Internacional

CANADA

La política de austeridad del gobierno de Quebec contra los trabajadores

El proyecto de ley número 3 presentado por el gobierno liberal de Quebec ante la Asamblea Nacional de ésta provincia, pretende, según se explica, acabar con el déficit del régimen de pensiones de los trabajadores de las municipalidades. Intenta entonces, disminuir el monto de la participación de las municipalidades y aumentar las cotizaciones de los trabajadores.

Viernes 14 de noviembre de 2014 | Edición del día

Y es que los sindicatos tienen pactado un régimen de cotizaciones que ha quedado establecido en el contrato colectivo de trabajo. Entonces, el gobierno quiere cambiar unilateralmente lo que había sido pactado con anterioridad con los sindicatos. En los hechos, el proyecto de ley amenaza una conquista ganada por medio de la negociación, de la movilización y de la presión sindical. Pero lo peor es que se sienta un antecedente funesto que pretende desaparecer de facto las conquistas y las mejoras de las condiciones de trabajo plasmadas en los contratos colectivos de trabajo. Así, el gobierno no pretende respetar estas convenciones producto de la negociación directa con el patrón y modifica unilateralmente las condiciones de trabajo.

El fondo del asunto

El déficit de los regímenes de retiro en Quebec se calcula en 3,9 mil millones de dólares. Pero el fondo es que este es un cálculo actuarial, que varía según las variables utilizadas en cada estudio, y que se basa en la esperanza de vida de los futuros jubilados. De manera que el mentado déficit no existe todavía. Pero el gobierno va a imponer, mediante la ley 3, que este déficit fantasma sea dividido a partes iguales entre municipalidades y sindicatos. De tal forma que los trabajadores tengan que poner más de sus bolsillos, aún y cuando el Contrato colectivo de trabajo estipule otra cosa. Al mismo tiempo se establece un techo legal al porcentaje de cotización de las municipalidades que no se podrá rebasar. Y además se elimina la indexación de las pensiones de los jubilados.

¿Qué se puede concluir de todo esto? El gobierno liberal juega el juego de sólo los trabajadores pierden. Esta es la marca de los últimos años de ofensiva de las políticas neoliberales en Canadá.

Más políticas de austeridad

Siguiendo los pasos del primer ministro canadiense Stephan Harper, el primer ministro provincial Philippe Couillard ha puesto como objetivo de su gobierno la reducción del déficit público. Esto sólo ha significado un ataque sin cuartel al sector público y al financiamiento social que implican recortes presupuestales al sistema de salud pública y a la educación, empezando por el servicio de guarderías, pero también el aumento de las tarifas de servicios públicos y la privatización de algunos de ellos, además de recortes importantes a los presupuestos del cuidado del medio ambiente, de la cultura y de los organismos comunitarios. Mientras tanto, los más ricos y las grandes empresas, no sólo continuarán sin pagar impuestos, sino que seguirán gozando de subsidios públicos millonarios.

Este 31 de octubre, la víspera del Hallowen, más de 20 mil personas salieron a las calles en una manifestación llamada: La austeridad, una historia de terror. Las movilizaciones, como las de los empleados de guardería este 9 de noviembre último o empleados de hospitales el 6, continúan. Se llevan a cabo ya reuniones para preparar las movilizaciones del próximo año en lo que se ha llamado Printemps 2015, que recuerda bien a aquella primavera del movimiento estudiantil del 2012. Y es que se comenta por aquí que los liberales no son expertos en la reducción del déficit fiscal, pero sí en provocar la agitación social. El hecho es que hoy diversas fuerzas sociales entre sindicatos, estudiantes y organizaciones sociales, se han unido contra la política de austeridad. Buen síntoma para preparar una nueva Primavera de maple.







Temas relacionados

Canadá   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO