×
Red Internacional

En medio de la segunda ola, con más de 500 muertes por día, el Gobierno porteño modifica protocolos sanitarios a trabajadores/as que intervienen con niños, niñas y adolescentes en dispositivos convivenciales. Conversamos con dos de los/as trabajadores/as.

Juana SegaTrabajadora municipal del área de niñez

Domingo 25 de abril | 17:12

El Gobierno de la Ciudad les comunicó a las/os trabajadoras/os de los Centro de Atención Transitoria de niños y niñas que ante un caso de covid-19 en el dispositivo, quienes hayan sido contacto estrecho no podrán aislarse preventivamente. Tampoco se les indicará testeos preventivos. Asimismo la gestión refiere un cambio en los protocolos, y la definición de contacto estrecho con la que se venía operando.

Dentro del Consejo de Derechos de Niñas, niños y adolescentes (CDNNyA) existen los Centros de Atención Transitoria (CAT). Estos se constituyen en hogares transitorios donde conviven niñas, niños y adolescentes, víctimas de graves vulneraciones a sus derechos. Al ser su hogar, niñas y niños transcurren la mayor parte del día dentro de los dispositivos, compartiendo entre sí y con adultas/os a cargo.

Actualmente son tres dispositivos transitorios en la Ciudad de Buenos Aires que están compuestos por operadores sociales, profesionales, administrativas/os y choferes, que en su mayoría son contratados a través de monotributo y no cuentan con estabilidad laboral, obra social, ART, aguinaldo, paritarias, carrera, vacaciones, u otras licencias pagas.

En el marco del inicio de la pandemia las/os trabajadoras/os fueron considerados “esenciales” para continuar asistiendo, sin salarios acordes, medidas de cuidado e higiene adecuadas. En dicho contexto, siendo contraria a la indicación epidemiológica que recomendaba que no haya acumulación de personas, se trasladó a dos de los CATs, incluyendo trabajadoras/os y niñas/os a un predio en común. Hecho psíquicamente disruptivo para las/os niñas/os y adolescentes en situación de vulnerabilidad, teniendo que abandonar el espacio de alojamiento para conocer nuevas/os niñas/os, adolescentes y adultas/os. Para las/os trabajadoras/os implicó un cambio en los equipos de trabajo, lógicas y funcionamientos ya asentados en cada uno de los espacios. Luego de unos meses tanto las/os NNyA como las/os trabajadoras/os volvieron a los dispositivos donde estaban anteriormente.

A lo largo del transcurso de la pandemia ciertas medidas cómo ser el traslado en transportes específicos para las/os trabajadoras/os, o testeos de anticuerpos fueron dejando de garantizarse, hasta llegar al día de la fecha donde ante la exponencial suba de casos, con 2800 casos promedio por día, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta comunica medidas negligentes que exponen a las/os trabajadoras/os y niñas/os.

Así lo expresa una trabajadora de uno de los dispositivos: "Nos dijeron que a partir de ahora cambió el protocolo por contacto estrecho, si un compañero da positivo, no nos aislamos y tenemos que seguir trabajando". También agregó "y que en un año de haber trabajado en estas condiciones deberíamos haber aprendido cuáles son los métodos de prevención" aludiendo exclusivamente a la responsabilidad individual y culpabilizando a los/as trabajadores/as cuando no se garantizan las mínimas condiciones.

En estas medidas también se incluye un accionar perverso donde no se informa a los y las trabajadoras ante casos sospechosos o positivos poniéndoles en riesgo a ellos/as convivan o no con personas de grupo de riesgo. "Es muy frustrante que los directivos nos digan que si hay un caso positivo no nos podemos aislar. No nos mandaron nada por escrito y a su vez ya ha pasado que no nos comunican cuando un compañero con el que tuvimos contacto estrecho comienza con síntomas".

Las/os trabajadoras/os refieren que en lo cotidiano es imposible mantener la distancia social de dos metros, ya que ingresan niñas/os con meses de vida. También indican esta dificultad con compañeras/os con quienes comparten hasta 10 horas de jornada laboral en el mismo espacio. Ante esto alertan la gravedad de que se continúe propagando el virus entre las/os trabajadoras/es.

"Hay dos aspectos que no se pueden cumplir, estamos en un espacio cerrado y con niños niñas y adolescentes el contacto es menor de un metro. Hay chicos pequeños que requieren otro tipo de contacto y cuidados. Si le pasas el peine fino estás a menos de un metro de distancia y con les compañeres hay cosas que se hacen en conjunto". Agrega que "en este nuevo protocolo no tienen idea de cómo son los espacios donde estamos trabajando. Se desayuna, se almuerza y hay chicos que necesitan el acompañamiento para dormir".

Ante la consulta sobre los métodos de higiene o limpieza las/os trabajadoras/os indican que no son suficientes, que no han habido desinfecciones profundas de los espacios ante casos de covid-19 positivo, y que la toma de temperatura al ingresar y egresar del espacio en la jornada laboral termina siendo algo optativo y no reglamentado. Tampoco existen protocolos luego de que hayan asistido a algún hospital o clínica con las/os niñas/os y adolescentes.

Así, el gobierno de Larreta que dice bogar por los cuidados de las/os niñas/os en el marco de la disputa de la presencialidad o virtualidad en las clases, obliga a las/os trabajadoras/os que han sido contacto estrecho a asistir a sus puestos de trabajo, exponiendo la integridad bio psico física de las/os niñas/os y adolescentes que están alojadas/os allí.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias