Mundo Obrero Estado Español

BOMBEROS Y PRECARIEDAD LABORAL

Los bomberos que encienden la lucha en Málaga

Entrevistamos a Pablo Boj, vicesecretario del Sindicato Andaluz de Bomberos, en lucha por mejores condiciones laborales, en un encierro desde hace un mes.

Clara Mallo

Madrid | @ClaraMallo

Viernes 27 de enero de 2017 | 18:46

“Nuestra baza fundamental es el apoyo social y político, con la certeza de que lo que pedimos no solo es justo, sino que es necesario para el propio Servicio.”

Pablo Boj nos cuenta la situación en la que se encuentra el cuerpo de bomberos de Málaga desde que decidieran comenzar un encierro indefinido el pasado mes de diciembre. Entre sus reivindicaciones están el reconocimiento de su categoría profesional y la regularización de la jornada laboral. El jueves 26 más de 500 bomberos de Málaga y otros lugares salieron a la calle en una gran manifestación que contó con múltiples apoyos. La lucha continúa.

¿Cuándo se inició el conflicto? ¿Y por qué decidisteis comenzar a organizaros?

El conflicto estalla el día 27 de diciembre, cuando la Jefatura del Servicio publica una circular en la que notifica el calendario laboral para el año 2017 en el que incluye una serie de traslados de personal de unos parques a otros. Cuando estos compañeros piden una explicación a esos traslados se les responde con un simple “cuestiones organizativas”. Con esta respuesta, un compañero decide encerrarse por iniciativa propia en los locales de la asociación cultural de bomberos situada en el propio parque de bomberos y escribió un WhatsApp describiendo lo sucedido y la decisión que había tomado. El WhatsApp terminaba diciendo “me encuentro solo aquí, espero tener compañía pronto”, unas horas más tarde había más de 50 compañeros junto a él y se comenzó a organizar el encierro. Organizar el movimiento era el siguiente paso natural.

¿Cuál es el motivo de vuestro encierro indefinido?

El deterioro del Servicio de Bomberos del Ayuntamiento de Málaga ha sido progresivo y continuado en los últimos 17 años, coincidiendo con el nombramiento de la actual Jefatura, y se han ido acumulando motivos hasta que finalmente la situación se ha vuelto insostenible.

Podemos mencionar el desmantelamiento del grupo de rescate y la unidad sanitaria, carecemos de algunos equipos esenciales para el desarrollo de nuestro trabajo, como se ha puesto de manifiesto en las últimas inundaciones, algunas de las instalaciones están en unas condiciones lamentables, etc.

En lo relativo a condiciones laborales, tenemos la firma de un Acuerdo de Funcionarios en el que nos sentimos profundamente engañados. Durante el periodo de negociación se ha mantenido una paz social sustentada en unas promesas del Director de Personal, que finalmente se vieron traicionadas en su propuesta, que ha sido firmada por otras organizaciones sindicales cuya representación en la plantilla de bomberos no alcanza el 10 %.

¿Cuáles son las condiciones que afrontáis en el día a día de vuestro trabajo?

Uno de los principales problemas que se nos presenta es la demografía de la plantilla compuesta por 302 funcionarios, con una edad media de 50 años, con 153 bomberos con más de 50 años y de ellos, 83 con más de 55 años. Aunque la Ley 2/2002, que regula el funcionamiento de los Servicios de Extinción de Incendios y Salvamento en Andalucía, prevé el pase a una segunda actividad a los bomberos de más de 55 años, al no estar regulada por el Servicio, el personal sigue atendiendo emergencias. A fecha de hoy, no hay previsión de incorporar nuevos efectivos, por no existir oferta de empleo público.

¿Cuáles son vuestras principales reivindicaciones?

En primer lugar, exigimos la destitución de la actual Jefatura por la pérdida de confianza de la plantilla por su gestión en la que ha puesto de manifiesto su desprecio hacia los trabajadores y hacia el propio Servicio. Esto se ha plasmado en un documento firmado por 291 funcionarios de los 302 que componen el Servicio.

En segundo lugar, solicitamos lo que hemos denominado las tres erres: Reclasificación del grupo C2 al grupo C1, de forma que se reconozca nuestra categoría profesional; la regularización de la jornada laboral, para equipararla a los servicios de bomberos de otros lugares de España. Los funcionarios del ayuntamiento tienen establecida una jornada de 1635 horas, mientras que los bomberos trabajamos 1847 horas anuales. Y finalmente, la elaboración de un Reglamento Interno que establezca la organización del Servicio, el marco para regular la actividad, así como las funciones, derechos y obligaciones de sus miembros, ya que el anterior data de 1959.

Al iniciar el conflicto ¿qué respuesta obtuvisteis del ayuntamiento?

En los primeros compases del conflicto la respuesta por parte del Alcalde fue proponer una mesa en la que se negociaran algunos aspectos relacionados con la organización del Servicio y algunas amenazas veladas en redes sociales. Sin embargo, la experiencia nos ha demostrado que las mesas de negociación con esta Corporación son una herramienta para dilatar y adormilar los conflictos.

Desde que se inició la crisis se viene atacando muy duramente los servicios públicos, desde lo laboral con recortes salariales, de plantilla etc., hasta en los presupuestos para material, infraestructura... ¿Creéis que la situación del Cuerpo de Bomberos de Málaga puede enmarcarse en esta lógica más general?

Todos los servicios públicos han sufrido recortes, pero bajo mi punto de vista, el problema radica en cómo se están gestionando los recursos disponibles y cuáles son las prioridades que se establecen para asignar esos recursos. Resulta difícil no rebelarse ante recortes cuando se está viendo que en otras partidas se está malgastando el dinero público. Aquí tenemos el ejemplo de la adquisición de un vehículo para el Alcalde a cargo de los presupuestos para materiales de bomberos.

El problema del ataque a los servicios públicos, muchas veces con el objetivo de la privatización, tiene muchas vertientes, y el origen de estos movimientos pueden estar en la opacidad de la gestión del dinero una vez sale del ámbito estrictamente público vía concesiones, empresas de capital mixto u otras figuras legales.

En los últimos años otros cuerpos de bomberos han criticado sus condiciones laborales ¿habéis buscado el apoyo de otros compañeros?

El colectivo de bomberos está muy interconectado y es muy activo, compartimos formación y actividades fuera del marco propio de cada Servicio, así que los apoyos han salido de forma natural, hasta el punto de desbordarnos. Nos han llegado más de 50 vídeos de apoyo de otros tantos parques de bomberos de toda España y del extranjero como Londres, Bruselas, compañeros franceses, etc.

¿Cómo pensáis seguir y extender vuestro conflicto?

Los Servicios de Bomberos de todo el país tienen problemáticas muy parecidas a la nuestra, y ya son varios los que se han puesto en contacto con nosotros para informarse.

Se nos plantea el problema de que nuestro margen de maniobra a la hora de plantear medidas de presión es muy limitado. Somos bomberos y jamás dejaremos de atender una llamada ni abandonaremos nuestras obligaciones con los ciudadanos, con lo que la huelga, en el sentido de reducir la operatividad del Servicio está completamente descartada.

Nuestra baza fundamental es el apoyo social y político, con la certeza de que lo que pedimos no solo es justo, sino que es necesario para el propio Servicio.







Temas relacionados

Mundo Obrero Estado Español   /    Bomberos   /    Precariedad laboral   /    Andalucía   /    Protesta   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO