AJUSTE CONTRA LOS TRABAJADORES

Lear: una multinacional que gana millones, pero suspende y despide

En su planta de Escobar, donde fabrica butacas, la empresa norteamericana suspendió al 40% de su personal

Martes 26 de marzo | 15:01

Como argumento la empresa usó la baja de la demanda del Grupo PSA (Peugeot-Citröen), que a su vez paralizó la producción de la planta que tiene en El Palomar hasta mediados de abril.

La paralización de actividades en Peugeot, con la suspensión de mil operarios, tuvo como consecuencia las suspensiones en Lear Escobar, en la que 50 trabajadores estarán suspendidos hasta el 12 de abril y cobrarán el 75 % del salario.

Lear tiene tres plantas en la Argentina, dos en Buenos Aires (Escobar y Pacheco) y una en Córdoba. En esta provincia suspendió en febrero entre 80 y 90 empleados, y redujo la jornada labora. En los últimos meses de 2018 la empresa despidió de 70 trabajadores contratados y reduciendo de 420 a 350 trabajadores su planta de personal.

Para Lear, las crisis siempre tienen que pagarla los trabajadores (y el SMATA la ayuda)

Esta autopartista está dentro de la lista de las quinientas principales empresas del mundo. Entre sus principales clientes se encuentran Ford, Mazda, Peugeot, GM, Mercedes Benz, Audi, Hyundai, Nissan, entre otros.

Lear se ha hecho conocida no por los productos que produce e importa en las filiales que tiene en 36 países, sino por el conflicto del año 2014, el más importante de la década kirchnerista.

A pesar de haber ganado millones de dólares a lo largo de su existencia, mantiene a sus trabajadores en condiciones terribles.

Los 240 despidos en la planta Pacheco en 2014, se produjeron luego de que la Comisión Interna divulgara una encuesta sobre la salud de las y los trabajadores que mostraba una realidad brutal: el 80 % de ellos había pasado por la ART a consecuencia de tendinitis, epicondilitis, túnel carpiano y otras enfermedades producto del trabajo.

Pero el principal objetivo fue sacarse de encima a una comisión interna independiente de la burocracia del SMATA. Muchos recordarán las brutales represiones en Panamericana durante el gobierno de Cristina Kirchner, que comandadas por el ex carapintada y actual precandidato a gobernador por el FPV Sergio Berni, incluían caranchos, infiltrados, policía montada, perros sin bozal contra los y las trabajadores que peleaban por familias en la calle nunca más.

Actualmente en la planta Pacheco los puestos de trabajo de redujeron de 700 a 400, por despidos o retiros voluntarios y hay suspendidos que cobran el 75 % del sueldo, además que se implementaron turnos rotativos y se aumentaron aún más los ya altísimos ritmos de producción.

Lear, líder mundial en explotación obrera

El caso más brutal de explotación contra trabajadores se dio en la filial hondureña conocida con el nombre de Kyungshin Lear Honduras Electrical Distribution Systems, en la norteña ciudad de San Pedro Sula. Allí la empresa tiene una maquiladora (planta de ensamblaje con exenciones fiscales que produce para la exportación) en la que practica todo tipo de atropellos contra los trabajadores.

En agosto de 2013 la AFL-CIO (central sindical norteamericana), junto a sindicatos hondureños, denunció el abuso de la empresa sobre los trabajadores, a los que obliga a usar pañales para evitar que “pierdan tiempo” yendo al baño y así "mejorar la productividad". La empresa negó en cinco oportunidades el acceso a inspectores del Ministerio de Trabajo para controlar las condiciones laborales en la planta.

La industria automotriz viene en desaceleración como la economía en general, y si bien las empresas se la han llevado en pala como gustaba decir la ex presidenta, pretenden que sean sus trabajadores quienes paguen las consecuencias de la crisis que ellos mismos generaron.

Te puede interesar: Automotrices: suspensiones, retiros voluntarios y despidos contra los trabajadores







Temas relacionados

Escobar   /    Lear   /    Suspensiones   /    Smata   /    Despidos

Comentarios

DEJAR COMENTARIO