×
×
Red Internacional

Estos espacios verdes son vitales contra el calentamiento global y para prevenir inundaciones. Sin embargo fueron entregados a Racing por Kicillof para la construcción de un predio deportivo privado.

Lautaro Del CastilloEstudiante ISDF Nº 41 de Adrogué - En Clave Roja

Miércoles 25 de agosto | 13:46

Por distintos motivos la conservación de los espacios verdes ganó terreno en la agenda mediática de las últimas semanas. Desde la crisis climática por el calentamiento global (que niegan los "liberales" como Milei), la movilización por la ley de humedales, hasta los carpinchos recuperando el terreno ocupado por los chetos de Nordelta. Este tema copó portadas de diarios, televisión, y contenido en redes sociales. En la zona sur del Gran Buenos Aires esta problemática está en discusión hace un largo tiempo. En esta nota retomaremos la situación del humedal Laguna de Rocha, del partido de Esteban Echeverría. Este ecosistema corre riesgo principalmente por un proyecto inmobiliario impulsado por Racing Club, pero también por la proliferación de basurales y el relleno para instalar precarios asentamientos.

Predio Néstor Kirchner: con ayuda del peronismo avanza la entrega del humedal

El año pasado mientras miles de familias luchaban por el derecho a la vivienda en Guernica, el gobierno de Kicillof ratificaba la entrega de 32 hectáreas de la Reserva Natural Laguna de Rocha a Racing Club. La misma gobernación que respondía con topadoras, gases y balas de goma al reclamo por tierra para vivir, en simultáneo y sin ninguna contradicción, regalaba parte de este pulmón verde. El objetivo de la institución deportiva es construir el predio “Néstor Kirchner”, un centro de alto rendimiento para que entrene su plantel profesional de fútbol. Según informa el sitio oficial del club de Avellaneda para llevar adelante este proyecto se realizarán obras en 10 de las 32 hectáreas asignadas. Aunque lo nieguen, se afectará el ecosistema y los barrios circundantes. En la Asamblea Ordinaria del club que trató el presupuesto 2021-22, realizada a principios de agosto, se aprobó el avance de las obras.

Imagen del proyecto predio "Néstor Kirchner"

La gobernación, el Municipio de Esteban Echeverria, a cargo de Gray y el ministro de justicia Julio Alak (que también es socio de Racing), están actuando en contra de la ley 14.488. Esta normativa determina que la Laguna de Rocha es una reserva natural integral y mixta, por lo que no puede existir construcción alguna ya que eso modificaría el ecosistema de la reserva y la calidad de vida de las zonas aledañas. Allí se encuentran barrios precarios que sufrirían inundaciones, contaminación de las napas y diversas enfermedades. A eso se suma la migración de animales salvajes a áreas urbanas con el doble riesgo que ello implica: por un lado la transmisión de enfermedades zoonóticas, de los animales a los humanos; y por el otro, la propia muerte de los animales que no está adaptados a vivir en un entorno ajeno a su hábitat.

Te puede interesar: Esteban Echeverría alertan sobre incendios en la Reserva Natural Laguna de Rocha

Otra problemática que afecta el humedal son las actividades realizadas por la empresa de residuos Covelia. Existen asentamientos como el barrio “9 de enero” que se construyeron sobre la basura arrojada por esta empresa y el por propio municipio, que irónicamente en plena campaña electoral, comienza a montar “operativos de limpieza” sobre los mismos rellenos que habilitaron o produjeron. Esas casillas precarias que ni siquiera cuentan con tendido de luz, mucho menos agua potable o cloacas, serán afectadas por inundaciones de concretarse la construcción del predio, del cual buena parte ya han rellenado.

Barrio "9 de enero" a metros de un incendio forestal

La importancia de la laguna de Rocha

Este ecosistema está ubicado en Monte Grande, localidad del partido de Esteban Echeverría. Se trata de un humedal con una extensión de alrededor de 1400 hectáreas, de las cuales 300 corresponden a espejos de agua, que año a año se reducen por la intervención capitalista. A su vez, solo 630 hectáreas se encuentran protegidas por la Ley. Está limitado por la autopista Riccheri, el Río Matanza, Trasradio Internacional y la ciudad de Monte Grande. Allí habitan aproximadamente 173 especies de aves, y variedad de anfibios, reptiles y mamíferos. Además del gran valor como patrimonio natural, también representa un patrimonio histórico-cultural irremplazable por ser escenario de batallas entre los pueblos originarios que allí habitaban en rechazo a los colonizadores. Por otra parte, también alberga lo que fuese un centro clandestino de detención durante la última dictadura cívico-militar.

Los humedales son ecosistemas que permanecen en condiciones de inundación o con su suelo saturado de agua de forma permanente o semipermanente. Su importancia reside en la gran biodiversidad que albergan y en el rol que cumplen para abastecer y regular el ciclo del agua. La construcción sobre este ecosistema afectaría la capacidad del mismo de contener el agua, provocando inundaciones en zonas aledañas cada vez que llueva.

Entre las funciones del humedal están la recarga y descarga de acuíferos; la protección de recursos de agua dulce contra la salinización; la mitigación de inundaciones; el control de la erosión; y la estabilización de costas y de microclimas. En el caso de Rocha, el humedal es uno de los pocos espacios de saneamiento poco afectados de la cuenca Matanza-Riachuelo. Allí se filtran aguas contaminadas y se recarga con las lluvias el Acuífero Puelche.También es la desembocadura natural de los arroyos Ortega, Guillermina y el Triángulo que purifican sus aguas en este humedal.

Organicémonos en defensa de Rocha y los humedales

Hace varios años distintas agrupaciones vecinales y ambientalistas vienen dando pelea contra los intentos de entrega que impulsó el peronismo. Esta lucha actualmente se enmarca en la grave crisis climática que atraviesa el planeta. Según los datos publicados por el Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), organismo que pertenece a la ONU, “es inequívoco que la influencia humana ha calentado la atmósfera, el océano y la tierra.” Y que “han ocurrido cambios rápidos y generalizados en la atmósfera, el océano, la criósfera y la biosfera. De no mermar drásticamente la emisión de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero, la temperatura global se elevaría hasta un punto que provocaría graves consecuencias para el desarrollo de vida en el planeta. Fenómenos como las inundaciones que sucedieron en China y algunos lugares de Europa, o incendios como los que azotaron Canadá y Grecia serían cada vez más frecuentes.

El avance de las actividades extractivistas y los negocios inmobiliarios, como el que se impulsa en Laguna de Rocha, son los responsables de la destrucción de estos ambientes. Se estima que en todo el mundo la extensión de los humedales a nivel mundial se redujo en un 85% desde la revolución industrial, y el 35% de ese total desapareció en los últimos 40 años. En nuestro país, el 21% del territorio incluye este tipo de ecosistemas, y esta crisis se reflejó en los sucesivos incendios que sufrieron distintos humedales, que provocaron fenómenos como la bajante histórica del río Paraná.

Esta situación dio lugar a la emergencia de un movimiento que a nivel mundial comenzó a movilizarse en defensa del ambiente. En Argentina recientemente miles de jóvenes llegaron a pie, en bicis y hasta remando por el río a la Casa Rosada para exigir la promulgación de una Ley de Humedales. Nicolás del Caño presentó desde su banca del FIT-U un proyecto de ley al Congreso nacional para que se trate una ley de protección que viene siendo cajoneado por Cambiemos y el Fd, porque en ambos lados de la grieta se especula con los dólares que genera el extractivismo. Hace algunas semanas Cabandié, ministro de Ambiente, reconoció, en un momento donde se ponían en debate nuevamente los proyectos chinos de mega granjas porcinas, que para pagarle al FMI van a “tener que contaminar un poco”. Para el peronismo, la deuda vale más que nuestro planeta. Van a honrar el desastre que dejó Macri destruyendo el ambiente.

Lee también: ¿Canjear deuda por acción ambiental? El discurso de Cabandié que solo garantiza contaminación

Por eso es indispensable continuar organizándonos y movilizándonos. Como demostró el movimiento ambientalista frenando la modificación de la ley 7722 en Mendoza, enfrentando la rezonificación minera en Chubut, las comunidades mapuches que cortan la ruta en Neuquén contra las consecuencias del fracking, el pueblo movilizado contra las salmoníferas en Tierra del Fuego.

En distintas zonas del AMBA y a lo largo y ancho de todo el país, se organizan cada vez más asambleas de autoconvocados junto una amplia y diversa cantidad de organizaciones que se plantan en defensa del ambiente. El próximo paso es concentrar de manera coordinada toda esa fuerza, en unidad con el movimiento de trabajadores que pelean por sus derechos, para golpear como un solo puño y frenar el avance del modelo extractivista - contaminante que quieren imponer los capitalistas junto a los gobiernos cómplices. Es en las calles que se defiende el ambiente y todes tenemos que ser parte de esa pelea.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias