Cultura

PRECARIZACIÓN LABORAL

Los monotributistas seguimos en estado de emergencia

Recientemente, el Estado dió a conocer nuevas medidas económicas. Conversamos con Rodolfo Fucile, miembro de “Monotributistas Organizadxs”, en relación al ingreso familiar de emergencia.

Jueves 26 de marzo | 12:01

Ilustración: Horacio Petre

La pandemia de Coronavirus ha sumergido al mundo en una crisis de proporciones pocas veces vista en la historia del ciclo capitalista. El brote de COVID-19 ha dejado expuestas las profundas contradicciones que este sistema busca tapar bajo las bondades del mercado. Todos los regímenes del mundo contemporáneo se han visto afectados por los efectos recesivos del Corona en materia económica.

Frente a esta realidad, el Estado argentino ha debido avanzar en un programa de cuarentena como único recurso posible (ocultando todas las recomendaciones especializadas en la necesidad de implementar test masivos) para evitar que nuestro precario sistema de salud colapse. Al tiempo que el Estado despliega a todas sus fuerzas represivas para garantizar el aislamiento social, y de paso evitar posibles revueltas; emergen inevitablemente las demandas de los sectores más postergados. Tal es el caso de las trabajadoras y trabajadores precarizados, en negro, cuentapropistas, etc. Cientos de miles de personas que si no trabajan no cobran.

Recientemente, el Estado ha anunciado medidas económicas para este sector, conversamos con Rodolfo Fucile, miembro de “Monotributistas Organizadxs”.

Contanos ¿Cómo vienen viviendo esta situación los monotributistas?
La situación es muy complicada y para muchos es desesperante. De por sí es difícil porque tenemos que pagar el monotributo aunque no tengamos trabajo y, si no lo pagamos, acumulamos deuda con la AFIP y nos cortan la obra social. En este marco, con la cuarentena y su efecto recesivo, se nos ha cortado el trabajo y carecemos de ingresos. La mayoría no tiene resto para aguantar y, si lo tiene, es un colchón mínimo para bancarse las demoras en los pagos. Al cortarse la cadena de pagos y detenerse toda la actividad, nadie sabe cuándo volverá a tener un ingreso. Con lo cual, si en un mes se levanta la cuarentena, nada indica que esas personas recuperen sus trabajos y puedan cobrar algo. A todo esto, muchos trabajadores y trabajadoras tienen gastos fijos como alquileres, insumos y otras obligaciones que afrontar. Es decir, no están en cero, sino en negativo. Si esto se extiende, pueden perder lo poco que tienen.

¿Qué opinas del ingreso familiar urgencia de $10.000?
Esa medida fue, en parte, producto de la presión que se ejerció desde Monotributistas Organizadxs, que llegó a juntar 130mil firmas con un pliego de demandas. Pero es completamente insuficiente, no sólo por el monto (que en realidad sería 8mil pesos, descontando el monotributo) sino por su alcance. Sólo cubre a las categorías A y B, siempre y cuando no haya otros ingresos en el hogar.

¿Qué implica que el ingreso familiar de urgencia tenga sólo alcance para las categorías A y B?
Implica que una familia tiene que vivir con sólo 10 mil pesos (o con 8 mil pesos). Y que muchas otras, cientos de miles, de las categorías C en adelante, no van a percibir ningún ingreso y además acumularán deuda de monotributo, ya que el gobierno no nos eximió del pago.

¿Qué acciones tienen planeadas?
En este contexto no es posible reunirse ni movilizar (menos con el aparato represivo que ha desplegado el gobierno). Por lo pronto seguimos difundiendo nuestros reclamos básicos, que son: exención completa del monotributo mientras dure la emergencia, seguro de desempleo (o licencia paga en el caso de los precarizados) por 30mil pesos, para todos los monotributistas que lo necesiten. Y que se garantice la cobertura médica de la obra social, más allá de la situación fiscal del trabajador (recordemos que, si un mes no podés pagar, te cortan la prestación médica).

Además lanzamos un empadronamiento para que se anoten todos los monotributistas que necesiten este ingreso de emergencia. La idea es presentarle estos datos al Estado para que atienda nuestras demandas, que son urgentes, porque no se puede vivir sin ingresos.

Reproducimos la posición y la convocatoria a empadronamiento de Monotributistas Organizadxs

Ante el Covid-19: lxs monotributistas continuamos en estado de emergencia.

En las últimas horas se conocieron las medidas económicas anunciadas por el Ministro Martín Guzmán y el Ministro de Trabajo Claudio Moroni en conferencia de prensa, en relación a trabajadorxs de la economía informal, independientes y monotributistas. Se oficializó la creación de un Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) de $10.000, por única vez, a recibirse en el mes de abril, destinado a trabajadorxs independientes y monotributistas que no perciban ningún otro ingreso, sean jefxs de hogar o sostén de familia, y para lxs monotributistas de las categorías A y B.

Entendemos que esto fue en gran parte gracias a nuestra organización y al petitorio que alcanzó las 130.000 firmas, que cobró una gran visibilidad en los medios.

Sin embargo, esta medida resulta insuficiente desde varios puntos de vista. Por un lado, el monto es realmente exiguo para el sostenimiento de todo un grupo familiar y que éste puede verse rápidamente absorbido por gastos fijos, como el alquiler, las cuentas, impuestos varios, etc. Esto sin tener en cuenta que, al no decretarse la exención del pago del monotributo, y que éste equivale a aproximadamente $2.000 para las categorías más bajas, el ingreso "neto" será, en realidad, de aproximadamente $8.000.

Pero no sólo es una medida del todo insuficiente desde lo económico, sino que además, los requisitos impuestos para acceder al mismo dejan por fuera a millones de familias. Por un lado, si existe algún otro ingreso en el grupo familiar (a excepción de la AUH y la Asignación por Embarazo) no se verá adjudicado. Además, quienes hayan podido facturar alguna actividad durante ese mes y perciban un ingreso parcial también quedarán excluidos, aunque sus ingresos sean fuertemente disminuidos mientras dure la cuarentena. También quedan por fuera lxs trabajadorxs mayores de 65 años y todxs aquellxs que residen en el país hace menos de 2 años. Todo esto, sin tener en cuenta a todas las categorías del monotributo que quedan por fuera, de la C en adelante, que en muchos casos perciben ingresos reales mucho menores de lo facturado, debido a los elevados gastos fijos que implica sostener la actividad, dejando a la inmensa mayoría con las necesidades básicas sin cubrir.

Es necesario volver a hacer hincapié en que la gran mayoría de lxs monotributistas de TODAS las categorías no percibiremos ningún ingreso durante el tiempo que dure la cuarentena o los veremos drásticamente mermados. Ya sea porque estamos en condición de independientes (freelancer), donde si no trabajamos no facturamos, o porque estamos bajo relación de dependencia encubierta y el empleador no quiere pagar los días en los que sea imposible asistir al trabajo, o hasta incluso puede prescindir de nuestros servicios sin ningún tipo de indemnización o preaviso, amparado en la situación actual de completa falta de derechos y la precarización laboral que nos envuelve.

El Estado debe hacerse cargo de garantizar condiciones de vida básicas mientras dure la cuarentena, sino se hace inviable o insostenible. Si no trabajamos, no facturamos y no comemos.

Es por todo esto, que lanzamos este empadronamiento para todxs lxs trabajadorxs monotributistas que no perciban ingresos durante lo que dure la medida de emergencia. Necesitamos ser incluidxs en las medidas que se tomen para los sectores más precarizados. Insistimos en un seguro de desempleo de al menos $30.000 para todxs lxs monotributistas. Al mismo tiempo, llamamos a garantizar las licencias pagas de aquellxs monotributistas que trabajan en relación de dependencia encubierta, durante todos el período que dure el aislamiento.

Sumate a empadronarte con nosotrxs.

Monotributistas Organizadxs

Link al empadronamiento acá.







Temas relacionados

Coronavirus   /    Precarización laboral   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO