×
×
Red Internacional

Según denunció la seccional de UATRE Ledesma, la empresa se mostró intransigente y respondió al pedido de revisión de los casos con nuevos despidos. Llaman a enfrentar en unidad a los ataques de las patronales de Jujuy.

Juan Rovere@juanroverepts

Martes 22 de febrero | 19:15

En un comunicado oficial, la Seccional N° 877 de UATRE denunció que mientras tenían la reunión en el Ministerio de Trabajo, la empresa estaba enviando nuevos telegramas de despidos a trabajadores que tuvieron accidentes laborales. Asimismo, el comunicado sindical remarca que siempre se tuvo voluntad de dialogo, pero que la empresa es la que se mantiene inflexible despidiendo a todos aquellos que por realizar sus tareas sufren problemas de salud. ¡No somos descartables! titula el comunicado de prensa.

De la audiencia en el Ministerio de Trabajo provincial también participo el delegado provincial de UATRE, Alfredo Yusgra, quien previamente en asamblea de trabajadores se había comprometido a acompañar todas las acciones del sindicato, una vez agotadas las instancias de dialogo. Visto que la empresa respondió al pedido de diálogo con nuevos despidos, resta ver si el referente provincial de UATRE cumplirá con su palabra.

Para Ledesma las vidas obreras no valen

Si la imagen de una naranja está usualmente asociada a exprimirla para sacarle el jugo, para la familia Blaquier, dueña del conglomerado Ledesma, los trabajadores están hechos para exprimirles hasta la última gota de sangre para luego ser descartados.

No importa si hicieron denuncia a la ART por algún accidente laboral, o si el propio servicio médico de la empresa ordenó que el/la trabajador/a realice tareas livianas por alguna afección de salud profesional. Tampoco importa si están cerca de jubilarse, con familia a cargo o si, producto de las consecuencias en la salud por el trabajo realizado durante años, ya no puedan conseguir otro trabajo. Todos son descartables, despedidos, para tomar trabajadores nuevos, preferentemente tercerizados para poder exprimirlos y luego descartarlos sin mayor dificultad.

Si no trabajo me muero y si trabajo me muero

El mensaje es claro, aquel que muestra algún inconveniente para trabajar, aunque sea por responsabilidad de la empresa, va a ser despedido y será condenado a la desocupación y miseria. Pero la perspectiva no es diferente para quienes siguen el mandato de trabajar a cualquier costo, como lo muestran las muertes de trabajadores de la empresa a causa de covid, siendo la empresa industrial que más fallecidos tuvo por esa causa en todo el país. Entre ellos, trabajadores que por afecciones pre existentes deberían haber estado aisladas, pero por temor al despido fueron igual a trabajar.

El aval de Morales

Como denuncian los trabajadores citrícolas, la intención de la empresa no se busca despedir sólo a estos trabajadores, sino que quiere implementar una reforma laboral de hecho, donde los trabajadores no tengan derecho siquiera a denunciar los accidentes laborales o las enfermedades profesionales.

Por supuesto que esta política es imposible que pueda llevarse adelante sin complicidad estatal. El Ministerio de Trabajo, que suele imponer conciliaciones obligatorias cuando los trabajadores deciden realizar alguna medida de fuerza, deja pasar estos despidos discriminatorios sin siquiera realizar una inspección de las condiciones laborales en Ledesma.

Esto tiene una sola explicación, y es que el gobernador Gerardo Morales está en campaña electoral, y quiere mostrarles a los empresarios de todo el país que su modelo no es sólo el de la persecución y represión a los opositores sindicales, sociales o políticos, sino también el reino de la libertad de los empresarios para imponer sus propias leyes laborales.

El sindicato llama a enfrentar los despidos

Por su parte el sindicato de trabajadores rurales de Ledesma informó que continuarán defendiendo a los despedidos e informó que, de acuerdo a lo resuelto en la última asamblea, impulsará una reunión junto a otros sindicatos y organizaciones sociales para enfrentar en unidad estos ataques. Esta convocatoria es un buen camino, la delegación provincial de UATRE debería ponerse a la cabeza, al igual que la reciente electa conducción del sindicato azucarero de Ledesma (SOEAIL), que también cuenta con un despedido por el mismo motivo y que en los últimos años tuvo más de 300 trabajadores que fueron desvinculados sin causa.

Además, es una gran oportunidad para que confluyan todos los afectados por los ataques patronales, como los despedidos de Garbarino y el Casino, la reciente amenaza de los dueños del Ingenio La Esperanza de iniciar causas penales al sindicato si estos persisten en realizar protestas, o paritarias a la baja de Morales y los recortes que vienen sufriendo las organizaciones sociales. La fuerza que podrían tener todos estos sectores unificados es lo que puede poner un freno a esta reacción patronal.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias