×
×
Red Internacional

Guerra en Ucrania. Las empresas europeas de gas buscan adaptarse al decreto de Putin y pagar en rublos

Luego del anuncio de Putin de cortar el suministro de gas a Polonia y Bulgaria por no pagarle a Rusia en rublos, las principales empresas europeas de distribución, ahora buscan las formas de pagar en esa moneda. La alta dependencia europea de gas ruso, más allá de la retórica imperialista y de sus sanciones, hizo que las grandes compañías acepten los términos de Putin mientras la OTAN refuerza la ayuda militar a Ucrania, fortaleciendo sus tendencias guerreristas.

Jueves 28 de abril | 13:13

El decreto de Vladimir Putin plantea que los compradores de gas no rusos deben abrir cuentas especiales en rublos en Gazprombank, el tercer banco más grande de Rusia y proveedor de servicios de Gazprom, la empresa estatal rusa que provee de gas a Europa.

Ahora por la preocupación que ocasionó la suspensión del gas ruso a Polonia y Bulgaria, grandes empresas importadoras del gas ruso buscan la forma de realizar esos pagos en la moneda rusa.

Putin, luego de anunciar la suspensión del suministro a esos dos países, miembros de la OTAN, amenazó con un aumento de aproximadamente un 20% del precio mayorista de ese producto, mientras el primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki habló de un "ataque directo" por parte del gobierno ruso a su país.

Te puede interesar: Sánchez visita a Zelensky y reafirma su compromiso con la política guerrerista de la UE

Finalmente el aumento terminó siendo de un 8 % al día siguiente de esta decisión del gobierno ruso. El precio del gas es actualmente es casi siete veces más alto que hace un año, algo que afecta directamente a las mayorías populares europeas, con el alza del suministro de ese servicio y de los combustibles en general.

Si bien Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, planteó que cualquier país de la Unión Europea que comience a pagar el gas en rublos estaría violando el régimen de sanciones del bloque. Esto podría aumentar las diferencias entre los propios estados imperialistas que están llevando adelante las sanciones contra Rusia, que en definitiva están pagando las familias trabajadoras de ese país.

Por ejemplo, el gobierno alemán que ya anunció que comenzará a enviar tanques para Ucrania, por ser el principal comprador del suministro ruso, siempre buscó bajarle el precio a esa postura de la comisionada europea. Ahora una de las empresas energéticas alemanas, Uniper, ya anunció que está en conversaciones con Gazprom buscando otras modalidades de pago concretas, en estrecha colaboración con el Gobierno alemán. En un comunicado planteó que "Uniper puede decidir por sus contratos: consideramos posible una conversión de pago que cumpla con la ley de sanciones y el decreto ruso (...) Para nuestra empresa y para Alemania en su conjunto, no es posible prescindir del gas ruso a corto plazo, esto tendría consecuencias dramáticas para nuestra economía”.

Te puede interesar: Alemania da otro salto armamentista y anuncia el envío de tanques a Ucrania

Por su parte una compañía austríaca OMV, la empresa petrolera más grande de ese país, también anunció que está buscando formas de pago que por un lado no vayan en contra de las sanciones europeas, pero le permita seguir comprando gas ruso. El Financial Times afirmó que también la italiana ENI y otras empresas de Hungría y Eslovaquia, estaban en las mismas tratativas.

El Gobierno de Putin lo que exige, según el decreto emitido, es que si bien acepta que en una primera instancia se use el euro como moneda de pago del gas, que figura en los contratos, esos euros se venderían en la bolsa de valores de Moscú por rublos, para luego transferirlos a Gazprom.

Mientras los países imperialistas aumentan su guerrerismo (acrecentando sus presupuestos militares y continuando con el envío de armas a Zelensky, cada vez más pesadas), con el objetivo de esmerilar las fuerzas militares de Rusia en su invasión y guerra a Ucrania, también están buscando cómo garantizarse el suministro de gas. La principal preocupación en este caso es que una disminución en sus importaciones, produzca un escasez en las industrias, pero también en los hogares de sus poblaciones, provocando un aumento en la disconformidad hacia esos mismos gobiernos, que como dijimos están acrecentando sus presupuestos militares en detrimento de partidas presupuestarias que vayan a las necesidades básicas de las mayorías populares, como ser salud o vivienda.

Te puede interesar: Algunos elementos para el análisis militar de la guerra en Ucrania




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias