérrimo porcentaje del 39% (que se volvería a discutir en septiembre).

Desde el gobierno afirman que es lo que le dan las arcas del estado, pese a que al mismo tiempo anuncian superávit fiscal en la provincia de Jujuy. El secreto del superávit del gobierno es justamente el ajuste de los salarios de los estatales, como ejemplo: el gasto que tuvo en salarios durante el 2020, el año de la pandemia, fue de un aumento de 23% contra una inflación de 39,5%. Una verdadero robo a los bolsillo de los trabajadores estatales que se repite este año.

Te puede interesar: El secreto del superávit fiscal en Jujuy

Morales le quiere tomar el pelo a los trabajadores estatales

Sin embargo, la situación paritaria, varía mucho si repasamos las provincias del NOA.

En Salta el gobierno de Gustavo Sáenz ofreció un aumento salarial del 80% a los docentes, que recibirían también la mayoría de trabajadores estatales. Lo hace tratando de prevenir que el movimiento de docentes autoconvocados al iniciar las clases salga a luchar y cuestionarlo, al mismo tiempo que busca su reelección. Por otro lado en Tucumán, la oferta salarial para los trabajadores estatales parte del 60% de aumento. En algunos sectores de salud incluso llegan al 80%.

La diferencia es evidente: mientras que la canasta familiar está superando los $100.000, el gobernador (que por su parte recibe ingresos de más de $360.000) ofrece aumentos salariales totalmente insuficientes y que la mayor parte de los gremios de Jujuy aceptaron, algunos abrazados al gobierno, otros criticándolo, pero ninguno disponiendo de un verdadero plan de lucha unificado.

Una salida para que no nos tomen el pelo

Dinero, evidentemente hay, las ofertas paritarias en otras provincias del NOA muestran que no es imposible lograr aumentos que se acerquen o incluso superen la inflación estimada, más aún teniendo en cuenta que el superavit de la provincia podría ser usado para fijar salarios que cubran la canasta familiar.

La clave para romper el techo salarial de Morales es la lucha. El apoyo a las enfermeras y profesionales de la salud autoconvocados y la exigencia a los gremios del sector a que coordinen medidas de lucha es clave dado que están peleando contra el gobierno que no quiere dar el brazo a torcer.

Esto es un primer paso para romper el techo salarial que impone el gobernador. Los trabajadores debemos exigir a nuestros gremios que rompan la tregua con Morales y que se realicen asambleas para organizar un plan de lucha unificado entre todos los gremios para pelear por salarios que partan de la canasta familiar y que sean indexados a la inflación.

De ejemplo esta la gran lucha que vienen llevando adelante los trabajadores estatales en Mendoza, dónde los docentes vienen de encabezar una marcha de más de 25 mil personas por sus salarios. Por otro lado está el ejemplo de los trabajadores desocupados que vienen denunciando los allanamientos e infiltración policial del gobierno provincial y que realizaron la semana pasada una marcha de similares proporciones.

Te puede interesar: Presión devaluadora y mayor inflación en Jujuy: ¿Cómo defender las condiciones de vida del pueblo trabajador?

El poder que se le atribuye a Morales, que persigue y mete miedo con el descuento de los días de paro, se desvanece si confluimos todos los trabajadores estatales en un paro provincial y nos movilizamos junto a los desocupados que pelean contra la persecución del gobierno.

Una lucha de esta envergadura cambiaría el escenario provincial actual y podría abrir una ventana para que se ponga la agenda y las necesidades de todos los trabajadores primero en el marco de esta crisis nacional.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias