×
×
Red Internacional

Los dueños de los laboratorios le ganaron a la inflación: facturaron $135 mil millones en el segundo trimestre del año. Mientras miles de familias y jubilados hacen malabares para poder comprar medicamentos que no dejan se aumentar. Los empresarios engordando sus bolsillos.

Jueves 30 de septiembre | 09:15

De acuerdo a un informe presentado por el INDEC, en el segundo trimestre de 2021, la facturación total de la industria farmacéutica en la Argentina registró 135.420,5 millones de pesos. Esto representa un incremento de 75,8% en relación con el mismo trimestre de 2020.

Recordamos que durante el primer trimestre de este año, los precios de los medicamentos aumentaron 31%, con una suba de casi 6 puntos más que la inflación. Estos mismos medicamentos ya habían aumentado un 10 % por encima de la inflación a lo largo de 2020. En 2019, según la revista Mercado, las diez empresas que fabrican productos farmacéuticos que más facturaron fueron: Gador, Bayer, Roemmers, Pfizer, Laboratorios Elea, Bagó, Productos Roche, Novartis Argentina, GlaxoSmithKline Argentin y Biotoscana.

En más de un año doloroso pandemia en el que la economía sacudió a las familias de trabajadores, estas empresas han aumentado un 72,7% en la facturación de producción nacional y de 83,8% en la reventa local de importados. En la facturación de producción nacional, se observan incrementos de 76,9% en las ventas al mercado interno y de 42,8% en las exportaciones. Las ventas de producción nacional representaron 70,5% y la reventa local de importados, 29,5% sobre el total de la facturación.

Aunque no entre los que más facturaron, entre quienes sí se enriquecieron enormemente con la pandemia, está Sigman. Este empresario tiene una fortuna de U$S 2.000 millones junto a su esposa Silvia Gold con quien construyó un imperio: el Grupo Insud, un poderoso conglomerado con presencia mundial centrado en la industria farmacéutica pero con intereses también en otros sectores como la industria papelera, biotecnología, turismo, medios de comunicación, de agronegocios y hasta la producción de mega-granjas porcinas. El flamante ministro Juan Manzur, en 2009 como funcionario de Cristina Kirchner, le dio dos oportunidades históricas: hacer negocios con pandemias a través de la producción y venta de vacunas al Estado.

Te puede interesar: Vacunas.Richmond, Figueiras y Sputnik V: lucrando en privado con recursos públicos

Richmond también agrandó sus arcas estos años. En el 2009, bajo la presidencia de Cristina Kirchner, fue uno de los cuatro laboratorios elegidos por el Gobierno nacional para producir Oseltamivir, una droga que se importaba y fue utilizada para combatir la gripe A. En ese momento, obtuvo una licitación para proveer al Estado nacional con 50 millones de dosis de dicha droga por un total de $250 millones. En los últimos años, Figueiras formó parte de los directorios de otras 12 empresas de las cuales 7 pertenecen a la industria farmacéutica que también se alzaron con licitaciones y contrataciones directas de medicamentos.

Los laboratorios lucran y con nuestra salud. Remarcan precios sobre bienes imprescindibles para la vida humana apoyados en los negociados con los gobiernos de turno.

Te puede interesar: Vacunas. Después de AstraZeneca, llega Sinopharm: ¿una nueva estafa del amigo del Gobierno Hugo Sigman?




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias