×
×
Red Internacional

Dossier Sierra Grande. Legislatura Río Negro: discursos de entrega y de promesas de desarrollo

Dos semanas atrás, los legisladores rionegrinos votaron por unanimidad a favor del "Proyecto Fortescue", en Sierra Grande. No faltaron las promesas de puestos de trabajo para un pueblo que sabe muy bien lo que deja el paso de los capitalistas.

Viernes 6 de mayo | 22:44

Los legisladores de Juntos Somos Río Negro, junto con los de la coalición peronista, así como el único legislador macrista, aprobaron en abril la concesión de 625mil hectáreas de reserva natural (30 veces la superficie de CABA) a manos de la empresa australiana Fortescue para construir campos eólicos, más la creación de una zona franca libre de impuestos a la exportación. El proyecto ya generó el rechazo tanto de las comunidades mapuche, como del ambiente científico y del estudiantil, por los costos ambientales que implica. Para justificar su voto positivo, todos los partidos recurrieron a la creación de puestos de trabajo. No hay grieta a la hora de prometer desarrollo y progreso, aunque el resultado sea el enriquecimiento de un puñado de capitalistas multinacionales a costa de la entrega y el saqueo.

Te puede interesar: ¿Sabías que en Río Negro el gobierno aprobó la explotación de una zona protegida?

"Hoy estamos aprobando estos dos proyectos, que nos generan el desafío de estar a la altura de las circunstancias para dar respuesta, no solamente a la construcción de esta planta y esta zona franca, sino también de dar respuesta y trabajo a los vecinos y vecinas de Sierra Grande". Las palabras de María Eugenia Martini, Presidenta del Bloque Frente de Todos, siembran más dudas que confianza. ¿A la altura de qué circunstancias? ¿Qué significa eso de dar respuesta a los vecinos? ¿A qué preguntas tendrían que dar respuesta? Casi respondiéndose, la misma legisladora fue la que agregó: "Los vecinos de Sierra Grande me decían: Nosotros estuvimos en el primer piquete cuando se cerró la mina, en el ´92. El primer piquete no fue el de Cutralcó, fue éste. Cuando estuvimos peleando y luchando con nuestros hijos". Sin sonrojarse, la legisladora peronista hizo alusión al cierre de la mina por parte de un gobierno peronista, el de Menem.

Te puede interesar: La trampa del Hidrógeno verde

Otro de los legisladores del Frente de Todos, Pablo Barreno, comenzó haciendo un “llamado a la reflexión" para pedir que se incluya al “movimiento obrero organizado”, es decir la burocracia de la CGT, en el directorio del Ente autárquico que va a controlar la zona franca en Punta Colorada. Es decir, quiere que la CGT colabore con la mesa patronal que dirigirá los emprendimientos multinacionales que se buscan atraer. A su vez el legislador no dejó de remarcar la necesidad de la capacitación de mano de obra local y la inclusión en la iniciativa de mujeres y diversidades, olvidando que ya existe una ley de cupo laboral trans que el propio gobierno nacional nunca se ocupó de cumplir.

Te puede interesar: No se aplica. Cupo laboral trans: solo 1 de cada 22 postulantes obtuvo un puesto

"Mejor que decir es hacer. Mejor que prometer es realizar. Para nosotros gobernar, es generar trabajo" fue la frase que usó Barreno al finalizar. Lo paradójico es que los 15mil puestos con los que llenó de promesas el recinto, no constan en ninguna parte del proyecto. "Tenemos la responsabilidad de dar garantías de la generación de ese empleo" agregaba el viedmense sobre el cierre, casi en una confesión de que él mismo no está seguro de cuál será realmente la cantidad de gente que consiga trabajo cuando se instale la empresa australiana.

Te puede interesar:Los mineros de Sierra Grande en la década del 70 y su resistencia a la represión del Estado

El “proyecto Fortescue” no tardó más que tres horas de tratamiento. El oficialismo de Juntos Somor Río Negro obtuvo su aprobación con el apoyo íntegro, como lo demuestran estos discursos, de todas las alas de la coalición del gobierno nacional. Entregar una inmensa región de la provincia a un capital extranjero para la exportación del total de la producción de hidrógeno, es así como los partidos de los capitalistas entienden es la única manera de “generar empleo”. Por otro parte, el Frente de Izquierda sostiene la propuesta de reducir la jornada laboral a seis horas, cinco días a la semana, repartiendo las horas de trabajo entre ocupados y desocupados, sin que ningún trabajador cobre menos de la canasta básica. Si se aplicara este proyecto, solo en las grandes empresas se podrían crear un millón de nuevos empleos. Lo que se necesita no son inversiones que generen beneficios multimillonarios para las empresas. Todo lo contrario, el único plan racional para que la generación de trabajo no sea a costa de mayor precarización y contaminación es afectando las millonarias ganancias de los grandes capitalistas.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias