Internacional

ESTADO ESPAÑOL

Los militares golpistas españoles gozan de impunidad mientras hay raperos en la cárcel

El 23 de febrero de 1981 un grupo de militares franquistas intentó dar un golpe militar en el Estado español. Por ese hecho fue condenado un solo militar, Juan García Carrés, y recibió una pena de solo dos años de cárcel. El rapero Pablo Hasél por escribir unos tuits ha sido condenado a 9 meses de prisión. El PSOE de Felipe González indultó a los militares golpistas. Esta es la “justicia” de un Régimen heredado de la dictadura franquista.

Jaime Castán

@JaimeCastanCRT

Lunes 22 de febrero | 21:45

Este martes 23 de febrero se cumplen 40 años del 23F de 1981, en el que un grupo de militares franquistas intentó dar un golpe de Estado en España. Hoy, en plena polémica por la encarcelación del rapero Pablo Hasél con masivas protestas en muchas ciudades del Estado español, no es mal momento para recordar la impunidad de la que gozaron los militares franquistas que llevaron adelante aquel intento de golpe.

En primer lugar, es preciso señalar que, de todos los participantes en el golpe, tan sólo fueron condenadas 30 personas, 29 de ellas militares o guardias civiles, tan sólo un civil: Juan García Carrés. Esto se explica porque la trama civil del golpe nunca se investigó, otra de las hazañas del PSOE de Felipe González, tan turbia como la de los GAL.

Carrés había sido dirigente del Sindicato Vertical durante el franquismo y estuvo implicado durante la Transición en actos de violencia de la extrema derecha, así estuvo llamado a declarar por el asesinato de los abogados laboralistas de Atocha. El día del golpe se encargó de organizar los autobuses que llevaron a los militares y guardia civiles golpistas al Congreso de los Diputados.
Por su implicación en el 23F, Carrés fue condenado por un delito de conspiración para la rebelión militar por el Consejo Supremo de Justicia Militar a dos años de prisión, ratificado después por el Tribunal Supremo.

¿Cómo se explica esta condena, mientras ahora vemos al rapero Pablo Hasél condenado a 9 meses de cárcel por unos tuits? En primer lugar, porque toda la trama del golpe de 1981 estuvo rodeada de impunidad, empezando por Juan Carlos I, el actual rey emérito fugado, cuyo papel y responsabilidad en los hechos nunca se ha querido investigar hasta el final.

Además, el sistema judicial y el Ejército eran instituciones directamente heredadas de la dictadura y estas permanecieron en completa impunidad y con la presencia de aquellos que participaron en crímenes del franquismo. Y eso que el PSOE (Partido Socialista) tenía mayoría absoluta, pero jugó muy bien su rol de guardián de Régimen del 78 y de su impunidad franquista.

De esta manera, para el resto de los 29 condenados militares, la mayoría de las penas no superaron uno o dos años de cárcel, algunos tan sólo fueron condenados a suspensión de empleo de uno a tres años. Los considerados como grandes responsables del 23F: Milans del Bosch, Alfonso Armada y Antonio Tejero Molina recibieron penas de 30 años de cárcel, que evidentemente no cumplieron. El PSOE indultó a Armada en 1988, a Milans del Bosch en 1990 y a Tejero en 1996.

Mientras tanto hoy vemos como al rapero Pablo Hasél, que está siendo objetivo de la represión política de la Justicia y del Gobierno “progresista” del PSOE y Unidas Podemos, ha sido condenado por delitos como el de “injurias a la Corona” por rapear o escribir tuits a 9 meses de prisión. O el caso de los jóvenes de Altsasu, condenados a penas de cárcel de entre 2 y 13 años, por una pelea en un bar con dos guardias civiles. Cuando hubo implicados en el golpe del 23F que ni siquiera fueron expulsados del Ejército o la Guardia Civil, y otros muchos que directamente quedaron en total impunidad.

Por eso las protestas por la libertad de expresión y por la libertad de todos los presos políticos expresan también una protesta contra todo un Régimen del 78 y su corrupta Monarquía heredadas de la dictadura, que encarcela artistas, políticos o sindicalistas, mientras garantiza los intereses de las grandes empresas y la impunidad de la violencia policial. En este contexto estalla la rabia de la juventud que se manifiesta estos días en las calles, una juventud que sólo recibe precariedad, criminalización y represión.







Temas relacionados

Gobierno de coalición PSOE-UP   /    Pablo Hasél   /    Estado español   /    Golpe 23F   /    Golpe de Estado   /    PSOE   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO