Juventud

SE RECHAZA ACUERDO TRANSPACÍFICO

Las urnas lo confirman: un 92% del estudiantado de la U.Chile rechaza el TPP-11

“Por la soberanía de los pueblos, no al TPP-11” fue la consigna desplegada en el frontis de la casa central de la Universidad de Chile a la vez que se publicaban los resultados del plebiscito que confirma lo que las movilizaciones ya habían manifestado: el estudiantado de la Chile rechaza el acuerdo transpacífico que quiere implementar Piñera.

Romina Fuentes

Licenciada en Medicina Veterinaria de la U. de Chile y militante de Pan y Rosas y Vencer

Javiera Rivas

Militante de Pan y Rosas Teresa Flores

Martes 11 de junio | 11:38

Este lunes 10 se publicaron los resultados del plebiscito sobre el TPP-11 realizado en la Universidad de Chile y, como era de esperarse, el 92% de les estudiantes se manifestaron en contra de este Tratado.

Las urnas vienen a reafirmar lo que las movilizaciones ya expresaron. Desde hace semanas que la aprobación de dicho tratado y sus implicancias se vienen discutiendo en nuestras facultades, en distintos organismos, e incluso fue uno de los temas principales en la asamblea general de estudiantes de la Universidad de Chile realizada en la Facultad de Beauchef.

Si ya estamos en contra, ¿qué hacemos?

Ahora, con cifra en mano, podemos decir con propiedad que les estudiantes de la Chile estamos en contra del TPP-11. Pero si queremos que nuestro rechazo se escuche fuerte, no basta con el pronunciamiento en las urnas. Si queremos realmente frenar el TPP-11 y el avance del imperialismo en nuestro país, debemos debatir qué viene ahora. Pues es correcto, como plantea la declaración de la Secretaría de Medio Ambiente de la FECh (SECMA), exigir a las autoridades que se pronuncien sobre los resultados del plebiscito; aun así, sabemos de qué lado están estas últimas y que no podemos confiar: nos llaman a bajar tomas y paros en pos del diálogo, pero luego se toman todo el tiempo que quieren para cumplir nuestras demandas. Eso ya lo vivimos en el mayo feminista.

El Frente amplio, hoy estando en la presidencia de la FECH y dirigiendo gran parte de las federaciones del país, ya ha hecho cosas similares, correctas, pero insuficientes si se quedan solo en las urnas. Que no pase lo que pasó el 2017 cuando un 77,6% de les estudiantes de la Universidad de Chile dijimos en las urnas estar a favor del aborto legal y libre, pero esa fuerza no se organizó y quedó ahí, como un mero pronunciamiento. Necesario sin duda, pero insuficiente, habiendo demostrado tanta fuerza en las calles y tan alta aprobación a nuestra demanda.

La juventud, las mujeres y les trabajadores comienzan a alzarse contra Piñera

Por su parte, el rechazo al TPP-11 no es propio de les estudiantes en la medida en que es un tratado que afectará las vidas de todo un país. No viene precisamente a precarizar las vidas de los Luksic, los Angelini o los Piñera, sino que a amplias mayorías que incluyen a profes, a trabajadores, a mujeres, al pueblo mapuche y tantos otros.

Afortunadamente las aguas no están tan calmas y hemos visto este último tiempo cómo les secundaries ya no soportan más la criminalización; cómo les profes rechazan las intenciones del gobierno respecto de recortar las horas de historia, artes y ed. física, ambos con manifestaciones públicas, tomas, concentraciones que les han unificado como la de la semana pasada en la plaza de la ciudadanía, ni hablar de la marcha que convocó el CdP que sacó a la calle a más de 70 mil personas a las calles en el marco de un paro nacional liderado por estxs mismxs. A esto se le suma el 59% de desaprobación al gobierno de Piñera (datos de Criteria), que demuestra el descontento generalizado en la población chilena con este mandato.

Es por lo mismo, que la articulación de esa fuerza que hoy se expresa en las marchas y el descontento masivo, no podemos perderla. Sobre todo cuando el rechazo a las medidas de Piñera, incluído el TPP-11, hace un rato que ya sobrepasó las paredes de las universidades.

Por lo mismo, si queremos materializar esta fuerza y no cometer los mismos errores del pasado, tenemos que discutir un pliego de demandas que unifique a todos esos sectores que están descontentos con este Gobierno represivo e intransigente y que busque reponer la exigencia de una educación pública, gratuita, democrática y no sexista, de la mano del cese de la represión que vivimos día a día al movilizarnos. Es por esto que se hace necesario que la FECH, el CONFECH, la CUT, el colegio de profes y todos los organismos hoy dirigidos por sectores del F.A y la ex-Nueva Mayoría, llamen a la unidad de nuestras demandas y a un paro nacional efectivo que nos permita golpear a Piñera como un solo puño.

En esto el Cordón Macul podría jugar un factor clave. El Ex-pedagógico, la UTEM y el campus JGM ya vienen impulsando una articulación territorial, con asambleas masivas y manifestaciones en la calle, enfrentándose a la represión y los montajes que Carabineros implementa para amedrentarnos. Si logramos articular toda esta esta fuerza incipiente, podemos avanzar a un paro no sólo fortalecido al de les profesores, sino que una movilización unificada a nivel nacional: un gran paro nacional que obligue a Piñera y sus reformas pro-empresarios a cumplir un petitorio único de demandas, levantado entre profes, estudiantes universitarios y secundarios, trabajadores y todes quienes nos vemos afectades con la profundización del neoliberalismo en nuestro país.

Si lo logramos, no sólo estaremos en otro pie para que nuestras demandas sean escuchadas, sino que podremos fortalecer esta fuerza y frenar los ataques y reformas de este Gobierno que además de no darnos nada, hoy se muestra cada vez más débil para enfrentar nuestra ofensiva.







Temas relacionados

TPP11   /    Universidad de Chile   /    Estudiantes   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO