×
×
Red Internacional

Córdoba.Las patronales presionan frente a los contagios, el gobierno de Schiaretti cede

Luego de semanas de rotunda improvisación, el gobierno de Schiaretti y sus voceros “sanitarios” acabaron flexibilizando el protocolo de aislamiento ante casos de covid-19 en Córdoba a medida del pedido de las patronales mientras aumentan los casos y las internaciones.

Laura VilchesConcejala PTS - FIT Córdoba. Legisladora provincial PTS-FIT (mandato cumplido) | @VilchesLaura

Martes 28 de diciembre de 2021 | 21:57

Schiaretti más que gobernador de Córdoba, parece ser el gerente de recursos humanos de las patronales de la provincia. Fiel a su pasado de gerente de multinacional, armó protocolos a tono con los reclamos de las cámaras empresariales supermercadistas e industriales que ante el aumento exponencial de contagios por la velocidad de propagación de la variante ómicron, prendieron el alerta y salieron por todos los medios de comunicación a exigir la defensa de sus ganancias. Los días de aislamiento que pidieron acortar frente a la confirmación de casos positivos o contactos estrecho, sólo se fundan en la búsqueda de la productividad empresaria. No hay un solo atisbo de medida sanitaria en las nuevas disposiciones.

Podríamos trazar una comparación con las nuevas medidas del CDC de EEUU, que aconsejó acortar los plazos del aislamiento en el país a 5 días para personas con esquema completo y sin síntomas también luego de las presiones de compañías, tal como denuncian nuestros compañeros de Left Voice señalando a la compañía aérea Delta entre las de más peso en el Lobby para tomar esta medida.

Frente al aumento de los casos positivos de COVID que hoy tuvieron un nuevo salto (8583) superando la máxima histórica de contagios para Córdoba (5528) en todo lo que lleva la pandemia, el gobierno de Hacemos por Córdoba actuó desde la improvisación permanente.

También crece la ocupación de camas criticas, se ha triplicado ese indice. Hace una semana, el martes 21, según el parte oficial había 52 personas internadas, lo que representaba el 1,5%. Hoy 28 de diciembre, se registraron 37 nuevas internaciones, siendo un total de 158 y llegando al 4,5% del total.

Hace unas semanas, cuando los casos iban paulatinamente en aumento, se observó una saturación de los pocos centros de testeos que quedaron activos, ya que el gobierno no sólo había desmantelado el “COE” sino también limitado la capacidad de testear a la población reduciendo los centros de testeo, lo que dejo sin dispositivos para hacer frente a nuevos picos como el que se observó en las semanas previas a la Navidad.

Tras las quejas de la población y las imágenes de filas eternas que se replicaban en medios nacionales, dispusieron la apertura de nuevos ámbitos para testear, que ante la afluencia, quedaron rápidamente sin insumos de test rápido o que atendían con escaso personal, como denunciamos desde La Izquierda Diario.

Sumado a esto en los últimos días, observamos la falta de kits para la identificación de infecciones por COVID (en cualquiera de sus variantes) ante lo cual, tanto el gobierno nacional como el provincial, abren la posibilidad al gran negocio del autotest, que, como indican los especialistas, poseen un alto grado de imprecisión y podrían subregistrar tanto los casos positivos como negativos.

La última medida tomada en la jornada de este martes, y tras la presión ejercida por las diversas cámaras empresariales, fue suspender el protocolo que exigía aislamiento por 12 días y considerarse caso positivo si la persona tenía contacto estrecho positivo y poseía síntomas, sin necesidad de testearse: una medida coherente con la velocidad de transmisión del virus en su variante Ómicron, aunque como respuesta apurada, una vez más, a la falta de insumos.

Es que, lejos de mantener la medida dictada pocos días atrás elevando el número de días de aislamiento a 12 (incluso se llegó a debatir si ampliarlos), el gobierno dictó un nuevo protocolo acortando los días (a 7 e incluso 5 en casos sin síntomas) en que considera a los y las trabajadoras aptas para la vida laboral, pero no para la vida social: tal como lo señala explícitamente el protocolo “los casos positivos sintomáticos con cuadros leves o moderados que no necesitaron internación y presentan esquema completo de vacunación (dos o tres dosis según corresponda) y habiendo pasado al menos 24 horas sin síntomas el periodo de aislamiento se acorta a siete días. En estos casos no es necesario realizar un test para su alta, siempre y cuando hayan pasado al menos un día sin síntomas. Una vez obtenida el alta, deberá reforzar por tres días las medidas de protección (uso de barbijo quirúrgico, ventilación de lugares y evitar reuniones sociales o familiares).” Es decir, podes (y debes según el gobierno y las patronales) ir a trabajar pero no juntarte con tu familia.

Con estas medidas, las patronales buscan legalizar una situación que viene sucediendo de hecho, sobre todo en los lugares más expuestos a la precariedad como denuncia La red de trabajadorxs precarizados que ya ocurreen sectores como el gastronómico o call center. Jóvenes trabajadores denuncian que la presión de las empresas para retomar antes las tareas laborales se da en casos positivos y con síntomas.

El discurso que sostiene el pedido de los sectores empresarios, como pudo observarse en las declaraciones de la cámara de supermercadistas (que llegó al punto de avisar a los trabajadores de "inventar" casos, una canallada), presupone que la variante de mayor circulación es la variante ómicron, de la que sin pruebas científicas suficientes, se afirma menor agresividad como consecuencia de una supuesta “evolución” del virus del COVID.

Esto, por otro lado, obtura la posibilidad de medidas contundentes frente a variantes como Delta que tiene un periodo más extenso de incubación, y por lo tanto, requiere mayor tiempo de aislamiento para prevenir nuevos contagios. Vale mencionar que todavía producto de la costumbre que continúa en el gobierno provincial de no querer reconocer cuando se le desborda la situación y no brindar información, no existen números ciertos sobre la extensión de cada cepa en la provincia, por lo que, como señalamos, se abre la puerta a qué casos de Delta se guíen por el protocolo de Omicron y se pueda extender el contagio de Delta aún más.

Finalmente, como ya se observó frente a otras olas de contagio, la apelación es siempre a la responsabilidad individual, del mismo modo que las medidas de cuidado apuntan a lo mismo, sin alertar siquiera sobre las responsabilidades que tienen las empresas privadas que convocan a los trabajadores en espacios sin ventilación por ejemplo, ante la ola de calor y el uso de aires acondicionados, o las empresas de transporte de pasajeros que no han aumentado la frecuencia ni la cantidad de unidades de colectivo para garantizar medidas de distanciamiento social, necesarias además del uso del tapabocas.

Lejos de reforzar la vigilancia en el cumplimiento de las medidas dispuestas para las empresas, que las y los trabajadores, también denuncian, el gobierno de Schiaretti garantiza la condiciones que cuidan sus ganancias y no la salud de las mayorías populares, permitiendo que las patronales ejerzan toda la presión posible para mantener funcionando sus empresas a riesgo de causar problemas de salud o una extensión del contagio aún mayor.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias