×
×
Red Internacional

Miseria capitalista.Los brasileños ya usan más leña que gas para cocinar

Con el aumento desproporcionado de las tarifas y garrafas de gas, y la crisis económica erosionando los presupuestos de las familias más pobres, la leña ganó terreno en los hogares brasileños durante la pandemia. Un retroceso de 200 años.

Lunes 11 de octubre | 11:30

Las familias están guardando las garrafas de gas para usarlas solo en emergencias, y otras incluso han vendido las cocinas para ganar dinero durante la crisis. Como solución, recurren a la leña y el carbón para cocinar, un retroceso alarmante en la salud y la calidad de vida de millones.

Hasta 1970, el 80% de los hogares utilizaba trozos de madera para cocinar y calentarse. Con la masificación de la electricidad y el gas licuado de petróleo (GLP), o como gas de cocina, este panorama ha cambiado. Hoy en día, la electricidad es la principal fuente de energía, pero la leña aún ocupa el segundo lugar en la matriz residencial, con una participación del 26,1%, seguida del GLP (24,4%), según EPE.

El gas se consumía más que la leña hasta 2017, cuando el precio de la garrafa comenzó a dispararse. Ese año, Petrobras cambió su política de precios y comenzó a reajustar el GLP cada vez que subía el precio del petróleo y el tipo de cambio, como ya lo hacía con la gasolina y el gasoil.

Como las materias primas aumentaron mucho so valor el año pasado, el GLP se disparó en Brasil. El resultado fue un crecimiento aún mayor en el consumo de leña en 2020, un año de deterioro del mercado laboral y aumento de la inflación. Las estadísticas de 2021 aún no están disponibles. Sin embargo, la proyección de la agencia de planificación energética del gobierno es que el uso de leña solo disminuirá con "la reanudación del crecimiento económico y un aumento de los ingresos".

“Hasta mediados del siglo XVIII, la leña era la energía predominante, antes de la invención de la máquina de vapor. Con los avances tecnológicos, el carbón y, más tarde, el petróleo y el gas tomaron la delantera como fuente de energía. La leña en Brasil representa un retroceso en 200 años”, dice Rodrigo Leão, investigador del Instituto de Estudios Estratégicos de Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles (Ineep).

Los datos son objetivos, la demanda de leña crece entre los más pobres. Para esta porción de la población, el peso de la inflación en el gasto diario es 32% mayor que para los más ricos, según cálculos del Instituto de Investigaciones Económicas Aplicadas (Ipea), con base en el Índice Nacional Amplio de Precios al Consumidor (IPCA), calculado por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). La subida del gas fue uno de los principales factores para que los pobres sintieran más el peso de la inflación, dice el Ipea.

Solo este año, Petrobras ya reajustó el precio del GLP en un 47,53%. Desde principios de 2020, el incremento acumulado es del 81,5%. El último aumento, del 7%, se anunció el viernes, después de 95 días de estabilidad y una fuerte presión política para mantener el precio.

Este enorme retroceso en las condiciones de vida de los trabajadores impone la necesidad de una movilización social amplia con un programa que sea alternativa a la crisis económica que vivimos. Solo así impondremos demandas urgentes como reajustes salariales mensuales iguales a la inflación, ayudas de emergencia de al menos un salario mínimo y el derrocamiento de todos los aumentos realizados en la pandemia (luz, agua, gas, gasolina y transporte), además de congelación de precios a valores anteriores a la crisis sanitaria.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias