Mundo Obrero

POLÍTICA NACIONAL

La ridiculez al palo: la CGT le pidió al FMI que “revierta el programa de ajuste”

La conducción de la central sindical se reunió con los enviados de Lagarde. Volvió de hablar una medida de fuerza. Pero de las palabras a los hechos hay una distancia sideral.

Jueves 21 de febrero | 19:01

En la ronda de reuniones que lleva adelante la misión del FMI en la Argentina, este jueves le tocó el turno a la CGT. En lo que fue definido como un encuentro “tenso”, la conducción de la central sindical hizo una serie de críticas a la política económica del gobierno nacional y el FMI.

En representación de la cúpula sindical estuvieron presentes Roberto Fernández (UTA), Julio Piumato (Judiciales), Héctor Daer (Sanidad), Andrés Rodríguez (UPCN) y Gerardo Martínez (UOCRA), entre otros.

En un escrito -difundido por las redes sociales más tarde- la CGT manifestó todas sus “críticas con relación al programa económico que lleva adelante el gobierno”.

En el mismo texto reafirmó el “rechazo a la política de ajuste permanente, la preocupación por la pérdida del poder adquisitivo del salario, tanto de trabajadores activos como pasivos, por efecto de la inflación, deteriorando gravemente la situación social”.

La conducción de la CGT tuvo tiempo para los pedidos formales, hechos directamente para la tribuna. “Planteamos a los delegados del FMI, que debemos revertir el programa de ajuste económico y social sobre el pueblo argentino y estimular políticas de desarrollo que alienten el crecimiento industrial y comercial del país”.

El pedido es el sumun del absurdo. El organismo internacional es el impulsor activo de todo tipo de políticas de ajuste, no solo en la Argentina sino a nivel internacional. El hundimiento de países como Grecia son un símbolo.

Te puede interesar: Confirmado: de Macri a Kicillof, con todos ellos nos hundimos hasta el Fondo

Fuentes con acceso al encuentro indicaron que la CGT planteó que era necesario revisar el acuerdo firmado entre el organismo internacional y el gobierno argentino.
El planteo no supone dejar de pagar la deuda externa, sino renegociar los términos con los cuáles se abonará los onerosos pagos al gran capital financiero internacional.

Durante el encuentro, la conducción de la CGT volvió a hablar genéricamente de una medida de fuerza contra el plan de ajuste. Sin embargo, en el mundo de la cúpula sindical, la distancia entre los hechos y las palabras se mide en pársecs.

Te puede interesar: La CGT sigue de vacaciones y avisó que no hay fecha para un paro general

La pasividad de la CGT confirma que la palabra “traición” es lo que mejor cuadra para la conducción sindical peronista. Mientras el poder adquisitivo del salario se hunde y crecen los despidos, los dirigentes sindicales se reúnen con el FMI para ladrar un poco.

Pero, como dice el refrán, perro que ladra no muerde.







Temas relacionados

CGT   /    Ajuste   /    FMI   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO