Los negocios del agropower no tienen cuarentena

El agropower entre los ganadores de siempre, mientras el PBI se retrajo un 2,2 % en el 2019, al mismo tiempo este sector de la agricultura, ganadería y caza creció un 21,5 %. Con Cambiemos o el peronismo en el poder amasan fortunas. Por qué es necesario un impuesto a las grandes riquezas en esta coyuntura económica y social.

Sábado 16 de mayo | 12:26

Los puertos de Santa Fe, con el polo industrial oleaginoso del Gran Rosario, son el destino del 75% de la soja transportada en el país. Abril es el mes que marca el inicio formal de la campaña comercial de soja de cada año, se estima que llegarán más de 34 millones de toneladas de soja, entre el período de abril a marzo del 2021. Esto significa que por los puertos de Rosario circularán en esta cosecha US$10.642 millones, o sea un 3% del PBI argentino de 2019.

Te puede interesar: [Video] El impuesto a las grandes fortunas y la emergencia de la juventud precarizada

Pero los números de la pobreza en la provincia reflejan una realidad muy dura para un gran sector de la población que con la pandemia y la cuarentena han empeorado su situación. Según el último informe de la Encuesta Permanente de Hogares del Indec en febrero de este año había 460.890 pobres en el Gran Rosario y 182.474 en el Gran Santa Fe. El hambre está creciendo de manera acelerada y los docentes denuncian que tienen que repartir el bolsón que entrega el gobierno de Perotti, de apenas seis alimentos que no cubren las necesidades nutricionales de los más chicos. Santa Fe tiene una capacidad productiva de alimentos muy grande, sin embargo, hay familias que pasan hambre y mientras el gobierno prometió en campaña el boleto educativo gratuito, ahora no le paga a los docentes reemplazantes un salario de emergencia ni convoca a paritarias a docentes, estatales y del ámbito de la salud. La Ley de Necesidad Pública al final no da respuesta a los cientos de miles de la provincia que no pueden ni cubrir la canasta básica de alimentos que es de $17.353.

Te puede interesar: Del Caño exigió en Diputados "medidas concretas para cuidar a los que nos cuidan"

En los últimos días la Bolsa de Comercio de Rosario informó el alza en los precios de la soja y el maíz en el mercado de Chicago, Estados Unidos, es decir que las agroexportadoras y cerealeras seguirán amasando fortunas. Con la crisis económica y social profundizada con la pandemia se abre la posibilidad de preguntarse ¿cuál es la mejor forma de distribuir el ingreso generado por los trabajadores? El gobierno de Alberto Fernández propone medidas de “contención” como el Ingreso de Emergencia de $10.000 –condenando a los hogares vulnerables al hambre- y se topa con un límite claro: resguardar –siempre que así se lo permita la relación de fuerzas- la ganancia de los capitalistas.

Mientras oficialismo y "oposición" se niegan a discutir el proyecto de ley que presentaron Nicolás del Caño y Romina del Plá, que establecía impuestos extraordinarios a los grandes patrimonios y a las altas rentas para hacer frente a la emergencia ante la pandemia por el COVID 19. Alcanza a unas 15.000 personas, el 0,03 % de toda la población. Si se aplica un impuesto extraordinario del 3% a la riqueza de los grandes multimillonarios, terratenientes y a la banca privada se puede garantizar un ingreso de cuarentena de $ 30.000 para los trabajadores precarios durante dos meses. Atacar la ganancia capitalista se vuelve imprescindible para que el costo de la crisis sanitaria y social no recaiga sobre los trabajadores.







Temas relacionados

Impuesto a las grandes fortunas   /    Rosario   /    Soja   /    Santa Fe

Comentarios

DEJAR COMENTARIO