×
×
Red Internacional

Mejoró su ganancia neta que llegó a $5.203 millones y se ubicó en el pelotón de las alimenticias ganadoras. Durante la pandemia no detuvo sus actividades y cosechó el récord de obreros fallecidos por covid-19 en la industria. Las ayudas del Estado no se frenaron tampoco.

Martes 17 de agosto | 22:08

La “Memoria y Reporte Integrado” de Ledesma deja en claro que el grupo entre mayo de 2020 y mayo 2021 continuó en modo ganador, mantuvo sus posiciones líderes en la exportación de cítricos y recibió ayudas del Estado en materia de retenciones y con la nueva Ley de Biocombustibles.

Todo esto fue posible por el esfuerzo de los trabajadores que dejaron incluso sus vidas durante la pandemia puesto que la empresa no dio licencia a los mayores de 60 años, amparada en las ambigüedades del decreto presidencial, llevando a tener el récord de obreros fallecidos por covid-19 de la industria en el país. De esto, por su puesto, en el balance no se hace ni mención.

Te puede interesar: Veintidós muertes por covid-19 en Ledesma SAAI

Ganan pero se quejan

La empresa tuvo una ganancia operativa (ventas – costos) de 3.891 millones de pesos, sin embargo, afirma haber ganado menos que en 2020 y atribuye este resultado al programa de “precios cuidados”.

Desde su ingreso al programa en enero de este año hasta mayo el kilo de azúcar subió 15%, si lo comparamos con la evolución del rubro “alimentos y bebidas” (ICP, Indec) en el mismo período el promedio de precios subieron 21,15%. Aunque claramente se trata de una tibia de regulación de precios, la empresa la utiliza para quejarse. Ya lo decía Adam Smith, el padre de la economía política burguesa, la producción no está guiada por un fin social, si no de lucro. Y en esto Ledesma es insaciable. El contraste está con la pobreza que subió al 42% durante el primer semestre.

Un dato curioso que surge de los “precios cuidados” es el costo del kilo de azúcar en AMBA hoy en 70,85 pesos, aunque en Jujuy (donde se encuentra el ingenio) y el NOA, el mismo programa lo fije en 75,8 pesos. Vale preguntarse a qué se debe esta diferencia de precios, ¿Será que las provincias del NOA asumen los costos de transporte del azúcar a la zona del AMBA? Sabemos que todo precio “es político”, aunque debería haber una explicación por parte de la empresa y/o de la Secretaría de Comercio que fija el programa de “precios cuidado”, ¿no?

Pero la actividad del grupo Ledesma no se limita a la producción de azúcar como es de público conocimiento. Esta suerte de lamento a una tibia regulación del precio del azúcar, no se escucha al momento de la ayuda del Estado que a través de la regulación del precio del bioetanol le dio un aumento del 55% (octubre 2020 hasta mayo 2021). Gracias a esta ayuda, que terminan pagando los consumidores de naftas (las refinadoras trasladan el precio del biocombustible al precio final en el surtidor), Ledesma cosechó una ganancia de $ 77.404.000 en este rubro. Y logró, al igual que el resto de los ingenios, una nueva Ley de Biocombustibles muy conveniente.

Red de negocios

“Ledesma también vendió 19.225 m3 al mercado de alcohol hidratado. El segmento de mayor crecimiento fue el alcohol farmacológico y sanitizante utilizado como mitigante contra el Covid.” Con este mercado sacó provecho de la pandemia vendiendo el alcohol para fines medicinales, lo cual le permitió compensar la caída de la venta de biocombustibles producto de la baja del consumo de naftas durante los meses donde rigieron las medidas más estrictas de restricción de la circulación durante la cuarentena.

En el negocio del citrus mantuvo su liderazgo como principal exportador de naranjas valencia del país y amplió su producción de limones en Tucumán. También recibió la ayuda del Estado que desde el primero de enero de este año redujo a cero las retenciones por las exportaciones de citrus.

En la fabricación de papel logró una ganancia de $ 38.075.000 y amplió la exportación. También se detalla que consumió 6,4 millones de m3 de gas propio que obtiene de su participación en la UTE de Aguaragüe, además de haber vendido parte de este gas. En ganadería duplicó su producción de 2016.

Ganancia neta

Considerando entonces los resultados de las distintas empresas que controla el grupo Ledesma y el impacto de operaciones financieras, su “ganancia neta fue de 5.203 millones de pesos, contra los 1.094 millones de pesos del ejercicio pasado, esto se debió principalmente a la venta a Cargill de la participación remanente en Glucovil, la mejora en la posición financiera neta, la caída del costo financiero en términos reales y una eficiente gestión de tesorería.” La ganancia neta subió 375 por ciento en el último ejercicio respecto al finalizado en mayo de 2020.

Evidentemente el compromiso del Frente de Todos durante la campaña 2019 por devolver a las industrias sus ganancias previas a la llegada del macrismo se viene cumpliendo con creces. Lo atestiguan también los resultados de Arcor y Molinos Río de la Plata.

Te puede interesar: Ledesma inició la zafra junto al poder político: ¿Qué dijero u qué ocultaron?

En realidad estos resultados no serían posibles sin los 6.277 trabajadores y trabajadoras que Ledesma llama “colaboradores”, aunque puertas adentro no exista ningún trato colaborativo, sino la explotación laboral. Pero esta forma de presentar al trabajador hacia la sociedad es una operación ideológica permanente ubicar a la clase trabajadora como un “factor” más de la producción (sumado al capital y a la tierra, en este caso ambos en manos de Ledesma), cuando en realidad es el trabajo del obrero/a el único que crea valor y un valor adicional (plusvalía), que constituye la ganancia del empresario.

Por ejemplo, en sueldos y jornales Ledesma declara en su balance pagar $ 9.670 millones, mientras la ganancia operativa fue de $ 3.891 millones, o sea, durante la jornada laboral por cada $ 100.000 que genera el obrero en concepto de salarios, genera a su vez $40.000 que pasan a conformar la ganancia operativa de la empresa. Ahí está la “fórmula” del éxito de toda empresa.

¿Aporte a la comunidad y al medioambiente?

Por último, asumiendo las normativas internacionales que promueven que las empresas asuman una política social y ambiental activa, mostrándose contemplativos ante los efectos de la crisis económica y la problemática medioambiental. Con una larga enumeración de acciones de beneficencia con la comunidad, las escuelas y la protección de la flora y la fauna, Ledesma apunta a crear un ideario social que lo exculpe de toda responsabilidad en el impacto social y ambiental de sus negocios. Su predominio territorial, acaparando las tierras del departamento Ledesma y el poder económico que ejerce sobre toda la provincia, imprime un desarrollo subordinado de la población a sus intereses. Mientras que los efectos sobre la salud del bagazo que afecta a las vías respiratorias de la población goza de vía libre por parte de los gobiernos y la Justicia.

En el balance se menciona el fallecimiento de la ex titular del grupo Ledesma, Nelly Arrieta, el año pasado. Sin embargo, se omite la situación procesal de Carlos Pedro Blaquier, ex titular del grupo Ledesma, sobre quien continúa una causa por delitos de lesa humanidad, luego de ser beneficiado por la Justicia que demoró 8 años los procedimientos legales.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias