×
×
Red Internacional

Prensa internacional. Las relaciones entre los oligarcas rusos y el estado sionista de Israel

Publicamos una traducción de un artículo aparecido en el diario israelí Haaretz sobre las relaciones históricas de los oligarcas rusos con el establishment político de Israel.

Lunes 14 de marzo | 23:52

El presente artículo es parte de la sección "Partes de guerra de la prensa internacional", donde se publican artículos de distintos medios, incluidos los de la prensa burguesa internacional, que pueden ser de interes para nuestros lectores para el seguimiento del conflicto. Estas no reflejan la opinión editorial de La Izquierda Diario.


"Esta noche, les digo a los oligarcas rusos y a los líderes corruptos que han amasado miles de millones de dólares gracias a este régimen violento: No más. El Departamento de Justicia de Estados Unidos está reuniendo un grupo de trabajo especializado para perseguir los delitos de los oligarcas rusos", declaró el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en su discurso sobre el estado de la Unión del 1 de marzo. "Nos estamos uniendo a los aliados europeos para encontrar y confiscar sus yates, sus apartamentos de lujo, sus aviones privados". Luego añadió esta advertencia directa: "Vamos a por sus ganancias mal habidas".

La declaración de Biden se produjo en el momento en que, tras la invasión rusa de Ucrania la semana anterior, los países occidentales ejercían una fuerte presión económica sobre Rusia y sobre los oligarcas cercanos al presidente Vladimir Putin. La actividad de los bancos rusos fue congelada en varios países occidentales, al igual que la capacidad de las empresas rusas para obtener fondos en los mercados de capitales occidentales. A algunos de los bancos rusos se les prohibió utilizar SWIFT, el sistema de compensación internacional. A los aviones rusos se les prohibió volar en los cielos de Europa, medida que también adoptó Estados Unidos.

Estas medidas ya están afectando a la economía rusa: los precios de las acciones de las grandes empresas rusas se han desplomado en las bolsas de todo el mundo, y el valor del rublo ha caído bruscamente, lo que ha provocado un aumento del tipo de interés en Rusia hasta el 20%. Así pues, no sólo los oligarcas han empezado a sentir el cambio de rumbo, sino también los empresarios con vínculos o actividad en Rusia.

Israel no está obligado a cumplir ninguna recomendación occidental y no ha anunciado restricciones de ningún tipo a las empresas rusas, y mientras tanto, los aviones privados procedentes de Rusia han seguido aterrizando en el aeropuerto Ben-Gurion cercano a la capital israelí. Un jet propiedad de Roman Abramovich aterrizó en Ben-Gurion al día siguiente del inicio de la invasión rusa. Sin embargo, se cree que los bancos israelíes adoptarán las normas reguladoras europeas y estadounidenses, como ya ha venido ocurriendo en los últimos años. Desde que comenzó la crisis, y más aún desde que empezaron los combates a gran escala, ha aumentado notablemente el interés de los empresarios judíos que operan en Rusia por sacar sus fondos del país.

"Actualmente estoy asesorando a cinco empresarios activos en Rusia", dice el abogado Ram A. Gamliel. "Hay una sensación de pánico. No está claro hacia dónde va esto. Al mismo tiempo, hay que decir la verdad: si fuera el caso contrario -si las autoridades de Rusia fueran las que actuaran contra los empresarios- estarían mucho más asustados", afirma.

Gamliel afirma que el periodo anterior al estallido de la guerra, cuando aún no se habían impuesto la sanciones, dio a los empresarios la oportunidad de prepararse adecuadamente para la eventualidad: "El corte del SWIFT no perjudica automáticamente a todo el mundo; perjudica al centro de inversiones dentro de Rusia. Principalmente, dificulta la entrada o salida de dinero del país. Cualquiera que sea inteligente se las arregló para transferir fondos durante este periodo".

Los oligarcas son empresarios que amasaron su riqueza tras el colapso de la Unión Soviética, durante el proceso de privatización de los recursos naturales del país, como el carbón, el petróleo, el gas y el aluminio. "No tengo pruebas del origen de la riqueza de todos y cada uno de ellos, pero a grandes rasgos, no hay dinero limpio cuyo origen esté en Rusia. Se han beneficiado de los frutos de la corrupción pública", afirma Roman Bronfman, ex legislador del partido centroizquierdista Meretz nacido en Ucrania. "Se trata de un dinero cuyo origen está en un acto de robo perpetrado contra todos los ciudadanos: de los recursos naturales o del presupuesto del Estado. La pensión media [mensual] en Rusia asciende a 200 dólares, y las diferencias entre ricos y pobres son las más altas del mundo".

Al principio, los oligarcas se alinearon con Boris Yeltsin, que puso sus esperanzas en ellos, esperando que ayudaran a convertir a Rusia en una democracia liberal. Sin embargo, con la llegada al poder de Putin en 1999, comenzó a utilizar el sistema legal para perseguir a los tres oligarcas del conglomerado petrolero Yukos: Leonid Nevzlin (que tiene una participación del 20% en el periodico Haaretz), Vladimir Dubov y Mijail Jodorkovsky. Los dos primeros huyeron a Israel, mientras que Jodorkovski fue condenado a 10 años de prisión por cargos de robo y evasión fiscal.

Otros oligarcas también se escaparon. Sin embargo, hubo algunos que decidieron mantener buenas conexiones con el gobierno de Putin, lo que intensificó la corrupción en Rusia y convirtió a la economía del país en una fuente de negocios para su secuaces. Mikhail Fridman, por ejemplo, era considerado en los años 90 como un empresario independiente sin vínculos con el régimen, pero se acercó al círculo que rodea a Putin, al igual que su socio en el importante grupo bancario Alfa, Petr Aven. Fridman también tiene la nacionalidad israelí. La semana pasada, Aven y Fridman se encontraron en la lista de sanciones por su estrecha relación con Putin.

El Grupo Alfa de Aven y Fridman tiene una asociación empresarial con otros dos oligarcas muy conocidos en Israel: Viktor Vekselberg y Len Blavatnik. Vekselberg invirtió en Fifth Dimension, la empresa que dirigía el ministro de Defensa israelí Benny Gantz antes de entrar en política, así como en otras empresas de alta tecnología. Blavatnik es el propietario del Canal 13 de Israel, y anteriormente era dueño del conglomerado Clal Industries, que controla Nesher Cement y otras empresas importantes.

El Grupo Alfa formó una sociedad con empresas propiedad de Vekselberg y Blavatnik llamada AAR, que a su vez se convirtió en una de las partes de la sociedad TNK-BP, una de las mayores compañías petroleras del mundo. En 2013, Rosneft, la enorme compañía energética del gobierno ruso, adquirió la empresa privada por 55.000 millones de dólares, mientras que BP (de capitales británicos) se quedó con una participación minoritaria de sólo el 19%.

La enorme compra, que fue aprobada personalmente por Putin, hizo que Vekselberg y Blavatnik se hicieran extremadamente ricos. Tras la compra, AAR anunció que pensaba reinvertir la mayor parte del dinero en Rusia. Anteriormente, había existido una seria rivalidad comercial entre BP y AAR. Varios artículos de investigación revelaron cómo en 2008 y 2009 las autoridades rusas acosaron a los directivos de BP en el país. En otras palabras, los oligarcas de AAR recibieron la protección del régimen de Putin. Esta es, en parte, la razón por la que algunos en Occidente creen que Blavatnik -aunque es un ciudadano estadounidense que abandonó Rusia a una edad temprana (pero que regresó allí para hacer negocios junto a Vekselberg, su amigo de la época escolar en Moscú, tras la caída del Telón de Acero)- es un oligarca en todos los sentidos. Sus allegados están indignados por el calificativo de oligarca, subrayando que Blavatnik sólo fue un socio financiero en los negocios petroleros, no es un compinche de Putin, y que invierte los beneficios que obtuvo con la compra en países occidentales y no en Rusia, a pesar del comunicado de prensa que se emitió en su momento.

Según un perfil de Blavatnik aparecido en la revista New York en 2014, las autoridades rusas acosaron a los directivos de BP en el país en 2008 y 2009, incluso vigilando a los directores de la empresa. El director general de TNK-BP, Robert Dudley, fue citado con frecuencia para comparecer en tribunales lejos de Moscú. Tras quejarse de su estado de salud, se comprobó que cuando dejó de comer en las oficinas de la empresa se sentía mejor, lo que a su vez hizo sospechar que estaba siendo envenenado.

Dudley partió de Moscú hacia Alemania de forma repentina, una vez que se dio cuenta de que la policía se dirigían a su apartamento para una "visita". Las desavenencias entre los socios continuaron durante años después, hasta que la empresa fue vendida en 2013.

Sanciones sin precedentes

Las sanciones que se han impuesto desde el inicio de la crisis se consideran sin precedentes, y plantean la cuestión de si es legítimo actuar contra los empresarios de forma tan personal. No es difícil imaginar una situación en la que, tras una invasión de Israel a uno de sus Estados árabes vecinos, se imponga un boicot a los ricos magnates israelíes. Si bien es cierto que cuando se impusieron las sanciones contra Irán se tomaron medidas contra las empresas privadas que estaban vinculadas al proyecto nuclear iraní, incluido el corte del sistema SWIFT, la noción de sanciones personales se considera algo relativamente nuevo.

En los últimos años, tras la invasión rusa de la península de Crimea y la aparición de pruebas de la implicación rusa en las elecciones estadounidenses, Washington ha declarado sanciones contra varios oligarcas considerados cercanos a Putin, como Viktor Vekselberg y el magnate del aluminio y los metales Oleg Deripaska.

Sin embargo, parece que los pasos que se están dando ahora han subido la apuesta. "El marco de sanciones internacionales se estableció en aras de la guerra contra el terrorismo y la lucha contra los programas nucleares de Irán y Corea del Norte. Los estadounidenses y los europeos lo están llevando ahora un paso más allá", dice el abogado Yehuda Shefer, ex director de la Autoridad de Prohibición del Blanqueo de Dinero y la Financiación del Terrorismo de Israel, que funciona como parte del Ministerio de Justicia. "En mi opinión, se trata de una medida legítima en la medida en que se refiere a los regímenes autoritarios que están siendo ayudados por individuos ricos que no pueden explicar su riqueza.

Según varios expertos, las sanciones personales a los oligarcas tienen dos objetivos entrelazados: ejercer presión sobre ellos con la esperanza de que ésta recaiga a su vez sobre Putin; y ejercer una presión económica directa sobre el propio Putin, que en los papeles no es en absoluto una persona adinerada, porque sus activos están evidentemente en manos de sus allegados. "Es probable que las sanciones personales contra los oligarcas sean más eficaces que las amplias medidas que se están tomando contra la economía rusa, como el asunto del sistema SWIFT", dice Shefer. "Ya estamos viendo a varios oligarcas que intentan llegar a un compromiso o que declaran un espíritu de reconciliación".

Alex Tenzer, activista social entre los inmigrantes de la antigua Unión Soviética, dice: "La furia de los oligarcas en Rusia es mucho más peligrosa para Putin que el opositor Alexei Navalny. La gente siempre sabe cómo empiezan las guerras, pero no cómo terminan. En mi opinión, es la primera vez en 22 años que hay una oportunidad de cambio en Rusia".

Sin embargo, otros creen que aún es demasiado pronto para conocer el alcance y la importancia de cualquier "revuelta de los oligarcas" contra Putin. Desde la decapitación del grupo Yukos poco después de que Putin asumiera el poder, ningún oligarca ha expresado alguna crítica pública contra él. Mikhail Fridman, propietario del conglomerado bancario Alfa Group, puede haber publicado una carta en el Financial Times pidiendo la paz; Abramovich puede haber anunciado que intentará ser un mediador; y Deripaska puede haber expresado su preocupación por la situación de la economía en Rusia - pero ninguno de ellos ha salido con una crítica profunda al propio Putin.

Fridman ofreció recientemente una rueda de prensa en Londres en la que reiteró los mensajes de su artículo de opinión en el Financial Times, pero se negó a hacer una condena explícita. "Es un tema muy sensible. Tenemos decenas de socios y no tengo derecho a ponerlos a todos en peligro", dijo Fridman a los periodistas.

"Si hago alguna declaración política que sea inaceptable en Rusia, tendrá implicaciones muy claras para la empresa, para nuestros clientes, para nuestros acreedores, para nuestras partes interesadas. No tengo derecho a presionar en esa situación", dijo Fridman. "No deberían sufrir, todos estos cientos de miles de personas, sólo porque yo pueda hacer una declaración tonta".

En medio de todos los acontecimientos recientes, parece que la recomendación del ministro de Asuntos Exteriores israelí, Yair Lapid, a los demás miembros del gabinete -de que rechacen cualquier solicitud de ayuda de los oligarcas para eludir las sanciones- no suscitó ninguna atención especial. Puede que la advertencia tuviera un significado especial: en la mesa del gabinete hay varios ministros con vínculos con los oligarcas.

Ahí está Gantz, que antes de entrar en política fue presidente de Fifth Dimension, una empresa que desarrollaba sistemas de inteligencia artificial para aplicaciones militares, gubernamentales y de inteligencia civil. Uno de sus inversores era Vekselberg, y una de las razones del colapso de la empresa son las sanciones que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos impuso a Vekselberg en 2018.

El ministro de Finanzas, Avigdor Lieberman, es conocido por sus vínculos con la administración en Rusia y sus muchos años de estrecho contacto con varios oligarcas. Uno de ellos es Michael Cherney, que posee bastantes bienes inmuebles en Israel, incluido un apartamento en una torre de lujo en Tel Aviv a nombre de empresas registradas en Chipre, un paraíso fiscal. En 2018, una investigación del Canal 13 de Israel reveló que Lieberman había recibido en 1998 (cuando no tenía ningún cargo público) 3 millones de dólares del gobierno en Rusia, con el objetivo de ayudar a bajar el tipo de cambio del rublo para salvar a un banco austriaco. (Lieberman afirmó que se trataba de "noticias falsas").

El ministro de Vivienda, Ze’ev Elkin, está asociado con varios oligarcas que le ayudaron proporcionando garantías de préstamos cuando se postuló a la alcaldía de Jerusalén en 2018. Entre los que proporcionaron garantías a Elkin están los oligarcas Temur Ben Yehuda (también conocido como Temur Khikhinashvili), que se desempeña como presidente del Consejo Empresarial Israelí-Ruso, Yuri Zablonsky y Lev Kenago. Ben Yehuda, antiguo socio de la central eléctrica de Be’er Tuvia junto con el oligarca Boris Lozhkin, estaba en ese momento de visita en Israel junto con el entonces viceprimer ministro de Rusia, Maxim Akimov. Según Elkin, ninguno de los que proporcionaron sus garantías de préstamo está relacionado con Putin. "Lapid tiene razón en su recomendación", ha dicho Elkin. Elkin también recibió contribuciones de los oligarcas Vladimir Gusinsky y Mikhael Mirilashvili.

En dos ocasiones, en 2008 y 2012, el ministro de Justicia Gideon Sa’ar recibió contribuciones de Gusinsky en las primarias del partido Likud, al que también pertenece el ex premier Benjamin Netanyahu. Entre estas dos primarias, cuando era ministro de Educación, Sa’ar apeló a la Autoridad de Población e Inmigración para que acudiera en su ayuda y expidiera un pasaporte a Gusinsky, según informó el Canal 14 de Israel. El director general del Ministerio de Vivienda, Aviad Friedman, gestionó anteriormente los intereses empresariales de Gusinsky en Israel.

"Quizá estos tiempos induzcan a un cierto autoexamen, a la luz de los vínculos entre la élite política israelí y los oligarcas", dice Shefer. "Vekselberg, por ejemplo, se ha metido en problemas relacionados con asuntos de corrupción, y es cercano a Putin. En el asunto de Fifth Dimension, se centró en las sospechas de acciones delictivas relacionadas con licitaciones, pero también hubo algo más importante allí: un oligarca cercano a Putin podría haber recibido acceso a la inteligencia de la Policía de Israel, a través de su contacto con un antiguo jefe del Estado Mayor del Ejército, Gantz. Lieberman recibió el regalo de 3 millones de dólares en 1998 para bajar la tasa del rublo, y ahora está a cargo del dinero que fluye a través de Israel, y está conectado con Cherney y con otros oligarcas".

Mientras tanto, parece que todos los indicios apuntan a que los oligarcas regresan a Israel. Muchos de ellos tienen la ciudadanía israelí, en parte por este tipo de circunstancias. Es probable que se beneficien de la llamada Ley Milchan, que establece que los residentes que regresan o los nuevos inmigrantes no tienen que informar sobre su fuente de ingresos durante un periodo de 10 años.

"Los empresarios acudirán en masa a Israel", dice una persona que asesora a los oligarcas. "A raíz de las sanciones estadounidenses tras la anexión de la península de Crimea, hubo un flujo de empresarios hacia Israel, al que siguió una cierta disminución del flujo. Abramovich, por ejemplo, también tiene nacionalidad portuguesa. Parece como si Israel ya fuera menos atractivo para muchos de ellos. Ahora, una larga fila de empresarios rusos, dueños de miles de millones de dólares, llegará y comprará casas allí. Las sanciones personales contra personas como Fridman y su socio Petr Aven son algo que la gente de esta comunidad no creía que fuera a ocurrir. El suelo en Europa se está moviendo bajo sus pies, y se sentirá en Israel".

Esquivar las sanciones

Todavía es demasiado pronto para saber qué efecto tendrán las sanciones. Aparte de las medidas que se han anunciado, parece que sería una tarea de Sísifo el localizar el capital escondido en paraísos fiscales de todo el mundo. En los Panama Papers filtrados en 2016, se reveló que personas cercanas a Putin habían realizado transferencias de fondos por valor de unos 2.000 millones de dólares en paraísos fiscales, y ese era solo un ejemplo del uso que los oligarcas hacían de los paraísos fiscales.

El oligarca ucraniano Igor Kolomoisky, que tiene la ciudadanía israelí y que anteriormente era cercano al presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy, antes de que las relaciones entre ellos se agriaran, fue demandado en Israel en 2019 por un banco del gobierno ucraniano que había sido nacionalizado. La demanda se basaba en la afirmación de que Kolomoisky y su socio robaron unos 2.000 millones de shekels (más de 600 mil dólares) del banco, una acusación que ellos niegan. Las audiencias de presentación de pruebas en el caso aún no han comenzado, en parte porque EBN & Co., el bufete de abogados israelí que representa al banco gubernamental de Ucrania, estuvo ocupado durante dos años en conseguir documentos en Ucrania. En una petición presentada recientemente ante el tribunal, los abogados describen cómo sus emisarios hicieron el viaje a la isla de Jersey, un paraíso fiscal en el Canal de la Mancha entre el Reino Unido y Francia, para localizar al representante de una organización de fachada relacionada con el oligarca ucraniano.

Otra forma de sacar el capital es a través de los bienes inmuebles, una práctica bien conocida por los oligarcas tanto en Israel como en el Reino Unido. "A menudo, en el registro de la propiedad de las casas de los oligarcas, no se escribe su propio nombre, sino el de una empresa en algún tipo de paraíso fiscal, porque están tratando de ocultar sus activos", dice Roy Agagny, el co-CEO de Megiddo Financial Solutions. "En el caso de un banco o una empresa pública, las sanciones son efectivas, pero las autoridades de Occidente tendrán dificultades para poner sus manos en una parte considerable de los activos, debido al registro camuflado de la propiedad de los activos mediante el uso de empresas anónimas, lo que dificulta la identificación del beneficiario final."

Comprar conexiones

Si los paraísos fiscales y las propiedades inmobiliarias son lugares prácticos para los fondos de los oligarcas, la filantropía y las contribuciones a instituciones académicas, culturales y otras instituciones públicas son un mecanismo destinado a proteger su buen nombre en el ámbito público. Es posible que la guerra cambie también esta situación.

El diario inglés The Guardian informó las presiones que se están ejerciendo sobre la Tate Gallery de Londres para que retire a Vekselberg de su lista de administradores, en la que aparece en gran parte debido a sus contribuciones pasadas. A raíz de las sanciones de 2018, Vekselberg ya no forma parte del consejo de administración del MIT en Estados Unidos.

Entre los oligarcas judíos israelíes, la filantropía también juega un papel importante. En los últimos 20 años, los oligarcas han estado al frente de instituciones públicas en Rusia y en otros países de la antigua Unión Soviética, en organizaciones denominadas Congreso Judío-Ruso en diversos puntos geográficos, paralelamente a la infusión de contribuciones a diversas organizaciones.

Mikhael Mirilashvili, por ejemplo, es presidente del Congreso Judío Euroasiático. La naturaleza de su relación con Putin no está del todo clara: por un lado, estuvo encarcelado en una prisión rusa durante ocho años mientras Putin era presidente, en la primera década del milenio. Por otro lado, también es de San Petersburgo y conoció a Putin cuando el presidente era vice alcalde de la ciudad. Durante la última década, Mirilashvili estuvo presente en dos ocasiones cuando Putin visitó Israel: en 2012 y en 2020, cuando Putin dedicó monumentos relacionados con el patrimonio ruso.

En un pasado lejano, Mirilashvili fue también el empleador de un tal Yevgeny Prigozhin, que gestionaba un restaurante propiedad de Mirilashvili. Prigozhin, también conocido como "el chef de Putin", estaba relacionado con la milicia privada del Grupo Wagner, que fue enviada a Ucrania en misiones para liquidar a determinados enemigos en nombre de Putin. Sin embargo, figuras cercanas a Mirilashvili subrayan que los dos hombres no han estado en contacto durante muchos años.

Mirilashvili tiene hasta hoy amplios intereses comerciales en San Petersburgo a través del holding Petro-Mir, activo en los campos de las infraestructuras, el sector inmobiliario y el farmacéutico. Mirilashvili, cuyo hijo Isaac es millonario por derecho propio y propietario del Canal 14 de Israel, mantiene buenas relaciones con la élite dirigente israelí, incluidos el ex primer ministro Benjamin Netanyahu, el líder del partido Shas Arye Dery y el ex director del Mossad, una agencia de inteligencia israelí, Yossi Cohen.

Mirilashvili es también un importante colaborador de Yad Vashem, el centro oficial israelí para la memoria del Holocausto, que tiene un instituto de investigación que lleva el nombre de su padre. El reciente escándalo por los informes de que Yad Vashem había presionado a Washington para que no impusiera sanciones a Abramovich fue un recordatorio del aspecto problemático de esta filantropía. Abramovich todavía no está en la lista de sanciones y niega cualquier asociación estrecha con Putin. Sin embargo, parece que se está preparando para tal eventualidad, y ha decidido vender el Chelsea FC, el club de fútbol británico, evidentemente por la preocupación de que las sanciones económicas contra él tengan un efecto negativo en el equipo. Al parecer, también ha comenzado a vender los activos que posee en Londres.

A finales del mes pasado, se reveló en el Canal 12 de Israel que Yad Vashem se había puesto en contacto con el embajador de Estados Unidos en Israel, Thomas Nides, para solicitar que no se impusieran sanciones a Abramovich. Esta noticia sigue a otra información fresca: que el oligarca ha hecho una contribución al museo que asciende a decenas de millones de dólares. "Estas contribuciones son la compra de conexiones; es precisamente por estos hechos por lo que las sanciones se producen ahora", dice el ex legislador Bronfman.

Otro oligarca considerado cercano a Putin y que contribuye a Yad Vashem es el presidente del Congreso Judío Europeo, Viatcheslav Moshe Kantor. La riqueza de Kantor se amasó tras la desintegración de la Unión Soviética, gracias a que se hizo con la extensa industria de los fertilizantes. Tiene una participación mayoritaria en el Grupo Acron, que cotiza en las bolsas de Londres y Rusia. El precio de sus acciones ha bajado mucho este mes. Kantor es el director de un organismo llamado Foro Mundial del Holocausto que suscribió los actos de conmemoración de los 75 años del final de la Segunda Guerra Mundial, que se celebraron en Yad Vashem en enero de 2020. En el acto central, Putin generó un escándalo público al hacer declaraciones incorrectas que apoyaban su propia narración histórica de la guerra. En la pantalla se mostraron fragmentos de películas con datos incorrectos, y no quedó claro quién estaba detrás de ellos. El Museo Yad Vashem emitió posteriormente una disculpa oficial.

Kantor es el misterioso "Kafka" al que se hace referencia en una importante disputa entre los importadores de automóviles israelíes Michael Levy y Rami Ungar en relación con la importación de vehículos Kia. Está previsto que el desacuerdo se aborde el próximo mes en el Tribunal Supremo, a raíz de la apelación de Levy a un veredicto del tribunal de distrito a favor de Ungar. Un personaje que desempeña un papel en la disputa es un espía corporativo llamado Aviram Halevy, anteriormente un miembro de alto rango del establishment de defensa israelí que cambió de bando, primero trabajando para Levy y luego para Ungar.

Halevi fue grabado por la gente de Ungar hablando del trabajo que había realizado contra un misterioso oligarca con el nombre en clave de "Kafka". Durante el proceso judicial, se supo que antes de cambiar de bando, Halevi, se había negado a firmar una declaración jurada a favor de Levy, en parte porque temía que Ungar pasara información a "Kafka" que demostrara que Halevi había actuado contra él. "¿Es Kafka una persona que puede asesinarle?" le preguntaron a Halevi en el estrado. "Eso es lo que me temía, sí", respondió Halevi. Se hicieron declaraciones similares en una conversación grabada que se reprodujo para el tribunal en la que la esposa de Halevi dijo que temía que la cabeza de su marido "estuviera dentro de un cajón". Asociados de Ungar han dicho anteriormente a TheMarker que los temores sobre el peligro que representaba "Kafka" estaban en la mente de Halevi.

Un portavoz del Congreso Judío Europeo declaró que "Kantor, como presidente del Congreso Judío Europeo, se dedica actualmente a rescatar y ayudar a los judíos de Ucrania. Como ciudadano británico, y como alguien que ha vivido en Europa durante más de 30 años, no le preocupan los asuntos personales; sólo le preocupan los judíos de Ucrania". En cuanto a la identificación de Kantor como "Kafka", el portavoz dijo: "Esta conexión es muy absurda".




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias