Mundo Obrero

Cuestión de familia

Linaje antiobrero: Oxenford, el empresario aportante de Cambiemos que persigue delegados en Sullair

Puso 1.5 millones en 2015 para la campaña de Macri. Su hijo, dueño de OLX, está en el chat empresarial Nuestra Voz. Su padre fue ministro de la dictadura. Sus trabajadores denuncian persecución gremial.

Juana Galarraga

@Juana_Galarraga

Jueves 18 de julio | 14:31

Trabajadores y trabajadoras de Sullair Argentina llevan adelante una campaña contra la persecución antisindical de parte de la empresa propiedad de Alejandro Oxenford. El nombre de este empresario apareció en la investigación sobre los aportantes de campaña de Cambiemos en 2015, como donante de 1.5 millones de pesos. Vale aclarar que por entonces, el aporte de privados a las campañas electorales todavía era ilegal.

Sullair alquila maquinaria de todo tipo para diversos trabajos y según su página web, parece que no le va mal. Fue una de las primeras compañías en instalarse en el parque industrial de Añelo, Neuquén, para estar cerca de sus clientas, las empresas petroleras que explotan Vaca Muerta. Participó de la construcción del Metrobús en la 9 de Julio y ha sido proveedora exclusiva de energía con generadores, luces y plataformas para trabajo en altura en el Lollapalooza.

Te puede interesar: Mina Gualcamayo: la desidia y precarización que rodea la muerte de dos trabajadores de Sullair

Los Oxenford son una familia de tradición empresarial, muy rica. Pero no todo son negocios en la vida. “Queremos contribuir a la construcción de un mundo mejor”, afirma la presentación del proyecto de promoción del arte y mecenazgo, “Sullair Cultura”.

Esta empresa, de tanto “compromiso” con lo cultural y lo político, no procede igual con su personal. En 2018 murieron dos trabajadores que operaban tercerizados a través de Sullair, para la empresa Minas Argentinas, en la mina Gualcamayo, provincia de San Juan. Las condiciones de precarización son peores en las sucursales que Sullair tiene en todo el país, pero también precariza en sus talleres instalados en el barrio porteño de Barracas. En este contexto, se niega a discutir con los delegados de la comisión gremial interna un pliego de reivindicaciones básicas, como vestuarios para mujeres y uniformes para el personal administrativo, guarderías y categorías, entre otras. De hecho, desconoce el cuerpo de delegados existente y acude a toda clase de prácticas persecutorias y antisindicales para evitar que cumplan sus funciones.

La negación de la libertad sindical es una marca de estilo de Sullair que viene de larga data. Para sus trabajadores y trabajadoras, fue una conquista lograr que el Sindicato de Empleados de Comercio convoque a las elecciones realizadas en enero de 2019, según todos los requisitos que establece la ley de Asociaciones Sindicales. Desde entonces jamás permitió al cuerpo de delegados el ingreso a los talleres. Impide que el personal vea la cara de sus representantes en el lugar de trabajo. Además impugna la elección, como si con eso fuese suficiente para desconocer el mandato de los delegados elegidos democráticamente, descontarles días, no presentarse a audiencias en la Secretaría de Trabajo o negarse a convocar una mesa de diálogo. Un mundo mejor de las puertas para afuera: ese debería ser el slogan de Sullair.

Hijo ‘e tigre

Alejandro Oxenford es difícil de rastrear. Viejo empresario de la industria, hace culto del perfil bajo y casi casi, de la invisibilidad. Según supo este diario, Sullair gasta mucha plata en publicidad para cuidar la imagen corporativa. Además, para escapar de la tiranía de los algoritmos y que los nombres Oxenford y Sullair no queden pegados a conflictos y denuncias en las búsquedas de Google.

Podés leer: Trabajadores de Sullair exigen democracia sindical

Todo lo contrario de su hijo, Alec Oxenford. El joven “emprendedor” es dueño de la fintech OLX. Uno de los cuatro “unicornios” argentinos, como se conoce a las empresas criollas cuyo valor de mercado supera los mil millones de dólares, junto a Mercado Libre, Despegar.com y Globant. Alec se expone mucho. En su cuenta de Instagram, sube fotos de sus viajes, cenas y actividades. Comparte con su papá el amor por el arte. Es coleccionista y estuvo al frente de la Fundación ArteBA durante seis años consecutivos, cargo que dejó en abril de este año para cederle el espacio a su sucesora, Amalia Amoedo, nieta de Amalita Lacroze de Fortabat.

“Alejandrito”, como figura en Twitter, también sabe que no todo en la vida es arte. Por eso es uno de los miembros más sobresalientes del grupo de Whatsapp “Nuestra Voz” que reúne a más de 200 empresarios. Recientemente, fue uno de los primeros en salir a bancar a Marcos Galperín, dueño de Mercado Libre, en su cruzada contra los sindicatos y las “duras leyes” laborales argentinas. Galperín fue su competidor antes de que Mercado Libre comprara De.Remate.com, creación previa de Oxenford.

Los lazos de solidaridad de los ejecutivos que deliberan en Nuestra Voz, supera cualquier rencor. Por eso se juntaron en ese chat, hacen declaraciones en las redes sociales y emiten comunicados, siempre tendientes a presionar en un sentido: criticar leyes laborales, deslegitimar la lucha y los reclamos de los trabajadores mediante críticas a las direcciones de los sindicatos, amenazar con dejar de invertir en el país si el Gobierno no cede a sus exigencias, etc. Buscan crear clima para el avance contra las condiciones laborales que les permitirían obtener mayores ganancias, a costa de una explotación más dura y precarizada, como por ejemplo, una reforma laboral como la que tuvo lugar en Brasil. Galperín elogió aquella medida en el país vecino y sugirió que se imitara en Argentina.

Leé también: ¡Qué país!: la “lucha” de Mercado Libre contra las leyes laborales argentinas

Oxenford padre aprovecha el envión antisindical de las últimas semanas, impulsado por las declaraciones de empresarios y del mismo Gobierno, para atacar la organización desde abajo de sus trabajadores, la presencia de delegados que pelean por defender a sus compañeros. Desconocemos si participa del chat como su hijo, pero sin dudas está al tanto de todo lo que allí se discute y a juzgar por su actitud ante los trabajadores y delegados de Sullair, Alejandrito tiene a quien salir.

Cuestión de linaje

En el linaje Oxenford, el verdadero precursor del agrupamiento patronal y el desprecio antiobrero, fue Eduardo Valentín. Padre de Alejandro y abuelo de Alec, este hombre fallecido en 1984, fue un empresario e ingeniero argentino que tampoco se mantuvo alejado de la política: fue director de YPF durante la última dictadura genocida, entre los años 1979 y 1981. Luego se desempeñó como ministro de Industria y Minería entre marzo y agosto de 1981.

Además fue presidente de Alpargatas S. A. e integró la Unión Industrial Argentina (UIA). Uno de sus legados para el sentido de pertenencia del universo patronal, fue la fundación del Instituto para el Desarrollo de Empresarios en la Argentina (IDEA), del que también fue presidente. Está por verse si el chat “Nuestra Voz” cobra semejante trascendencia.







Temas relacionados

Marcos Galperín   /    Sindicato de Comercio   /    Mercado Libre   /    Sullair   /    Persecución antisindical   /    Precarización laboral   /    Empresarios   /    Sindicatos   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO