Juventud

APPS

La seguridad de los repartidores es que nos reconozcan como trabajadores

Las y los repartidores estamos expuestos a todo, incluso a los robos que crecen con la agudización de la crisis social y económica. ¿Cuál es el camino a seguir?

Ariel García

Trabajador de Glovo

Agustín Alejandro

Trabajador de Rappi

Domingo 30 de agosto | 21:30

Imagen: Bernardino Avila-Página 12

En el último tiempo se dieron concentraciones de trabajadores de reparto en distintos puntos del país.

En una situación donde los repartidores estamos cansados de los bloqueos, de los accidentes, de pedalear en jornadas agotadoras, de que el Estado no haga nada ante la impunidad de las empresas que se llenan los bolsillos a costa de superexplotarnos, de que hasta los elementos básicos de seguridad e higiene en pandemia tengamos que comprarlos de nuestro bolsillo, se le suma el robo de nuestras herramientas de trabajo. No puede más que darnos bronca y aumentar el sentimiento de injusticia sobre la situación diaria en la que trabajamos. La discusión está abierta ya que hay sectores de trabajadoras y trabajadores que exigen a las municipalidades, a los gobiernos, más policías en las calles. Para las y los repartidores de que nos organizamos en la Red esta medida no puede y no va ser una solución al problema. No estamos de acuerdo con darle más fuerza a la policía. Queremos aportar algunos elementos a este debate.

El principal hecho de inseguridad que sufrimos los trabajadores de reparto es no tener ningún derecho laboral, que la empresa nos trate como clientes y no estar amparados por la ley de Contrato de Trabajo que regula el trabajo en Argentina. No tenemos la seguridad de levantarnos y saber que tenemos laburo. Las empresas pueden bloquearnos por cualquier motivo cuando quieran y por lo que quieran.

El fraude laboral por parte de Pedidos Ya, Glovo, Rappi y Uber Eats, es no reconocernos como trabajadores de esta forma no están «obligados» a darnos ningún derecho: no tenemos seguro, ART, obra social, días de descanso, salario básico. La precarización es esto.

Cuando nos roban las herramientas de trabajo, nos quedamos sin laburo, y las empresas se lavan las manos y el Estado lo avala.

El pedido de llenar las calles de policías para «protegernos» es darle más poder a los campeones del gatillo fácil que se dedica a matar pibes de las barriadas como nosotros. Si hablamos de inseguridades no podemos dejar de decir que en pandemia hubo 92 casos de gatillo fácil, que aún no sabemos qué pasó con Facundo Castro y es la propia bonaerense la está implicada, como denuncia Cristina, la madre de Facundo.

En segundo lugar, denunciamos que son las mismas policías las principales responsables del gran delito organizado, la gran mafia que maneja el narcotráfico, la trata y el negocio de autopartes en los desarmaderos. Los encargados de reclutar a los pibes que viven en las condiciones de más absoluta miseria y precariedad, donde el abuso policial es moneda corriente, y forzarlos a robar para ellos. Pedirle al mismo Estado que pongan a hombres armados para «cuidarnos» no solo no resuelve el problema, lo agrava ya que ellos mismos son los que regentean el gran delito amparados por el poder político.

Tampoco acordamos con quienes plantean «Basta de zonas liberadas». Nos preguntamos ¿Qué significa «zona liberada»? Significa lo que cualquier pibe de barrio conoce: la policía arregla las zonas que deja «libre» para los robos (con lo cual obvio se llevan un premio) Entonces exigir «basta de zonas liberadas» ¿qué sería si no es exigir presencia policial?

En un contexto de pobreza y desempleo, de aguda crisis social y sanitaria como la que vivimos, pedir más policías en las calles es hacerle el juego y contribuir a ese caldo de cultivo en donde muchos jóvenes no tienen más opción que aceptar hacer el trabajo sucio de los uniformados o sufrir las amenazas, torturas y hasta la muerte, como ocurrió en el caso de Luciano Arruga. La cuestión de la inseguridad está ligada a un problema social, de las condiciones precarias de vida que se ha transformado en un problema estructural. La marginalidad, en la que anidan la desesperación y la impotencia por falta de perspectivas y de futuro, empuja a un sector minoritario a actuar como mano de obra de bandas criminales o narcos o a robar por su cuenta. Se trata de sectores desclasados y puntuales que va a crecer en la situación de aguda crisis social que vivimos.

Ante esta situación desde la Red planteamos con claridad: no marchamos por más policías en las calles y decimos que hay que terminar con esas mafias que están al frente del gran delito. La Red pone en el centro de sus reclamos ante la crisis la pelea por trabajo con derechos para todos, única forma de combatir esta realidad social de degradación y desigualdad que empuja a un sector de la juventud pobre al delito. Nuestro enemigo son las fuerzas de seguridad, la patronales que se aprovechan de los trabajadores para llenarse los bolsillos, los gobiernos que no hacen nada frente a la derecha y la sed de ganancia de las empresas, los que aplican planes de ajuste. Ellos son los responsables de las precarias condiciones de vida a la que someten al pueblo trabajador, y luego quieren ser los jueces de cómo solucionarlo, con medidas sólo funcionales a ellos: militarización de los barrios, criminalización a la pobreza y a la juventud, los migrantes y disciplinamiento.

Ante esta situación las y los trabajadores de reparto de La Red proponemos:

1 - Que las empresas y el Estado reconozcan la relación laboral (somos trabajadores, no colaboradores), incorporación a la Ley 20.744 de Contrato de Trabajo

2 - Pelear porque las empresas se hagan 100% responsables por nuestras herramientas de trabajo y se implemente un seguro por robo, extravío o daño de las mismas; ART (Aseguradoras de Riesgos del Trabajo) ante accidentes, pero también robos. La policía no nos cuida, organiza el pequeño y gran delito en los barrios y asesina a los pibes como nosotros. Son los mismos que nos paran constantemente y discrimina, muchas veces atacándonos como para con un trabajador de Pedidos Ya que fue preso.

3 - El 16 de septiembre organicemos una gran movilización al Ministerio de Trabajo por todos nuestros derechos. Reconocimiento ya, somos trabajadores, no «colaboradores».

4 - Discutir estos problemas en la Asamblea Nacional de Trabajadores de Reparto del viernes 4 de septiembre a las 15hs por zoom, junto a poner en pie asamblea zonales o por barrios para tratar este y todos los debates.

La única salida a estos problemas la podemos dar las y los propios trabajadores organizados desde abajo lejos de los ojos las empresas y la burocracia sindical. El Gobierno es parte y responsable de estos problemas. Por esto llamamos a todas y todos los trabajadores a que participen activamente de la asamblea, donde todos tenemos voz y voto. Es una asamblea lejos de los ojos de las empresas, el gobierno y las burocracias sindicales.

Debate con los compañeros de ATR/PO

El lunes 24/08 se realizó en el centro de la ciudad de La Plata una concentración en Plaza Moreno frente a la municipalidad que luego marcho hacia la casa de Gobierno de la Provincia contra los robos y contra la inseguridad, pidiendo una solución al Estado ante este problema. Los compañeros de ATR/PO que también participan de la Asamblea Nacional de Trabajadores de Reparto se plegaron a esta manifestación y hasta fueron voceros de la misma ante los medios como el Diario El Día (el de mayor importancia en la Ciudad) exigiendo al Estado una respuesta a esta problemática como exigían los trabajadores movilizados. A este reclamo los compañeros de PO le sumaron la necesidad de que la empresa se haga cargo de un seguro por robo. Una exigencia a la empresa que desde ya compartimos.

Sin embargo, la respuesta del gobierno de Kicillof no fue actuar para que las empresas nos reconozcan como trabajadores y dejen de avalar a las empresas para conquistar los derechos por lo que venimos peleando. Todo lo contrario, ofreció realizar una mesa de trabajadores de reparto con la policía comandada por Sergio Berni, la Bonaerense. Es decir, involucraron a la principal responsable de la desaparición de Facundo Astudillo Castro, para coordinar alguna «solución» al problema. Una falsa ilusión por donde se lo mire.

Desde La Red no nos movilizamos, pero nos acercamos para charlar con los compañeros que se auto-convocaron, para realizar una asamblea y discutir la problemática. La asamblea era el espacio para proponer movilizar al Ministerio de Trabajo por todos nuestros derechos, exigiendo a la empresa que se haga cargo de todas las herramientas.

Compañeras/os de ATR/PO, buscar confluir con reclamos de mayor presencia policial sin combatir en asambleas de trabajadores que nuestra seguridad pasa entre otras cosas por conquistar nuestros derechos laborales, por conquistar una estabilidad laboral que no tenemos, termina cubriendo por izquierda reclamos que no benefician a los trabajadores. Finalmente hicieron público su rechazo a la propuesta del gobierno de Kicillof.

Sin ir más lejos, creemos que esta política es equivocada. Muestra de esto es la convocatoria que realizan junto a Redapps Unidos Argentina (ex-glovers unidos argentina) para este 31 de agosto. Convocaron primero diciendo «basta de zonas liberadas, seguros contra robos, rechazo de pedidos sin sanción. Basta de inseguridad» ahora convocan bajo la consigna «desprocesamiento de Ulises, basta de abuso policial, basta de zonas liberadas, seguros de vida, seguro contra robo, rechazo de pedidos sin sanción, por el reconocimiento laboral». Mientras Redapps Unidos Argentina convoca a la misma acción en el mismo horario y mismo lugar bajo las consignas de «Exigimos seguridad, mejor accionar de las fuerzas frente a hechos delictivos, basta de zonas liberadas».

No solo aparecen o desaparecen consignas como si nada, sino que su convocatoria busca confluir con otra que plantea como ya dijimos «mejor accionar de las fuerzas frente a hechos delictivos». El confusionismo tiene que ser reemplazado por el debate claro y fraternal, en asamblea. ATR es parte de la Asamblea Nacional, pero nunca dieron el debate entre los trabajadores de este espacio, ni aceptaron realizar asambleas para discutir este problema. Fraternalmente los llamamos a revisar su política compañeros y a impulsar con todo, la asamblea nacional de trabajadores de reparto el viernes 4 de septiembre.

Te puede interesar: Programa especial: Verdad y justicia por Facundo Castro







Temas relacionados

Red de Trabajadores Precarizados   /    Precarización laboral juvenil   /    PedidosYa   /    Glovo   /    Rappi   /    Precarización laboral   /    Inseguridad   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO