×
Red Internacional
La Izquierda Diario

DIA INTERNACIONAL DE LAS MUJERES.#8M Las pibas de Guernica: "A las que hoy viven mi situación les digo que no se den por vencidas”

Brisa y Paola fueron parte de la ocupación de tierras en Guernica, donde se organizaron en una comisión de mujeres para pelear por una vivienda. Convocan a movilizarse el próximo 8 de marzo y realizar un corte en el Obelisco a las 14 horas para difundir sus reclamos. No dejes de conocer su historia.

Maryline JoncquelMinisterio de Justicia de la Nación/Agrupación Marrón Clasista

Viernes 5 de marzo | 19:57

"A las chicas que hoy viven mi situación les digo que no se den por vencidas que no se queden calladas, que como se formó la marea verde podemos formar la marea violeta y frenar todo y hacer que se nos escuche y que todo esto pare."

Brisa tiene 19 años y es una de las miles de pibas que entraron a la vida política allá por el 2015, con el primer Ni Una Menos y que empezaron a organizarse en sus colegios, hasta ser parte de la enorme marea verde que conquistó el derecho al aborto. “Mi amiga y su madre fueron víctimas de femicidio y empecé a pelear por ellas a los 13/14 años. Cuando me enteré del Ni Una Menos y que había movilización por todas las pibas que mataron y que sufren violencia de género, no dudé ni un segundo en ser parte”.

Pasaron 6 años desde esa primera movilización que echó raíces profundas. Y aunque en la historia, el rol protagónico de las mujeres en las luchas es indiscutible, para muchas ese fue "el gran despertar".

Paola, con su vida y su relato muestra, a pesar de los discursos y la creación de Ministerios de la Mujer, cuál es el verdadero rostro de los gobiernos y el rol del Estado: “Muchas vecinas de la Asamblea de Guernica me cuentan sus historias y veo que tienen denuncias hechas. Pero no son ni una, ni dos, ¡son 20 denuncias! Y que el Estado no haga nada me da mucha impotencia, ganas de romper todo, no quiero que ninguna de ellas sea una Ursula más. A veces pienso y me da rabia que el gobierno hoy no dé ninguna solución y que nos siga mintiendo en la cara.”

"A mí no me cuida un policía, los que realmente me cuidan son mis amigos, mi familia, mi compañero" enfatiza Brisa, que enfrentó el desalojo comandado por Sergio Berni.

Ni una menos sin vivienda ni trabajo

Quienes lucharon en Guernica por una tierra y vivienda, recogieron la solidaridad de miles de trabajadoras, trabajadores y estudiantes en todo el país. Demostraron que hay un camino alternativo a la resignación de vivir en la miseria a la que los gobiernos y los empresarios quieren que nos acostumbremos. Por eso, son muchas las familias de Guernica que hoy siguen en pie y organizadas en la Asamblea Permanente. La comisión de mujeres calienta motores para movilizarse este #8M y una vez más hacer escuchar su voz y su lucha, que se convirtió en un ejemplo: ellas se atrevieron a desafiar los privilegios de los ricos, el poder del Estado, el gobierno, la justicia, y el machismo.

“Para mí tomar una tierra fue una de las cosas que no tenía pensado” dice Paola. Tiene 25 años y es madre de Ian. Trabajaba limpiando casas y terminó el secundario de noche. “Estaba anotada en un curso de auxiliar de enfermería, pero no lo pude pagar más. Me encantaría estudiar enfermería, toda la vida me gustó”. Con la pandemia se quedó sin trabajo: “No tenía plata para pagar un alquiler y terminé en la calle porque me habían desalojado”. Vivió tres meses en la toma, donde se bancó de todo. Junto con Brisa y otras vecinas pusieron en pie la comisión de mujeres. Una organización nacida entre mate y mate, la necesidad de "descargarse" y del apoyo entre pares para sostener el día a día.

Brisa, cuenta que “donde alquilaba no pude bancarlo más porque me quedé sin trabajo. Hasta el día de hoy sigo buscando, voy haciendo changuitas como profesora de apoyo escolar pero mucho no sale”. Durante la toma y por un par de meses, laburó en ventas, sin salario básico, le pagaban solo por comisión. Brisa se egresó del colegio Nelly Ramicone Danza 1 y algunos años antes fue presidenta del Centro de Estudiantes del Mastrazzi, hoy quiere seguir el profesorado de maestra inicial: “tuve que elegir entre trabajar o estudiar por no tener una vivienda y porque quede desempleada al comienzo de la pandemia”.

La pesadilla de la desocupación es cada vez más real entre la juventud, y especialmente entre las mujeres de 14 a 29 años. La cifra llegó al 23,9% en el primer trimestre del 2020. “Vivo con estrés constante por no poder conseguir trabajo. El gobierno por lo que demuestra no está teniendo ninguna preocupación por esto, cada vez somos más les pibes que nos quedamos sin trabajo y terminamos volviendo de nuevo a la casa de mamá, papá o los abuelos” dice Brisa. También muchos jóvenes son responsables de ayudar económicamente a sus familias.

"Este 8 de marzo quiero que todas las mujeres salgan a las calles"

Las y los vecinos de Guernica siguen luchando para que el gobierno de Axel Kicillof y el ministro de desarrollo social Andrés Larroque cumplan con el acuerdo alcanzado por la Asamblea Permanente. Los plazos incumplidos las llevan a vivir situaciones cada vez más extremas y hasta ver amenazadas sus vidas cuando muchas tuvieron que volver a vivir a la casa de sus agresores. Muchas fueron a la toma escapando de situaciones de violencia. Así, al problema de la vivienda se le suma que hay 1 refugio para víctimas de violencia cada 261.000 mujeres.

"Ya basta. Que el gobierno se haga responsable de las mujeres con violencia de género, por la gente que no tiene un techo digno y por las trabajadoras y trabajadores" exige Paola. Ellas saben que la unidad las hizo más fuertes, por eso hoy se coordinan con otras tomas de tierra, con trabajadoras y trabajadores que están en lucha. “Este 8M salgo a la calle por todas nosotras, las que no tenemos dónde vivir, por las que sufren violencia y acoso en sus lugares de trabajo. Porque tengamos un sueldo digno por ellas y por las que ya no están como Úrsula” termina diciendo Brisa.

Con esta fuerza, Brisa, Paola y las mujeres de Guernica, nos llaman a unirnos y fortalecer su pelea. Nos invitan este 8 de marzo al corte en el Obelisco a las 14hs en la que participarán otras trabajadoras que están enfrentando la crisis, para después confluir en la marcha que organiza el movimiento de mujeres a las 17hs.

Quienes militamos en Pan y Rosas estaremos junto a ellas porque estamos convencidas que desarrollando estas luchas, podemos tener la fuerza para conquistar nuestras demandas por tierra, vivienda, trabajo genuino para todas, por Ni una menos, el Estado es responsable.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias