Mundo Obrero

CONSTRUIR LA FUERZA PARA DAR VUELTA TODO

#LaPlataCiudadPrecaria

Hace unos días las portadas de los diarios reflejaban el crecimiento de los índices de pobreza. En nuestra ciudad subió al 35 %, llegando al 38 % en el Gran La Plata. Frente a esta situación de deterioro de nuestras condiciones de vida hay que organizarse desde abajo para dar vuelta todo. O rompemos con el FMI o el FMI nos rompe a nosotros.

Luana Simioni

Referente del PTS en el Frente de Izquierda / La Plata

Jueves 11 de abril | 10:02

La crisis social que estamos viviendo, producto de las recetas del FMI, que aplican el gobierno de Macri y los gobernadores es cada día más evidente. Mientras el costo de los alimentos y los servicios no para de aumentar, para quienes trabajamos en el Estado el salario promedio apenas cubre la mitad del valor de la canasta familiar, quedando muy por debajo de la línea de pobreza. Y mientras hacemos malabares para llegar a fin de mes en nuestras dependencias atendemos cada vez más familias que piden comida.

En la ciudad de las diagonales, la planificada o soñada de la que se ufanan los funcionarios de gobierno, hay 134 villas y asentamientos, la inmensa mayoría no tiene acceso al agua potable, electricidad o red de cloacas. La usura inmobiliaria está haciendo que crezcan día a día las casas y comercios deshabitados mientras existen miles de personas no tienen acceso a la vivienda, o deben dejar medio sueldo para afrontar un alquiler. Y como si esto fuera poco, cada lluvia fuerte nos recuerda la trágica inundación del 2 de abril, porque mientras sigue la construcción indiscriminada para la especulación inmobiliaria, el gobierno no hizo prácticamente ninguna de las obras necesarias para que la ciudad deje de convertirse en un río cada vez que llueve.

Pedalear el mango

Para la juventud es aún peor. En la región 4 de cada 10 personas sin trabajo son jóvenes (tienen entre 18 y 29 años), en esa franja los índices de desocupación rondan el 20 %. Los que tienen trabajo, están ultra precarizados en empresas como O Globo, Rappi, call center o comercios en general, sin aportes, en “negro” y sin ningún derecho laboral.

Las empresas ofrecen este tipo de empleos como un trabajo de medio tiempo que les permitiría poder estudiar. Pero es una mentira! Terminan haciendo largas jornadas, lo que les impide continuar sus estudios, sin contar que el aumento de los apuntes, del transporte, alquiler y comida está generando un crecimiento record de la deserción estudiantil.

Cada vez más jóvenes caminan horas porque no tienen para la Sube, volvieron a la bici o comen una sola vez al día, precarizando las condiciones de existencia para poder seguir estudiando. Ya son alrededor de 10 mil los estudiantes que tienen que acceder al comedor universitario, haciendo largas colas para conseguir el ticket.

Muchos jóvenes que continuaban sus estudios en un terciario, por ser carreras más cortas que les permitía una salida laboral más rápida, este año no empezaron, registrándose una baja importante en la cantidad de inscriptos.

Y para aquellos que estudiar era un sueño imposible, porque desde muy jóvenes tuvieron que trabajar en las cooperativas, haciendo turnos rotativos en contratistas de grandes empresas o con jornadas extendidas en los talleres del Gran La Plata, hoy empiezan a sentir los despidos o recortes de horas. Porque los empresarios de la región vienen aprovechando la crisis para despedir, para seguir ganando millones, como lo están haciendo en Propulsora (Siderar Ensenada).

La precarización tiene rostro de mujer

Para las mujeres la situación es peor aún. El 30% de las menores de 29 años no tienen trabajo. En el propio municipio de Garro, las trabajadoras municipales tienen sueldos debajo de la línea de indigencia ($ 11.117), por 30 hs semanales el sueldo de la categoría inicial es de $ 8.961 de bolsillo, muchas de ellas son sostenes de hogar. Que Garro viva con eso! Y por si fuera poco La Plata tiene el gran mérito de ser la ciudad con el índice de desocupación femenina más alto del país. En la capital de la provincia gobernada por una mujer, somos el 70 % de las personas con peores ingresos en nuestra ciudad. Además dedicamos entre 4 y 6 hs diarias a las tareas doméstica, toda una jornada laboral impaga! Lo que nos impide buscar otro trabajo, estudiar o recrearnos.

Por eso la agrupación Pan y Rosas viene planteando en las plenarias para organizar el 34 Encuentro Plurinacional de Mujeres y disidencias, que el movimiento de mujeres y disidencias tiene que tomar como una de sus banderas la lucha contra el acuerdo con el FMI y pelear por todos los derechos de las mujeres trabajadoras, porque a medida que se profundiza el ajuste las mujeres sufrimos cada vez más la precarización de nuestras condiciones de vida.

¡Contra la discriminación!

En momentos de crisis, como los que estamos viviendo las clases dominantes se apoyan en las ideologías más conservadoras y retrógradas, para fomentar las divisiones entre los sectores populares y así lo hacen con la discriminación y xenofobia. Según un informe del INADI en La Plata se superan los índices provinciales y nacionales en cuanto a discriminación. 3 de cada 4 personas sufrió o presenció una situación de discriminación, siendo mayormente la discriminación por ser migrante, por el nivel socio económico o el color de piel. Tenemos que desterrar estas ideologías reaccionarias de la clase trabajadora y los sectores populares, para unir desde abajo lo que dividen desde arriba y construir una gran fuerza social que tire a la clase dominante al basurero de la historia.

#Dar vuelta todo

Frente a esta situación de deterioro de nuestras condiciones de vida hay que organizarse desde abajo para dar vuelta todo. O rompemos con el FMI o el FMI nos rompe a nosotros. Todos los partidos del régimen ya anunciaron que ninguno va a desconocer el acuerdo con el fondo, lo que indica que el próximo gobierno que asuma va a gobernar con estas mismas políticas!

¡No queremos el futuro de hambre que nos ofrecen!

Por eso te proponemos sumarte a que juntos organicemos en las escuelas, facultades, fábricas y ministerios comités contra la precarización laboral y de nuestras condiciones de vida.

Porque no alcanza con seguir denunciando la tregua que le da la CGT al gobierno a cambio de los millones que viene recibiendo, tenemos que organizarnos! Ser cientos les jóvenes, trabajadores, mujeres e identidades disidentes que nos organicemos contra la pobreza, el ajuste y la precarización a las que nos somete el FMI, Macri y los gobernadores, con la pasividad cómplice de la CGT.

Es necesario una gran campaña para plantear que hay que romper con el FMI, por un salario mínimo igual a la canasta familiar, pelear por la estatización bajo gestión de lxs trabajadores de los servicios públicos, porque nuestros derechos no tienen que dar ganancias, un plan de obras públicas, que incluya la expropiación de las grandes propiedades deshabitadas, y el reparto de las horas de trabajo para terminar con la desocupación.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO