×
×
Red Internacional

Extractivismo. Litio: las mineras atacan el medio ambiente y también las condiciones laborales

La multinacional china Liex viene siendo denunciada por organizaciones ambientales por la contaminación que genera su proyecto Tres Quebradas en Catamarca. Pero también por organizaciones gremiales que critican la alimentación, la higiene y seguridad laboral y el destrato de la empresa.

Escuchá esta nota
Lunes 7 de noviembre | 12:44

La minería de litio se ha transformado en uno de las “nuevas joyas” de quienes impulsan el extractivismo en la Argentina. Multinacionales de todo el mundo se disputan las zonas que el Gobierno nacional y los gobiernos provinciales de distintos colores políticos han puesto a disposición del saqueo de nuestros recursos naturales.

Uno de esos proyectos es el de Tres Quebradas (3Q). La planta de carbonato de litio fue concesionada a la minera china Zijin Mining, está ubicada en Fiambalá a 4.300 metros sobre el nivel del mar, y busca explotar los recursos del salar de Laguna Verde. Tengamos en cuenta que los salares y lagunas de la zona cordillerana son humedales que juegan funciones fundamentales para el ambiente. Las mineras también hacen lobby para que los partidos tradicionales sigan trabando la “ley de humedales” en el Congreso.

Los trabajos ya llevan 3 años, aunque este año cobró nuevo impulso y recibió la visita del Presidente Alberto Fernández.

Te puede interesar: Extractivismo. Alberto se reunió con minera china denunciada por contaminación en el día mundial del agua

En medio de actos y visitas protocolares, la empresa no perdió tiempo y avanzó con las obras de infraestructura para poner a funcionar “a full” el proyecto. Y a poco de arrancar ya quedaron claras que las denuncias de las organizaciones ambientales de la zona no eran infundadas. El gobierno catamarqueño miró para el costado hasta que una ola de intoxicaciones dentro de la comunidad de Fiambalá hizo imposible evitar el conflicto. Por eso la semana pasada la “Policía Minera” tuvo que clausurar la planta piloto. Como denunció la Asamblea Faimalá Despierta, “oficialmente no hay ningún comunicado a la población, sin embargo trascendió en los medios locales que la policía minera suspendió la actividad en la planta piloto por no cumplir con las normas de seguridad, por no contar con una enfermería, y por irregularidades en el manejo de residuos químicos”.

El hecho confirma que el relato de la “minería sustentable” es insustetable. Pero además las organizaciones han denunciado que “la precarización laboral de los empleados, la empresa minera china hoy explota a sus empleados como lo hace en otras partes del mundo donde opera”.

El hecho viene siendo denunciado entre otros por Sitraic, el Sindicato de Trabajadores de la Construcción que forma parte de la CTA-Autónoma y está enfrentado con la conducción de Gerardo Martínez de la UOCRA, ya que en este momento se desarrollan muchas tareas de construcción de la planta.

Según vienen difundiendo, las denuncias van desde la comida y el agua que reciben, hasta las condiciones de seguridad e higiene, pasando por la incomunicación en que viven los trabajadores. Algunas de ellas fueron retomadas hoy por Luis Campos, economista y coordinador del Observatorio del Derecho Social de la CTA.

En un hilo de tweets replicó algunas de los problemas expuestos por los trabajadores. Entre ellos, aseguran que la alimentación “muchas veces se sirve cruda, es escasa y no hay posibilidad de repetir”. Y se imaginan que no hay supermercados o kioskos a 4100 metros de altura en medio de la cordillera. Además el agua sale sucia. Los trabajadores reclaman por la “escasa e inadecuada ropa de trabajo para las temperaturas del lugar” y aseguran que el método de requisa es “inadecuado, abusivo, dejando a los trabajadores a la intemperie, sometidos a condiciones inhumanas”.

Tengamos en cuenta que, como es usual en el sector minero o petrolero, las jornadas son de 14 días seguidos a los que le siguen, no siempre, 14 de descanso. El sistema incluye turnos rotativos y trabajo nocturno.

A pesar de las millonarias inversiones que promocionan el gobierno y la empresa china, de la generación de puestos de trabajo con buenos sueldos, la realidad es que quienes realiza las obras civiles de la mina cobran alrededor de $ 120.000, menos que la canasta familiar.

Campos, en base a los informes del SITRAIC, se pregunta: “¿cuál fue la respuesta patronal ante los reclamos de los trabajadores? No hay innovación en este punto: quienes encabezaron las denuncias fueron despedidos. La industria puede ser la joya del siglo XXI, las condiciones de trabajo se acercan bastante más a las del siglo XIX”.

Te puede interesar: Extractivismo. Alerta Litio: saqueo y estafa a cielo abierto

La reciente clausura y estas denuncias confirman que el extractivismo no solo ataca el medio ambiente y a las comunidades sino también a los trabajadores y trabajadoras. Por eso es tan importante que las asambleas ambientales hayan denunciado el saqueo y la contaminación, sino también las condiciones laborales. Solo en la unidad entre las comunidades y quienes construyen y hacen funcionar las plantas puede ganar fuerza la resistencia contra la megaminería contaminante y la entrega de nuestros recursos.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias

Litio-las-mineras-atacan-el-medio-ambiente-y-tambien-las-condiciones-laborales