×
×
Red Internacional

El ENRE y el Enargas confirmaron los nuevos cuadros tarifarios y habrá subas promedio del 16 % para la electricidad y de hasta 25 % para el gas. El Gobierno también adelantó que la segmentación de tarifas se oficializará esta semana y se aplicará en junio.

Martes 31 de mayo | 18:13

Enargas y el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) convalidaron los ajustes establecidos por la secretaría de Energía de la Nación el viernes pasado. Así, desde junio regirán subas promedio del 16 % para la luz y de hasta 25 % para el gas.

Un comunicado del ENRE señaló que “en consecuencia con lo dispuesto por la Secretaría de Energía de la Nación, el ENRE instruyó a las distribuidoras Edesur y Edenor a realizar la adecuación del cuadro tarifario para las personas usuarias. El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) aplicó lo establecido en la Resolución SE N° 405/2022, por la cual la Secretaría de Energía de la Nación determinó el aumento de los precios de la energía para el Mercado Eléctrico Mayorista a nivel nacional, disponiendo la actualización del cuadro tarifario para las distribuidoras de energía eléctrica del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA)”. El organismo está a cargo de Soledad Manin, una funcionaria que responde a Federico Basualdo, el subsecretario de Energía Eléctrica que mantiene diferencias con Guzmán por los niveles de aumentos de las tarifas.

Te puede interesar: FMI, tarifazos y servicios privatizados: ¿no hay otra alternativa?

El documento detalló que “el cuadro tarifario para hogares tendrá un incremento promedio del 16,53 % para aquellos que no perciban tarifa social y de un 7,7 % para los que perciban dicho beneficio. Asimismo, para los usuarios comerciales el incremento promedio será del 16 % y para las categorías T2 y T3 del 19 %”.

Para el caso del gas, Energía indicó que “el PIST aumentará entre un 41,7 % y un 46,3 %. Eso significará un aumento en factura promedio para usuario tipo con consumo promedio de entre 18,55 % y el 25 %”. En estas facturas, la tarifa social no aumentará.

El Enargas, que está a cargo de Federico Bernal, instruirá a las distribuidoras de gas de todo el país, Metrogas, Naturgy y Camuzzi, entre otras, a aplicar el incremento en la factura de los consumidores.

Te puede interesar: El kirchnerismo y su doctrina del laissez faire

Los funcionarios cercanos al kirchnerismo cuestionaron los aumentos de tarifas dispuestos por el ministro de Economía, pero avalaron el incremento de las facturas. Guzmán pretende reducir los subsidios al sector para cumplir con la reducción del gasto que exige el FMI. En los primeros cuatro meses del año los subsidios a la energía subieron un 78,7 % en términos reales en relación al mismo período de 2021.

¿Qué pasa con la segmentación?

Tras la oficialización durante el fin de semana de los aumentos de los servicios públicos no se sabía qué pasaría con la promesa oficial de la segmentación de usuarios para determinar distintos niveles de subsidios.

Este martes el secretario de Energía Darío Martínez afirmó en la radio Urbana Play que la resolución para implementar las tarifas segmentadas por ingresos será publicada a fines de esta semana. Martínez agregó que “cumplida la etapa de los aumentos viene la segmentación. Estaremos terminando la resolución esta semana y daremos a conocer los criterios. No es para todo el mundo. La quita va a regir con los consumos de junio”.

El Gobierno había anticipado que un usuario pagaría la tarifa plena si se cumplía con alguno de los siguientes requisitos: tener ingresos superiores a 3,5 canastas básicas totales, tener tres o más inmuebles, tener tres o más vehículos de menos de cinco años de antigüedad, tener aviones o embarcaciones de lujo, o vivir en barrios cerrados o en un área ubicada dentro de los "polígonos" de alta capacidad de pago.

Los aumentos de las tarifas de los servicios públicos tendrán un impacto directo en la inflación, que ya registra un aumento del 58 % en la comparación interanual. También el incremento de las facturas impacta en la situación social porque provoca un mayor deterioro del poder de compra de los ingresos populares.

La provisión de gas y electricidad está en manos privadas porque en los noventa fueron privatizados esos servicios públicos. Así, los servicios públicos están sometidos a la racionalidad de la ganancia empresarial. El sistema energético nacional tiene que estar bajo gestión y control de los trabajadores y técnicos, que voten los órganos de dirección y administración. También tiene que incluir la participación de comités de usuarios populares.

Te puede interesar: Aumento de electricidad y gas: leña al fuego de la inflación




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias