Política

LESA HUMANIDAD

Los genocidas buscan ventaja: piden ser liberados con la excusa del coronavirus

Ni lerdos ni perezosos, los represores detenidos por delitos de lesa humanidad empezaron a reclamar el beneficio de la prisión domiciliaria por tener, en su gran mayoría, más de 65 años.

Miércoles 18 de marzo de 2020 | 13:44

La pandemia parece tener su costado positivo para los genocidas presos. Aprovechando que se encuentra la mayoría de ellos en el grupo que se considera de riesgo, en este caso por tener 65 años o más, sus abogados están presentando en algunos juzgados los pedidos de prisión domiciliaria. Hace falta que en un caso se resuelva positivamente, para que como dominó empiecen a llegar reclamos de lo que podemos llamar también “libertades encubiertas” para quienes cometieron los crímenes más aberrantes durante la dictadura cívico-militar-eclesiástica.

Hasta el momento no ha habido ninguna resolución tendiente a otorgar prisiones domiciliarias a la población de riesgo que se encuentra en situación de encierro, aunque sí medidas de prevención en las visitas para tratar de evitar que el coronavirus ingrese en las cárceles y comisarías.

Sin embargo, la situación es gravísima por el hacinamiento y las condiciones inhumanas de detención de miles de personas. Las condiciones sanitarias y ausencia de servicios de salud afectan a los sectores más vulnerables y empobrecidos que constituyen el 90% de la población carcelaria. Los represores acusados y condenados por crímenes de lesa humanidad componen poco menos del 10%.

No es el caso de los genocidas condenados o con prisión preventiva que cuentan con sectores exclusivos en los penales, lejos del hacinamiento y de las condiciones aberrantes que viven el resto de los detenidos donde enfermedades como la tuberculosis o la hepatitis están extendidas y constituyen un grave peligro para los y las detenidos y detenidas, entra las cuales hay embarazadas y mamás con sus hijos.

En diálogo con Página/12, la titular de la Procuraduría de crímenes contra la humanidad, Ángeles Ramos señalo que “No tienen que ser excarcelados ni sus condiciones de detención deberían ser morigeradas producto del coronavirus. Por lo menos, por ahora”. Señaló además que ley que regula el arresto domiciliario es “clara” y que “no habilita per sé el arresto cuando se dan determinadas condiciones, como la edad y situaciones de salud determinadas que no puedan ser atendidas en el sistema penitenciario”.

A días de un nuevo aniversario del golpe genocida, no habrá vuelta de página ni libertades encubiertas con la excusa de la pandemia de coronavirus.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO