Política Internacional

ESTADOS UNIDOS

Las elecciones estadounidenses y el ascenso de Bernie Sanders

Durante las últimas semanas, la elección interna del Partido Demócrata está marcada por el crecimiento de Bernie Sanders en las encuestas, pero ¿Quién es y qué plantea Sanders?

Pablo Oprinari

Ciudad de México / @POprinari

Jueves 30 de enero | 13:45

Durante las últimas semanas, la elección interna del Partido Demócrata está marcada por el crecimiento de Bernie Sanders en las encuestas, acercándose al ex vicepresidente Joe Biden, el favorito del establishment del partido y quien las encabeza a nivel nacional.

De hecho, se proyecta su triunfo en Iowa el 3 de febrero, la primera parada de las internas demócratas, donde las encuestas locales le dan un 25% frente al 22% de Biden. Estos dos, junto a Elizabeth Warren, son quienes tienen mayores posibilidades obtener la nominación demócrata. El crecimiento de la postulación de Sanders generó discusión en la prensa en Estados Unidos y conmoción al interior de su partido.

El fenómeno Sanders no es nuevo. Senador por el estado de Vermont, compitió en el 2016 con Hillary Clinton, quien prevaleció para ser finalmente derrotada en las elecciones presidenciales por el republicano Donald Trump.

El ascenso de este político de 78 años, que se define a sí mismo como un socialista democrático, mientras se mantiene dentro del partido demócrata, es muestra de la crisis de representación en Estados Unidos y en particular de la pérdida de legitimidad de los políticos tradicionales de los dos principales partidos imperialistas, y de una polarización política y social.

Sanders -quien confluye con un grupo de congresistas encabezadas por Alexandria Ocasio-Cortez-, con un discurso contra las corporaciones, logró atraer el apoyo de importantes sectores de la juventud, entre la cual, según distintas encuestas, más de un 50% aprueba el socialismo. Muchos de estos jóvenes se sumaron a su campaña en el 2016 y ahora este 2019-2020.

Dentro de lo que la juventud entiende por socialismo está el paquete de reformas propuestas por Sanders y que espantan al establishment de Estados Unidos, como “Medicare for all”, Universidad pública y abatir el cambio climático.

Se trata de un proceso muy progresivo que recorre a las nuevas generaciones que están dando, en el corazón de los EE UU ,un giro a izquierda como no se veía en décadas, lo cual se articula además con un resurgir de la lucha de clases en sectores de trabajadores, como los maestros, así como por las movilizaciones del movimiento de mujeres, contra el cambio climático, por los derechos de los migrantes, de las cuales son protagonistas miles de jóvenes.

Las repercusiones en el establishment de EEUU

La estrella ascendente de Sanders, y su programa, ya provocan un terremoto dentro de su partido. Aunque al principio los demás candidatos lo ignoraban, en los últimos días empezaron a tratarlo como un competidor serio.

Su propuesta de “Medicare for all” -que genera amplia simpatía entre sectores populares que no tienen acceso a la salud- fue criticada de forma conservadora como “inviable”, por representar un gasto que sería imposible de costear para el estado.

Su discurso contra las corporaciones también es criticado por la cúpula de un partido que se debe a las mismas. Asimismo, medios como el New York Times, que apoya abiertamente a las candidatas Elizabeth Warren y Amy Klobuchar, argumentó que Sanders no tiene posibilidad de ganarle a Trump y que sus posiciones polarizan a la sociedad estadounidense, comparándolo con el actual presidente.

Este argumento es repetido por algunos de sus competidores, arguyendo que el “radicalismo” de Sanders ahuyentará a los votantes de centro, que según los cálculos electorales son necesarios para ganarle a Trump.

Hillary Clinton, una de las mayores representantes del establishment demócrata, salió a su cruce para desacreditarlo. Por otra parte, muchos jóvenes que votarían por él no apoyarían a otro candidato demócrata, como ya ocurrió cuando perdió con la misma Clinton; lo cual preocupa a las cúpulas del partido. Aunque está indefinida aún la competencia con Warren y Biden, su ascenso indica que no puede descartarse su triunfo.

Dentro del partido republicano también está a discusión si una candidatura de Sanders favorecerá o no las posibilidades de que Trump logre su reelección.

En el círculo cercano al presidente también hay quienes consideran las dificultades que tendría para conquistar al centro del electorado, en tanto que hay otros que opinan que su “radicalismo” podría despertar un entusiasmo popular contagioso que afectaría las posibilidades de reelección del actual presidente.

Trump enfrenta hoy un proceso de impeachment que ya es una crisis política -independientemente de las escasas posibilidades que hay de que termine en una destitución, por el peso republicano en el Senado- y que si se extiende cruzará toda la campaña electoral.

Sin embargo, tiene a su favor la situación económica estable, la unidad del partido republicano y el apoyo de buena parte de los electores que lo hicieron presidente. En el terreno internacional, su política agresiva contra Irán, que mostró poderío para desalentar a sus competidores y enemigos en el mapa geopolítico, no lo debilitó internamente.

Trump está utilizando a su favor los acuerdos comerciales -como el T-MEC-, la política xenófoba y racista contra los migrantes y la presión imperialista sobre México, que ya le otorgó réditos electorales en el pasado. Por todo eso, para Trump las internas demócratas son de importancia para medir las posibilidades y peligros hacia las elecciones del 3 de noviembre del 2020.

Lo que está claro es que si Sanders sigue creciendo y logra un resultado favorable en Iowa, se elevará sensiblemente el tono de la discusión en torno a su candidatura y su programa al interior del partido demócrata. Así como la polarización electoral con los republicanos, la cual sería mayor que si Trump enfrentarse en noviembre a una nominación demócrata más “moderada”.

Te puede interesar: El socialismo de Bernie Sanders​ no va más allá de un capitalismo edulcorado

El “socialismo” sanderista

Decíamos antes que Sanders capitaliza un proceso profundo que recorre la sociedad estadounidense -lo que hemos llamado una “crisis orgánica”- y empalma con el giro a izquierda de sectores de la juventud, quienes son atraídos con sus referencias al socialismo, su discurso contra los súper-ricos y las medidas que promete en el terreno de la salud, la educación y el medio ambiente.

Sin embargo, el programa de Sanders, más que socialista, se trata de una serie de reformas que podrían encuadrarse dentro de un “estado de bienestar” capitalista.

Como planteó el periódico Left Voice aquí, su propuesta de “Medicare para todos”, que los representantes de la burguesía no quieren otorgar, “no acabará con toda la asistencia sanitaria privada. Los hospitales, por ejemplo, seguirán obteniendo enormes beneficios.”

Luchar por un sistema de salud verdaderamente público y gratuito, una cuestión muy sentida por los trabajadores y los sectores populares en EEUU, requiere poner en cuestión “los intereses y las ganancias de las grandes empresas del sector y garantizar los recursos a partir del cierre de las bases militares de EE.UU. en todo el mundo y de detener toda la financiación de la máquina imperialista”.

Sanders, aunque quiera limitar con nuevos impuestos las ganancias de los superricos y plantee medidas progresivas como la universidad pública que son repudiadas por el establishment estadounidense, no pretende afectar de manera radical los intereses de las grandes trasnacionales que explotan a los trabajadores y el pueblo de EEUU ni la la política imperialista que oprimen a los pueblos del mundo.

Los candidatos demócratas apoyaron y votaron las intervenciones militares de los años previos; y el mismo Bernie, aunque se opuso a los presupuestos militares de Trump, votó a favor del presupuesto de guerra de Bush y Obama. Aunque la llamada “insurgencia” demócrata criticó el ataque contra Irán, no lo hizo por ser una agresión imperialista -como haría todo socialista- sino por “no estar entre las prioridades de la nación”.

Las propuestas de Sanders y de sus aliadas como Alexandria Ocasio-Cortez plantean otras importantes discusiones que exceden este artículo -como lo referente al Green New Deal o la cuestión migratoria- que abordaremos posteriormente.

Los límites de su socialismo se explican cuando se considera que Sanders se postula dentro del Partido Demócrata. Un partido imperialista que ha sido garante, una y otra vez, de asegurar las ganancias de la clase capitalista y fue responsable de la política exterior estadounidense una y otra vez, mediante la cual se oprimió -y se oprime a los pueblos de México, América Latina y el Caribe, África y Asia.

Te recomendamos: ¡Abajo la agresión del imperialismo yanqui contra Irán!

Además, el partido demócrata ha sido la principal fuerza política encargada de cooptar los movimientos disruptivos, desde el movimiento por los derechos civiles en la década de 1960, hasta el movimiento de derechos de los inmigrantes a principios de la década de 2000, y los principales procesos de organización y lucha del proletariado estadounidense durante el siglo XX y XXI.

Los trabajadores, las mujeres y los jóvenes que empiezan a cuestionar el capitalismo y el establishment que lo sostiene, tienen por delante el desafío de ir más allá, de avanzar en una perspectiva verdaderamente socialista y revolucionaria.

Como han escrito nuestros camaradas de Left Voice -que impulsan una política internacionalista y antiimperialista, independiente del partido demócrata y de Sanders-, dirigiéndose a esa nueva juventud que surge:

“Necesitamos una organización socialista revolucionaria... para convencer a millones de personas de la necesidad de una ruptura tajante con el capitalismo y de sentar las bases para una nueva sociedad basada en la solidaridad y no en la explotación.”

También puedes leer: Estados Unidos: por qué los socialistas no apoyamos a Bernie Sanders







Temas relacionados

Green New Deal   /    Alexandria Ocasio-Cortez    /    Política Internacional   /    Bernie Sanders   /    Donald Trump   /    Estados Unidos   /    Opinión   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO