×
×
Red Internacional

El Círculo Rojo. La sexualidad de “los otros” en las pantallas

Deseo y sexualidad en las pantallas. Columna de Cultura en El Círculo Rojo, programa de La Izquierda Diario que se emite los domingos de 21 a 23 h por Radio Con Vos, 89.9.

Celeste Murillo@rompe_teclas

Escuchá esta nota
Viernes 26 de agosto | 01:41

Escuchá la columna completa

· Buena suerte, Leo Grande es una película dirigida por Sophie Hyde y guión de de Katy Brand. La protagonizan Emma Thompson y Daryl McCormack.

Te puede interesar: Envejecimiento y placer en el nuevo filme protagonizado por Emma Thompson

· Nancy es una docente jubilada, viuda hace un tiempo, y contrata un escort decidida a explorar cosas que nunca había hecho.

· El centro de esta historia es la sexualidad de las personas adultas mayores, especialmente de las mujeres.

· Está muy presente el deseo, asociado a lo corporal y aparecen las ideas, las preguntas y que, en realidad, no tiene que ver con tamaños, arrugas o elasticidad. En este sentido, la edad no es tan importante, pero sí importa lo que se construye alrededor de ella.

¿Quién dice qué es deseable?

· Creer que las personas adultas mayores no tienen sexualidad, no desean o no gozan es parte de una serie de prejuicios alrededor de quienes no cumplen con los cánones de lo que es deseable. Esos cánones pueden ser de edad, género, aspecto físico, tener algún tipo de discapacidad.

· ¿Qué tienen en común? Que están conectados con estereotipos y prejuicios de nuestras sociedades. Por eso muchos están relacionados con ideales de lo masculino y lo femenino, el éxito, las clases, y hablando de cuerpos: delgados, jóvenes, blancos (y si no es blanco que sea posible de consumir como exótico, pero siempre desde una mirada hegemónica).

· En diciembre de 2021, la cantante Nathy Peluso dijo en una entrevista que “somos muchos más feos que lindos en el mundo”. Hablaba un poco de esto, de que la mayoría de las personas no entramos en el ideal de belleza porque es algo construido sobre determinados estereotipos o valores. No hay imágenes naturales de la belleza, son sociales.

· Esas imágenes además de provocar trastornos en la alimentación, ansiedad o bullying, sirven como cimiento de otros prejuicios.

¿Quiénes desean?

· Por ejemplo, que las personas fuera de esos ideales no tienen deseos o, dicho de otra forma, sus deseos no son importantes, mucho menos que los realicen.

· En esto, la representación en las producciones culturales es importante. En las películas, las series, los libros, además de encontrar historias que nos entretienen, encontramos ideas para imaginarnos, quiénes podemos ser, cómo nos comportamos, qué cosas nos gustan. Cuanto más limitadas son, menos son las posibilidades. No es lo único que actúa sobre las personas pero es muy importante.

· Que la mayoría de las películas o series no hablen de la sexualidad de las personas viejas abona la idea de que tener más de 60 años equivale a no tener ningún deseo. Y no se limita a la sexualidad. Tampoco se considera que un adulto mayor tenga derecho a acceder a la cultura, a comprarse un libro, ir al cine. En general está instalado que una persona vieja solo debe ocuparse de su salud. Es parte de un problema más grande, que justifica por ejemplo que las jubilaciones o el salario mínimo sean muy bajos.

· Es parecido a otros prejuicios: como que si sos pobre no tenés derecho a otra cosa que no sea sobrevivir. O que no está bien visto que un trabajador o trabajadora exija algo más que trabajar en buenas condiciones y cobrar un salario digno. Como si el acceso a la cultura, al ocio, fuera legítimo solo para la clase media y los ricos. O que las mujeres quieran tener tiempo libre y no ocuparlo con tareas de cuidado. Estos prejuicios se reproducen hasta el infinito.

· Esa invisibilización del deseo pasa con muchas personas fuera de esos cánones: nadie se enamora de una persona gorda, la mujer separada con hijos no es la bomba sexual de la película. Y no pasa solamente en las representaciones heterosexuales, si ven producciones LGBT, casi todos son lindos, jóvenes y de clase media.

Escuchá la columna completa

Otras historias

· Por supuesto, esto no se arregla en la pantalla o en los libros, pero las producciones culturales son un lugar para disputar prejuicios y algunas cuentan historias que en este esquema son las “otras” historias.

· Shrill. Annie es periodista y es gorda. Pero la serie es sobre su trabajo, sus amigas, un tipo que conoce y le gusta, el sexo que le gusta. Ser gorda atraviesa muchos momentos de su vida pero no la define.

· Better Things. Sam tiene 50 años, está separada y vive con sus hijas. Es una serie sobre la maternidad y cómo se combina con todo lo que pasa en la vida de las mujeres que son madres. La sexualidad está muy presente. Vemos sus momentos de crisis, pero también sus deseos, sus fetiches, lo que le gusta y lo que no, en los sueños y en la vida real.

Te puede interesar: Better Things, solo las mujeres sangran

· El intenso calor de la luna de Gioconda Belli. Es una novela que habla de ese momento “fin de la historia” para las mujeres en nuestra sociedad, la menopausia. Cuando Gioconda Belli presentó el libro en BA dijo que se le ocurrió la idea porque cuando cumplió 60 años se sintió linda, plena y sensual, y lo escribió para que otras mujeres leyeran una historia en que podían encontrarse también.

Te puede interesar: “El mundo está organizado para hombres que tienen esposa”




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias