×
×
Red Internacional

Las concepciones de Adam Smith y David Ricardo. Las clases sociales y el valor. Columna de economía de El Círculo Rojo, un programa de La Izquierda Diario en Radio Con Vos, 89.9. En texto y audio.

Pablo Anino@PabloAnino

Viernes 29 de abril | 10:08
  • La situación de descontento con las coaliciones políticas que gobernaron en las dos últimas décadas da lugar a discursos donde despliegan abiertamente ideologías con perspectiva estratégica.
  • Es lo que ocurre con Javier Milei que llega cada vez más a públicos masivos con el cuestionamiento a la “casta política”, a pesar que reivindica a Carlos Menem y a Domingo Cavallo, dos de los máximos exponentes de esa casta.
  • Mediante metáforas que confunden al interlocutor, datos difíciles de comprobar y estudios pretendidamente científicos que dieron la sentencia final sobre todos los temas habidos y por haber, Javier Milei construye su show instalando ideas que, de aplicarse, implicarían un infierno para la clase trabajadora y un paraíso para el enriquecimiento de unos pocos.
  • Por ejemplo, en su cruzada, demuestra la “estruendosa superioridad de capitalismo” en una serie del PIB que comienza en el año cero y llega hasta la actualidad. Nadie sabe a ciencia cierta cómo contabilizó el INDEC de la antigua Jerusalén los servicios de prédicas y curas de Jesús, ni a qué precios valoró el milagro de multiplicar los panes y los peces, ni los niveles de oferta y demanda de cruces para condenar a los desviados.
  • Milei instala muchos sentidos comunes que es importante discutir. Existen tres preguntas claves que permiten entender el antagonismo entre el pensamiento libertariano y el marxismo: la primera es quién crea el valor; la segunda es quién “inventó” la propiedad privada; y la tercera indaga sobre si el empresario es un benefactor de la sociedad.

¿Quién crea valor?

  • Entre fines del Siglo XVIII y principios del XIX, los economistas liberales clásicos, fundamentalmente Adam Smith y David Ricardo, hablaban sin tapujos de clases sociales y de la ley del valor trabajo, aunque nunca llegaron a hablar de la explotación capitalista.
  • Karl Marx escribe El Capital (1867) como una herramienta crítica de la economía clásica de Smith y Ricardo. Los clásicos consideraban al capitalismo como el sistema de organización social más perfecto que había encontrado la humanidad.
  • En su obra, Marx expone las leyes que rigen el funcionamiento del capitalismo, sus tendencias a la crisis y devela el secreto empresario mejor guardado: que el trabajo no pago al obrero es el fundamento de la ganancia.
  • Esa teoría había encontrado su desarrollo embrionario en los clásicos. Por eso, Marx, a pesar de establecer una crítica profunda de la economía clásica, reconoce en los clásicos el intento de hacer ciencia.
  • El descubrimiento de Marx es potente para plantear la emancipación de la clase trabajadora.
  • En la década de 1870 surge una reacción contra las ideas de Marx. Se trata de la escuela de la utilidad marginal que establece los pilares de la teoría económica neoclásica. La economía se va a despojar de su carácter político y social.
  • La teoría neoclásica (que pretende superar a los clásicos) abandonó la teoría objetiva del valor, que explica cuánto valen las mercancías por el tiempo de trabajo que lleva producirlas, para deslizarse hacia una teoría subjetiva, que parte del individuo atomizado.
  • En ese traspaso se borra la existencia de clases sociales: todos somos individuos presuntamente iguales.
  • Eric Roll fue uno de los mayores historiadores del pensamiento económico. Nacido en el Imperio Austro Húngaro, además de académico, fue funcionario y banquero. Es decir, no tiene nada que ver con el marxismo.
  • Roll dice que la economía neoclásica fue “influida muchas veces por el deseo de reforzar los aspectos potencialmente apologéticos de la teoría económica”. Y que ese objetivo se vincula a una reacción frente al creciente peso social de la clase obrera.
  • Esa teoría neoclásica es la base teórica del pensamiento económico de Milei. El carácter reaccionario de sus ideas contra la clase trabajadora, obviamente, no es novedoso: tiene una larga historia.

¿Quién “inventó” la propiedad privada?

  • Otro tanto se puede decir de la propiedad privada que los libertarios la presentan como el fruto de un esfuerzo individual.
  • Pero la historia muestra que la propiedad privada capitalista se constituyó en un proceso violento contra los campesinos y los artesanos para transformarlos en fuerza de trabajo al servicio de los empresarios.
  • Por ejemplo, en nuestro país, la propiedad de la tierra que dio nacimiento a la argentina capitalista moderna de fundó en la masacre y el robo de tierras a los pueblos originarios.
  • Pero, incluso Adam Smith reconocía que “El gobierno civil, en la medida en que está instituido para defender la propiedad, en realidad está instituido para defender al rico contra el pobre, o a los que tienen alguna propiedad contra los que no tienen ninguna”.
  • Es cierto que para Smith esta situación no generaba opresión ni explotación, no obstante, tenía el mérito de no esconder la realidad. Pero, tiene el mérito de exponer las cosas como son.

¿El empresario se enriquece por su esfuerzo?

  • Milei afirma que es justo que los empresarios se enriquezcan “porque sirven al prójimo con bienes de mayor calidad a un mejor precio”. Asegura que el enriquecimiento es producto del esfuerzo del trabajo.
  • Contra la idea del esfuerzo individual del capitalista, Marx atribuye los avances en las fuerzas productivas, las innovaciones, las nuevas tecnologías, las nuevas maquinarias, la capacidad de generar riquezas a la acción humana cooperativa, a la industria humana.
  • ¿Alguien puede creer, por ejemplo, que la fortuna de Mauricio Macri, el domador de reposeras, el que se “desconectaba” a la tarde para ver Netflix, se corresponde con su esfuerzo en el trabajo en el Grupo Macri?
  • ¿O alguien puede creer que los 219 mil millones de dólares que constituyen la riqueza de Elon Musk se corresponden con su esfuerzo personal?
  • Un estadounidense promedio, tendría que trabajar 3,4 millones de años para ahorrar (por lo cual, no tendría que consumir nada) con su trabajo el equivalente a la riqueza del dueño de Tesla, Space X, etcétera, etcétera, etcétera y ahora de Twitter. Aunque Musk hubiera trabajado todos los días de su vida las veinticuatro horas, las cuentas no cierran.
  • Pero el sentido común que instalan los libertarianos confunden quién se queda con los beneficios en la mejoras productivas con las condiciones sociales que brindan la posibilidad de que esas mejoras tengan lugar.
  • Sus ideas son apologéticas del capitalismo lejos están de constituir ciencia, en el sentido de contribuir a conocer la realidad.
  • Por el contrario, entran en el terreno de lo que Karl Marx llamó economía vulgar: justifican la riqueza desmedida en manos de unos pocos en simultáneo que existe un mar de pobres.



Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias