×
×
Red Internacional

Este martes, mientras pende una amenaza de desalojo sobre el lugar, varios docentes llegaron hasta el terreno cercado por policía Federal y de la Ciudad para darles clases a los chicos de la toma en Barracas. Tuvieron que hacerlo desde un andamio. Una muestra de apoyo para las más de 160 familias a las que ni la Nación ni la Ciudad les ofrecen otra alternativa que amedrentamiento.

Martes 31 de agosto | 12:55

Ante el cerco policial que rodea la ocupación de los terrenos baldíos a la vera de las vías del Ferrocarril Belgrano Sur, un grupo de docentes se acercaron a darles clases a los más de 60 niños y niñas que se encuentran ocupando un baldío junto a sus familias. Como no dejaron salir a los chicos y les impidieron ingresar al predio a las y los docentes, dieron clases desde un andamio.

Tanto la Policía Federal como la Policía de la Ciudad se encuentran "custodiando" el predio en el barrio porteño de Barracas, sin dejar salir ni entrar personas, ni comida, ni agua. Las 160 familias vienen denunciando las condiciones inhumanas a las que están siendo sometidos.

A este amedrentamiento constante se suma una orden del Juzgado Federal n°3, a cargo de Daniel Rafecas, quien, el día lunes, dictó una orden de desalojo sin especificar fecha y dando la orden al Ministerio de Seguridad de Nación, por ser terrenos nacionales.

En la toma se encuentran decenas de niños y niñas que no han podido asistir a la escuela, que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad. También se encuentran en la toma mujeres que buscan escapar de la violencia machista y que sin obtener respuesta a sus denuncias se ven obligadas a buscar una solución por sus propios medios para poder escapar de sus casas. A su vez, decenas de ancianos no han podido recibir atención médica debido al impedimento de la policía de poder circular.

A esta situación desesperante los han empujado desde el gobierno Nacional y de la Ciudad. El predio ocupado de 15 mil m2 se encuentra en “disputa” judicial, ya que son terrenos nacionales del ferrocarril que Macri cedió durante su gestión presidencial a la Ciudad, pero sin finalizar el traspaso.

La ocupación comenzó el martes pasado, luego de que los vecinos de Zavaleta supieron la noticia del fallecimiento de una adolescente atropellada por el tren que circula en medio de las casas sin la más mínima seguridad, a pesar de las constantes denuncias que hace años hacen los vecinos sin que tengan una respuesta favorable.

Mientras sigue el litigio entre la Nación y la Ciudad por la titularidad de los terrenos, se pasan la pelota sobre quien debe resolver el drama de estas familias que ante la necesidad ocuparon este terreno baldío. Sin embargo, ya pusieron a disposición las fuerzas de seguridad respectivas, Policía Federal y Prefectura de parte de la Nación y Policía de la Ciudad de parte del Gobierno porteño.

Este lunes, los vecinos y vecinas de la toma realizaron una conferencia de prensa llamando a la solidaridad, para exigir vivienda y denunciar la amenaza de desalojo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias