×
×
Red Internacional

Podemos pide en la Comunidad de Madrid que las menores de edad puedan abortar sólo con el consentimiento de uno de los progenitores. Una exigencia limitada como todo su programa respecto a los derechos de las mujeres.

Àngels VilasecaBarcelona / Trabajadora de Servicios Sociales

Martes 24 de mayo de 2016 | Edición del día

Foto: Jose Manuel López, portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid. Twitter.

Tal y como recordaremos, en el septiembre pasado se aprobó la Reforma de la ley que impide a las mujeres menores de 18 años poder ejercer su derecho a interrumpir el embarazo sin el consentimiento de sus padres o tutores legales. El PP impuso esta medida para contentar a los lobbys ultracatólicos y Pro-Vida, después de que las manifestaciones de mujeres lograran paralizar la reaccionaria Ley de Gallardón.

En la Comunidad de Madrid es obligatorio que las menores de edad vayan acompañadas de sus dos progenitores para solicitar el aborto. Un impedimento aún mayor ya que en el resto del territorio del Estado basta con el consentimiento de uno de ellos. Además según afirma ACAI , la Asociación de Clínicas Acreditadas para la interrupción voluntaria del embarazo, este requisito se establece incluso en casos de familias monoparentales, penas privativas de libertad, enfermedades invalidantes, órdenes de alejamiento y sentencias por maltrato de uno de los tutores.

Desde el grupo de Podemos de Madrid se recogió la denuncia de ACAI y afirmaron que presentarían una iniciativa en la cámara parlamentaria para que las menores puedan abortar sólo con el consentimiento de uno de los progenitores. El portavoz de Podemos en la Asamblea, José Manuel López, aseguró que “esta excepción constituye una aplicación indebida de la ley”. Según López está interpretación “condena a la indefensión y a la falta de garantías a numerosas mujeres menores”.

Pero, conseguir el permiso, aunque sólo sea de uno de los progenitores, es un gran obstáculo para muchas adolescentes. ¿Qué pasa, por ejemplo, si los dos padres son ultraconservadores y antiabortistas?

En el momento que esta Reforma de la ley del aborto iba a aprobarse en el Senado, Podemos se posicionó totalmente en contra y la rechazó por considerarla “ideológica y moral”. La senadora Maribel Mora se estrenó con una propuesta de veto a la misma. Pero lamentablemente en esta ocasión la crítica no ha sido tan contundente, y el portavoz de Podemos en Madrid se ha limitado a denunciar la mayor dureza con la que se aplica la ley en la Comunidad madrileña, pero no ha cuestionado la existencia de ésta a nivel Estatal.

La formación morada está claramente a favor del derecho a decidir de las mujeres. Sin embargo, cabe destacar que esta posición puede verse limitada si no va acompañada de una amplia movilización de mujeres que luche por alcanzar el pleno derecho al aborto libre,seguro y gratuito para todas.

Cuando se intentó imponer la Reforma de Gallardón fueron miles de mujeres las que salieron a las calles y eso es lo que consiguió paralizarla. Sin embargo, en ese momento la intervención de Podemos dejó mucho que desear, ya que no estuvo presente en las protestas. Podíamos escuchar las palabras de la misma Carolina Bescansa que relegaban la lucha por el derecho al aborto como un tema poco prioritario.

Unidos Podemos: un programa cuestionado por las organizaciones de mujeres

Cabe destacar que el actual programa de mínimos “Cambiar España, 50 pasos para gobernar juntos” de Unidos Podemos, la nueva coalición con Izquierda Unida, ha sido objeto de duras críticas por parte de las mismas organizaciones de mujeres propias del grupo.

Las críticas empezaron desde el Área de la mujer de Izquierda Unida. Las mismas fueron excluidas del proceso de elaboración del programa, así lo denunciaban en su comunicado “nuestro rechazo por el acuerdo adoptado con Podemos respeto a las políticas de la mujer y también al proceso llevado a cabo incumpliendo el compromiso de participación del Área de la Mujer”.

Continúan diciendo que en el propio programa están ausentes demandas tan básicas como acabar con la desigualdad salarial o el derecho al aborto libre, seguro y gratuito “os solicitamos su modificación, que debe ir incluido al menos, el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo sin cortapisas, la igualdad salarial y en el acceso al empleo, la paridad real, la visibilidad transformadora, la violencia de género como una violación de los Derechos humanos y del principio de igualdad, etc.” .

A esta crítica se sumó también el Partido Feminista, integrado en Izquierda Unida desde el año 2015. Las feministas de Podemos también se posicionaron y alegaron que “el documento “Cambio España: 50 Pasos para gobernar juntos” no contiene perspectiva feminista alguna, ni siquiera habla explícitamente, en alguno de sus puntos, de las reivindicaciones de las mujeres”.

El hecho de que no se recojan las principales reivindicaciones de las mujeres en el programa es una expresión de las limitaciones de la “nueva política del cambio”. La falsa ilusión de que los derechos sólo se pueden conquistar en las elecciones y en las instituciones ha conllevado ceder en muchas de las demandas, o a que estas dejen de ser una prioridad.

Se demostró en el intento frustrado de la formación de Pablo Iglesias de pactar con el PSOE. A pesar de que en el actual programa de Unidos Podemos se proponga derogar la Reforma laboral del 2012 y la del 2010, en ese momento no lo tenían tan claro. Eso entre otras cesiones, que también afectaban gravemente a las mujeres, como en la dotación de recursos de la Ley de dependencia o el aumento del permiso de la paternidad.

Por otra parte, para que las diferentes reivindicaciones se lleven realmente a la práctica tienen que chocar inevitablemente con los intereses del Régimen actual y del orden social preestablecido. Pongamos un ejemplo, recordemos el “gesto” de Carolina Bescansa cuando llevó a su bebé en el Congreso. Fue un hecho muy acertado para visibilizar la cruda realidad por la que pasan la gran mayoría de mujeres trabajadoras que no pueden conciliar su vida laboral con el cuidado de los hijos.

Pero junto a éste es necesario que también se incentiven grandes manifestaciones, huelgas y protestas que impongan mejores condiciones laborales o la apertura de guarderías gratuitas. Si no acaba reduciéndose sólo a eso: a un mero gesto simbólico, abandonando las calles y, sobre todo, sin cuestionar los intereses de los capitalistas como es el “ahorro” de una de las tareas de cuidado como es el de los hijos.

Las contradicciones de los “Gobiernos del cambio” nos muestran que la real emancipación de las mujeres sólo se podrá conquistar con una movilización independiente, junto al resto de sectores oprimidos y explotados que enfrente de raíz a la criminal alianza entre el Capitalismo y el Patriarcado.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias