×
×
Red Internacional

El 13 de junio de 2014 los gendarmes Maximiliano Alfonso Cruz y Corazón de Jesús Velázquez asesinaron a Andrés de un tiro en la nuca. Su mamá, Mónica Campoy, viene luchando por justicia, batallando contra el encubrimiento garantizado por la justicia federal de Mendoza.

Lunes 14 de junio | 07:53

El 13 de junio de 2014 los gendarmes Maximiliano Alfonso Cruz y Corazón de Jesús Velázquez, pararon a Andres en un control sobre la Ruta 7 en Luján de Cuyo, provincia de Mendoza. Lo asesinaron de un tiro en la nuca.

Los gendarmes Cruz y Velazquez
Los gendarmes Cruz y Velazquez

"No sabés el hijo hermoso que me mataron los gendarmes", dice Mónica, su mamá, cada vez que la entrevistamos. Mónica cuenta que Andrés era un joven de veinte años que estudiaba Seguridad e Higiene Industrial, trabajaba, tenía amigos.

Cuando ocurrió el crimen de Andrés, la Gendarmería volvió a usar la misma metodología que usan todas las fuerzas de seguridad para encubrir y librarse de la responsabilidad en casos de gatillo fácil. Argumentaron que la muerte de Andrés se produjo porque “se suicidó”. Pero las pericias establecieron que la lesión provocada por la bala mide unos siete milímetros, lo que no coincide con la versión de los gendarmes.

El Poder Judicial de Mendoza hizo lo necesario para encubrirlos. La causa estaba a cargo del juez federal Walter Bento, quien nunca ordenó la detención de los gendarmes, a pesar de haber caratulado la causa como "homicidio agravado por la participación de la fuerza pública de seguridad".

Mónica Campoy denuncia al juez Bento desde que ocurrió el crimen y el tiempo le dio la razón. Hace unas semanas Bento fue imputado por liderar una asociación ilícita que cobraba coimas millonarias a cambio de beneficiar a personas detenidas por delitos de narcotráfico, junto a otras 8 personas, entre ellos dos policías. Una vez más la asociación entre las fuerzas "de seguridad" y el Poder Judicial queda en evidencia.

Juez federal Walter Bento
Juez federal Walter Bento

Mónica asegura: "Los sospechosos principales son los dos gendarmes, fuerza que los jueces cubren en sus hechos delictivos, tal como ocurrió con el caso de Santiago Maldonado".


A 7 años la causa por el crimen de Andrés sigue estancada

La causa actualmente está caratulada como homicidio agravado por fuerza de seguridad, pero si bien los dos gendarmes están imputados, siguen en funciones. Mónica asegura: "Cuando mataron a Andrés, Sergio Berni era secretario de Seguridad y no hizo nada".
No sorprende, en el momento del crimen, Berni tenía a la Gendarmería como aliada para reprimir las protestas de las y los trabajadores de Lear y otras fábricas que reclamaban en Panamericana por condiciones y puestos de trabajo.

Mónica denuncia: "Todo lo que pasa hoy con los pibes que mata la Policía, la Gendarmería, Berni tiene un ejército de asesinos del gatillo fácil, siempre está del lado de las fuerzas de seguridad. A mí no me sorprende lo que está hizo siendo Ministro con el caso de Facundo Astudillo Castro, o como amenazaba con reprimir y desalojar a la gente sin techo en plena pandemia".

Te puede interesar:

A 6 AÑOS DEL CRIMEN DE ANDRES GARCIA CAMPOY. "Cuando Gendarmería mató a mi hijo, Berni era secretario de Seguridad y no hizo nada"


¿Quien es el juez Walter Bento?

Bento fue elegido para ocupar su cargo por el operador político de Carlos Menem, Eduardo Duhalde, Néstor y Cristina Kirchner, Juan Carlos Mazzón. El Chueco Mazzón, es un siniestro personaje, dirigente de la organización Guardia de Hierro, que durante la dictadura se subordinó al exalmirante Emilio Massera.

Bento fue recusado por parte del abogado de la familia Campoy, pero nunca les otorgaron esa media. Este juez siguió en la causa, hasta que hace unas semanas fue imputado por su asociación con la policía en causas de narcotráfico. No investigó, encubrió y les garantizó durante siete años la impunidad a los gendarmes.

Lo que pasó con Andy, con Luciano Arruga, con los chicos de San Miguel del Monte, con Rafael Nahuel, con Luis Espinoza en Tucumán, con la brutalidad de la policía de Chaco contra las comunidades qom y tantos otros pibes y pibas, es consecuencia del aval que el Estado les dio siempre a las fuerzas de seguridad para perseguir, torturar y asesinar.

A siete años del crimen, la lucha por justicia por Andrés y todas las víctimas del gatillo fácil continúa.

Te puede interesar:

JUSTICIA POR ANDRÉS.Mónica Campoy: “Berni tiene un ejército de asesinos del gatillo fácil”




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias