Sociedad

OPINIÓN

Los bulos más difundidos sobre los mapuches

Durante los corrientes días, en el contexto de la desaparición forzada de Santiago Maldonado, la fuerte repercusión del caso en los medios y el recrudecimiento de la represión contra el pueblo mapuche como respuesta del Estado a sus reclamos, se desató una campaña difamatoria y xenófoba contra los mapuches en los que se reavivan viejos bulos acerca de los orígenes mapuches y sus terroritorios, como así también, las añejas teorías conspirativas en torno a la soberanía de la Patagonia.

Miércoles 16 de agosto de 2017 | Edición del día

Durante los corrientes días, en el contexto de la desaparición forzada de Santiago Maldonado, la fuerte repercusión del caso en los medios y el recrudecimiento de la represión contra el pueblo mapuche como respuesta del Estado a sus reclamos, se desató una campaña difamatoria y xenófoba contra los mapuches en la que se reavivan viejos bulos acerca de los orígenes mapuches y sus territorios, como así también las añejas teorías conspirativas entorno a la soberanía de la Patagonia.

Como si no fuera suficientemente retrospectivo los recientes sucesos de la desaparición de Santiago —que nos trae a la memoria las paginas más oscuras de la historia argentina—, viejos mitos y teorías conspirativas que reavivan nos hacen vivir una nueva campaña de marginalización contra los pueblos originarios en un contexto de represión sistemática por parte del Estado.

Desde el gobierno, los responsables de alguna manera de no seguir profundizando estos sentimientos xenófobos y repudiar el acrecentamiento del oportunismo de la extrema derecha en su campaña de odio en épocas electorales, se sostienen como hipótesis descabelladas teorías sobre el financiamiento de grupos mapuches rudimentarios. Esta postura genera que muchos populismos de extrema derecha sean tomados en serio en sus discursos de odio al tener, en cierta medida, el apoyo de los funcionarios del Gobierno.

Ministerio de desinformación como disparador

El pasado miércoles, durante un reportaje a Todo Noticias, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich volvió a cargar contra las organizaciones sociales mapuches señalando que la RAM (Resistencia Ancestral Mapuche) está financiada por una organización inglesa la cual, según palabras de Bullrich, podría tener intereses en la región.

"Está confirmado" sentenció. Dichas declaraciones fueron rápidamente reproducidas por los medios afines al gobierno teniendo gran trascendencia. Estas declaraciones se suman a otras dadas desde el gobierno en el que afirman –sin pruebas– que el rudimentario RAM es apoyado logísticamente por organizaciones tales como el
Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), las FARC-EP colombianas, la ETA vasca y el IRA irlandés.(1)

Bullrich basa sus especulaciones en la existencia del Enlace Internacional Mapuche (Mapuche International Link en inglés) una organización dedicada a la difusión de la cultura mapuche en el extranjero fundada el 11 de mayo de 1996 en la ciudad británica de Bristol luego de la disolución del Comité Exterior Mapuche operativo
desde 1978.

De acuerdo con su sitio web, la organización se encarga de difundir la situación actual del pueblo Mapuche como también los aspectos de su cultura, historia, luchas y aspiraciones.

Pese a ser un organismo con ya casi 20 años de existencia (sin contar su precesora fundada en enero de 1978) su representatividad dentro del propio territorio mapuche Walmapu es casi nula y sus delegados provenientes del Walmapu son tan solo dos; Ewa Wachala-Kelly y Reynaldo Mariqueo. Este último ejerce de Secretario General de la organización y es un activista monarquista residente en Inglaterra desde los años 70 que se adjudica el título de Conde de Lul-lul Mawidha otorgado por "la Casa de Tounens" quienes a su vez reclaman una monarquía en territorios mapuches desde 1862 cuando el fundador de la Casa Orélie Antoine de Tounens tuvo que abandonar el efímero reino que había instaurado en 1860.

Parece ser que pese a tratarse de una organización relativamente minoritaria y con poca relevancia en el marco de la lucha mapuche no es impedimento para el gobierno al momento de difundir información severamente exagerada. Sin embargo no es la primera vez que se usa a esta organización como argumento de prueba de que detrás de la lucha mapuche se encuentran las garras del colonialismo británico.

El bulo como verdad

Podría considerarse que el Enlace Internacional Mapuche es más conocido dentro del ámbito de los ultranacionalistas conspiracionistas que dentro del mismo Walmapu. Es tan así que cuando en foros de extrema derecha tales como Metapedia se tocan tópicos como el tema mapuche no falta la oportunidad de mencionar al Enlace Internacional Mapuche como una prueba de que detrás de los reclamos territoriales y culturales de los mapuches se esconde una maniobra británica para dividir la Patagonia o incluso una herramienta más para ejecutar el apocalíptico "Plan Andinia", una reconocida conspiranoia divulgada por Walter Beveraggi Allende en
1971 en el que aseguraba que los judíos planeaban apoderarse de la Patagonia e instaurar un Nuevo Israel.

Entre los aficionados a estas conspiranóias se puede encontrar ultranacionalistas, fascistas y supremacistas blancos que hacen de estas teorías un argumento propio e irrefutable por la cual asumir el peligro que según ellos mismos representa y hacerlo un Estandarte de odio, un motivo, para defender la Patria.

Alejandro Biondini, dirigente neonazi y candidato a Diputado Nacional por la Provincia de Buenos Aires del partido Bandera Vecinal, es uno de ellos. Esta semana durante un debate en América 24 salió a respaldar a la ministra Patricia Bullrich afirmando que sus declaraciones son ciertas y que el RAM constituye una amenaza nacional "directamente patrocinada por Inglaterra".

Entre los miembros de su partido es muy común ver personas que comulguen con estas teorías las cuales suelen divulgar, tanto en redes sociales como en blogs, el bulo y caer reiteradamente –adrede– en la generalización.

Los recursos para estigmatizar aún más al pueblo mapuche no se detienen allí, sino que van más allá de las teorías conspirativas y se reposicionan pero desde una postura argumentativa que intenta jactarse de verdad histórica.

Convertir al oprimido en tirano

"Los mapuches, invasores chilenos, exterminaron a nuestros indios tehuelches originarios de nuestra Patagonia" es el argumento que repiten hasta el hartazgo aquellos que se jactan de que es un hecho histórico que amerita que el pueblo mapuche en realidad no es un pueblo perseguido.

Durante estos días se hizo viral en las redes sociales un antiguo video del periodista Santiago Cúneo, actual candidato a Legislador por el Partido Renovador Federal liderado por José Sanfilippo, en el que con un fuerte tono agresivo, descalificador y explícitamente xenófobo arremete contra los mapuches y sus vindicaciones sosteniendo que la étnia mapuche es originaria de Chile y perpetró un exterminio contra la étnia tehuelche.

"Nuestros indios, autóctonos, tehuelches –afirma Cúneo en el viral, como si se tratase de un grupo de personas sujetos a nuestra posesión– sufrieron y padecieron a los mapuches". Sin citar fuentes o estudios que avalen sus dichos Cúneo prosigue dirigiendo más su odio hacia los mapuches y sus reclamos apegándose a la legalidad, la constitución, la preservación del Estado argentino y a la defensa del status quo e insultando a todo aquel que reivindique la autodeterminación del mismo.

Días después, el 9 de agosto, Cúneo en su programa de Crónica TV, vuelve a hacer mención del video viralizado y lejos de bajar los ánimos y enmendar su postura xenófoba se ratifica, reafirmando lo dicho anteriormente, esta vez acentuando aún más su postura reaccionaria, usando términos semejantes como "subversivos" –digno de épocas de terrorismo de Estado–, y sugiriendo al Estado a encrudecer aún más la represión contra las organizaciones que resisten las ocupaciones de las multinacionales y reivindican su autodeterminación.(2)

Ni chilenos, ni argentinos

En un comunicado lanzado en enero de este año por el CONICET, investigadores expertos en etnología confirman que los mapuches no son araucanos de origen chileno y que no exterminaron a los tehuelches tal como algunos afirman.

"Los mapuches no son ’indios chilenos’ sino pueblos preexistentes –afirman los expertos–. Esto significa que vivían en estos territorios antes de que existieran los Estados y que había mapuches en lo que hoy es Argentina, así como había tehuelches en lo que hoy es Chile."

En el comunicado prosiguen diciendo que "los tehuelches no ’se extinguieron’, sino que desde hace varios años luchan para demostrar que continúan existiendo y, en la Patagonia austral, han comenzado a identificarse en el espacio público como aonek’enk. Los responsables de su marginación e invisibilización no fueron los mapuches, sino las políticas de colonización."(3)

Lejos de lo que estos personajes aseguran la realidad está muy por encima de sus subjetividades patrióticas y xenófobas. Parece ser que no basta con el anacronismo de adjudicarle nacionalidades a pueblos originarios pese a que estos son anteriores a cualquier Estado artificial establecido en la región (ya sea Chile, Argentina o, incluso, el efímero "Reino de la Araucanía y la Patagonia") sino que sienten la necesidad de inventar historias paralelas a la realidad en las que intentan por todos los medios demonizar a todo un pueblo para convertirlo en tirano.

Tiro por la culata

Los conspiracionistas dicen que detrás de los reclamos mapuches hay intereses británicos lo cual hemos argumentado que se trata de una generalización falaz. Otros, insistentemente, intentan deslegitimar esos reclamos alegando que el pueblo mapuche exterminó a los tehuelches sin embargo esto también es falso según los expertos de los estudios etnológicos.

Los mapuches, como hemos acreditado, no exterminaron a ningún pueblo originario. Por su parte el Estado argentino –el cual, con el recurso de las teorías conspirativas, defienden estas personas– sí colaboro y perpetró exterminios contra los pueblos originarios tales como los tehuelches y los selknam. "Nuestros indios tehuelches"
como también mapuches y ranqueles– en el pasado sufrieron y padecieron al Estado y sus recurrentes campañas de limpieza étnica que le servía en tanto para garantizar los intereses de los terratenientes que encontraron en la Patagonia un nuevo lugar en el mundo para expoliar. Entre esos terratenientes se encuentran la Sociedad Rural Argentina que con el beneplácito del Estado logró afirmarse en su momento como el principal propietario de la Patagonia obteniendo tras la "Conquista del Desierto" más de 18.000.000 hectáreas.

También bajo principios patronales fue perpetrado el genocidio selknam en la Isla Grande de Tierra del Fuego durante finales de siglo XIX e inicios del XX, donde cerca de 1.000 selknam fueron masacrados a manos de mercenarios de la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego y otras empresas de ganaderos asociadas con el aval del Estado y el Ejército argentino. Este genocidio, que sucedió como una consecuencia directa de la denominada "Conquista del Desierto" donde los estancieros, ganaderos y demás terratenientes tuvieron la ambición y vieron la oportunidad de expandirse a las regiones más australes, constituye una de las campañas de exterminio más brutales de la historia argentina que el Estado sigue sin enmendar ni reconocer.

El Ejército argentino, en una expedición al mando de Ramón Lista cuyo objetivo era el reconocimiento a la isla Grande de Tierra del Fuego, desembarcó en la Playa de San Sebastián el 25 de noviembre de 1886, mientras las tropas exploraban la región, Lista observó nómadas desde lo lejos. Y sin que estos parecieran hostiles ni
representaran una amenaza real el militar ordenó a sus hombres abrir fuego contra la familia nómada donde los 26 fueron masacrados dando así inicio al genocidio selknam.

Julius Popper, empresario, ingeniero y buscador de oro de origen rumano, fue uno de los perpetradores del genocidio selknam, participando él mismo en las matanzas junto a sus fusileros a sueldo. Él y sus mercenarios hicieron de este genocidio una aventura por la cual vanagloriarse llegando a dar conferencias en las que relataba
sus crímenes como un acto de valentía. El cinismo de Popper era tal que fotografiaba las secuencias de sus atrocidades y las coleccionaba en álbumes los cuales obsequiaba a su círculo de más alta confianza. Es así que uno de esos álbumes fue obsequiado al Presidente argentino Miguel Juárez Celman.(4)

Julius popper cazando selkmans en Tierra del Fuego

Del genocidio a la victimización

En estos días convulsionados, la Sociedad Rural Argentina sacó un tenebroso comunicado en la que apunta a los mapuches como sus hostigadores y se refirió con tono despectivo a las organizaciones antirrepresivas como "grupos extremistas de origen indígena en el Sur".

Para la SRA hay, por parte de grupos mapuches, hostigamiento y violencia contra ellos. Pretenden así victimizarse, y pasar desde su indiferente responsabilidad, que durante siglos han tenido por las brutales masacres contra los pueblos originarios, a víctimas de un grupo de personas "violentas".

En el texto prosiguen diciendo que "es importante que se esté actuando frente a la problemática, ya que son muchas las familias de productores que sufren la amenaza constante de este grupo criminal, que por años se manejó con total impunidad." Y añaden "es hora de que la Justicia aplique la ley en tiempo y forma". A pesar de todas las pruebas que existen en contra de estos grupos criminales, hay jueces que actúan con llamativa demora", llamando así a más represión y contemplando la actual violencia ejercida por parte de la Gendarmería en el territorio mapuche.

A su vez, como era de esperarse, en dicho comunicado, la gran cúpula de terratenientes no hizo mención alguna la desaparición forzosa del joven libertario de 27 años Santiago Maldonado quien lleva desaparecido desde el 1 de agosto y hasta el momento nada se sabe de él.(5)

Es así como en tiempos en los que, dueños de casi toda la Patagonia, los terratenientes de las multinacionales europeas como Benetton expolian la región más austral del continente y obligan a sus pobladores nativos al éxodo y aún así pretenden –desde el Gobierno y sus defensores– hacernos creer que el verdadero peligro en el territorio son los pueblos originarios que reivindican y luchan por sus reclamaciones culturales históricas.

Fuente: ecomapuche.com

Tierras de Benetton en el sur

Notas:
1. Cita: "Tenemos información de que estos grupos mapuches violentos recibirían financiamiento y apoyo logístico de las FARC de Colombia, grupos extremistas kurdos de Turquía o la agrupación terrorista ETA", dijo un funcionario del gobierno". No especifica quién. "Violencia, anarquía y apoyo externo: el perfil de dos grupos mapuches que tienen en vilo a Chile y la Argentina" por Martín Dinatale, InfoBAE. Fecha: 8 de agosto de 2017.
2. "El editorial de Santiago Cúneo: ¿qué pasa con los mapuches?", redacción, CrónicaTV. Fecha: 10 de agosto de 2017.
3. "Investigadores del CONICET: «Los mapuches no son “indios chilenos”, sino pueblos preexistentes»". comunicado difundido por ANRed, originalmente publicado por investigadores de CONICET en oportunidad de rechazar a su vez la represión del gobierno contra la comunidad mapuche los días 11 y 12 de enero, también, en Pu Lof en Resistencia. Fecha: 15 de enero de 2017.
4. Cita: «Popper obsequia al presidente Juárez Celman un álbum con fotografías de su campaña, encuadernado en piel de lobo de dos pelos, y un relato de permanente valor documental sobre usos y costumbres de onas y yamanes; en una de esas imágenes se lo ve posando junto con varios oficiales ante el cadáver de un ona muerto, su arco a un lado, las flechas del otro. (El álbum terminó en manos del más ameno cronista de la historia patagónica: Armando Braun Menéndez)». "Fantasmas de Ushuaia" por Edgardo Cozarinsky [historiador, escritor de Lejos de dónde], La Nación. Fecha: 19 de junio de 2010.
5. Reproducción del comunicado de la Sociedad Rural Argentina: "La Sociedad Rural contra los mapuches", redacción, La Izquierda Diario. Fecha: 8 de agosto de 2017.







Temas relacionados

Santiago Maldonado   /    Benetton   /    Terratenientes   /    Mapuche   /    Represión   /    Historia   /    Sociedad   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO