×
Red Internacional

VACUNAS.Los privilegios de la elite frente al proceso de vacunación por Covid-19

Diversos escándalos se han producido en Perú, Argentina, España, entre otros, por la salida a la luz pública de vacunaciones VIP a altos cargos públicos, empresarios y militares que han recibido dosis de vacunas sin importar la escasez de estas y el importante número de la población que no puede acceder a ellas. Chile no se queda atrás y ya se conocen vacunaciones a parte de población “privilegiada” que ya cuenta con la primera dosis sin pertenecer a ningún grupo de riesgo ni trabajar en ese tipo de condiciones.

Antonio PaezDirigente Sindicato Starbucks Coffe Chile

Lunes 22 de febrero | Edición del día

Más de 500 vacunas VIP registró el gobierno peruano durante la semana pasada, 700 para el Estado Español, vacunatorios privados en Argentina y Francia. Las listas las componen empresarios, figuras del espectáculo, periodistas, sindicalistas amigos del gobierno, incluso diversas autoridades eclesiásticas, así se está desarrollando lo que era una posibilidad bastante cierta sobre la distribución de las vacunas contra el COVID en el mundo: Los países ricos acaparan las vacunas, pero también los ricos de esos países las acaparan para ellos y si sobran para el resto.

Te puede interesar: Vacunagate: privilegios para la élite y los amigos del régimen

Eso es lo que estos días esta llamando la atención de los medios a nivel mundial, diversos escándalos han salido a la luz apropósito de cómo se están distribuyendo las vacunas en el mundo. Si el mes pasado fue por la compra de las vacunas, donde los países ricos adquirieron millones de dosis, mientras los pobres hacen fila, esta semana fueron los centros de vacunación VIP que instalaron diversos gobiernos.

Chile tampoco ha estado ajeno a la polémica y la semana recién pasada salió a la luz un documento del gobierno donde se definieron diversos grupos considerados prioritarios ya que ejercen “funciones críticas para el Estado”. Pero contra la lógica no estamos hablando de funcionarios de la salud, docentes o incluso trabajadores de servicios considerados “esenciales” para el gobierno, estamos hablando de ministros, parlamentarios, alcaldes, oficiales del ejército, policías, etc.

Según el DEIS (Departamento de Estadísticas e Información de Salud) el número de vacunas entregadas a personas en este ítem alcanza las 40 mil dosis, un verdadero vacunatorio VIP para los amigos del gobierno y los empresarios.

La composición de estas listas VIP es transversalmente de clase. Aquí está concentrado el poder político y económico del Estado además de quienes son sus guardianes (FFAA y policías), son personas que expresan una clase social minoritaria y privilegiada sostenida por el Estado mientras la mayoría de la clase trabajadora y los sectores populares son condenadas a “esperar” sin importar el riesgo al contagio, la saturación del sistema público o el costo económico que ha traído la pandemia en la vida de millones, una total irracionalidad.

Para acabar con los privilegios de esta clase necesitamos que las y los trabajadores tomen el control de la pandemia en sus manos, poniendo los intereses de su clase y las mayorías por delante.

Te puede interesar: Plan de vacunación y vacunagate ¿quién debe gestionar la vacunación?

Es necesario cuestionar el plan VIP de vacunaciones del gobierno y que este pase a control de las y los trabajadores de la salud que junto a expertos y académicos puedan fomentar planes de vacunación expeditos para quienes hoy cumplen servicios de primera linea, sea en la salud, educación o producción.

No podemos seguir viendo como militares y policias acceden primero a la vacuna mientras la clase trabajadora sigue muriendo en los hospitales.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias