×
×
Red Internacional

Prensa internacional. La pesadilla euroasiática

En el siguiente artículo publicado en el sitio Foreign Affairs, el experto en asuntos globales Hal Brands analiza la convergencia chino-rusa y el futuro del orden estadounidense.

Viernes 25 de febrero | 15:55

El presente artículo es parte de la sección "Partes de guerra de la prensa internacional", donde se publican artículos de distintos medios, incluidos los de la prensa burguesa internacional, que pueden ser de interes para nuestros lectores para el seguimiento del conflicto. Estas no reflejan la opinión editorial de La Izquierda Diario.


El mayor problema estratégico al que se enfrenta Estados Unidos es la convergencia de sus dos principales rivales, China y Rusia, países que no siempre se agradan ni confían entre sí pero que, sin embargo, obtienen grandes beneficios de sus ataques simultáneos al orden internacional existente. Y mientras Moscú y Beijing disputan el equilibrio de poder en ambos extremos de Eurasia, se están acercando de manera siniestra. [Eurasia es un término que define la zona geográfica que comprende Europa y Asia unidas. Puede considerarse el continente más grande del mundo o como un «supercontinente», pues los continentes tradicionales de Europa y Asia forman en realidad una sola masa continental, NdR]

En enero de 2022, China apoyó públicamente la intervención de Rusia en Kazajstán para frustrar una “revolución de color” en el patio trasero compartido por los dos países. A principios de febrero, el presidente ruso, Vladimir Putin, y el presidente chino, Xi Jinping , emitieron una larga declaración conjunta que respalda los esfuerzos para mantener la influencia de los EE. UU. fuera de sus países cercanos, atacando las alianzas de los Estados Unidos como reliquias de la Guerra Fría, defendiendo sus propios modelos autocráticos de gobierno y declarando que la amistad entre China y Rusia “no tiene límites”. Y China se ha abstenido de condenar la invasión rusa de Ucrania, acusando en cambio a Estados Unidos y sus aliados de la OTAN de "avivar las llamas". Todo esto sigue a repuntes significativos y sostenidos en la cooperación militar, económica, diplomática y tecnológica. Y deberíamos esperar más de estas acciones en el futuro: a medida que la invasión rusa de Ucrania cristaliza las tensiones entre Putin y Occidente, también subraya su necesidad de apoyo de Beijing.

La convergencia chino-rusa les da a ambas potencias más margen de maniobra al magnificar el problema de dos frentes que tiene Washington: Estados Unidos ahora se enfrenta a rivales cercanos cada vez más agresivos en dos teatros separados, Europa del Este y el Pacífico occidental, que están a miles de millas de distancia. La cooperación chino-rusa, aunque tensa y ambivalente, plantea la posibilidad de que los dos grandes rivales de Estados Unidos se fusionen en una sola contienda contra un eje autocrático. Incluso antes de eso, la situación actual ha revivido la gran pesadilla geopolítica de la era moderna: un poder autoritario o entente que lucha por el dominio en Eurasia, el teatro estratégico central del mundo.

Esa pesadilla se remonta a los escritos del geógrafo político Halford Mackinder, quien advirtió en 1904 que la próxima era presentaría luchas de alto riesgo para gobernar Eurasia y los océanos circundantes. Esa profecía se cumplió en las dos guerras calientes cataclísmicas y una guerra fría global que siguió. La visión de Mackinder se ha vuelto nuevamente relevante en el siglo XXI: los rivales de Estados Unidos están utilizando métodos antiguos y nuevos en sus intentos por crear un orden global radicalmente nuevo con una Eurasia autocrática en su centro.

El corazón del mundo

Mackinder es considerado por muchos como el padre de la geopolítica, y argumentó en su famosa teoría de geografía política del "corazón" (así como en publicaciones posteriores) que tres revoluciones estaban poniendo a Eurasia en el centro del escenario de los asuntos globales. Primero, la colonización de África y gran parte de Asia significó que las posibilidades de una fácil expansión imperial se estaban desvaneciendo, presagiando luchas más feroces entre las grandes potencias en Eurasia, el núcleo geopolítico del mundo. En segundo lugar, la proliferación de ferrocarriles estaba haciendo posible proyectar poder a través de vastos territorios y creando nuevas oportunidades para la conquista de la masa terrestre euroasiática. Tercero, los estados no liberales estaban aprovechando las economías que se industrializaban rápidamente para respaldar una represión horrible en sus países y una expansión dramática en el extranjero. Si tales estados fueran capaces de dominar Eurasia, la supremacía mundial estaría a su alcance.

Eurasia, señaló Mackinder, controlaba la mayor parte de la población mundial y el potencial industrial. Una potencia o coalición que obtuviera el control de los recursos de Eurasia podría construir armadas inigualables y expandir su imperio a través de los mares. Los dramas geopolíticos venideros se desarrollarían en y alrededor de esta masa de tierra vital. Las ofertas autocráticas de expansión desencadenarían luchas con coaliciones que vincularían a las potencias extraterritoriales (el Reino Unido y más tarde Estados Unidos) con aliados terrestres cuya existencia se vería amenazada por una potencia hegemónica euroasiática.

Mackinder se equivocó bastante: los grandes desafíos para el equilibrio euroasiático inicialmente no procedían de Rusia, como esperaba, sino de Alemania y Japón. Esto llevó al estratega Nicholas Spykman a argumentar que los teatros cruciales del supercontinente eran sus "tierras ribereñas" europeas y del este de Asia en lugar de su "tierra central" rusa. Pero Mackinder acertó en el patrón básico. Los tres grandes enfrentamientos del siglo XX —la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría— fueron reyertas entre estados autocráticos, que buscaban dominar grandes extensiones de Eurasia y sus océanos adyacentes, y las alianzas anfibias, ancladas por Londres y luego Washington, que buscó contenerlos.

Los contornos de estos concursos cambiaron con el tiempo. Alemania y Japón buscaron la conquista absoluta, a menudo mediante la explotación de nuevas tecnologías (tanques y poderío aéreo táctico, submarinos y portaaviones) para proyectar poder en una escala sin precedentes. Durante la Guerra Fría, el estancamiento nuclear llevó a la Unión Soviética a depender principalmente de la intimidación militar, la subversión política y las fuerzas de poder. Sin embargo, lo que estaba en juego seguía siendo lo mismo: los políticos estadounidenses, desde Woodrow Wilson hasta George Kennan, entendieron que una Eurasia autocrática y hostil cambiaría fundamentalmente el mundo. Y después de un breve respiro posterior a la Guerra Fría, Estados Unidos se enfrenta hoy a una nueva versión de la vieja pesadilla.

Gambitos hegemónicos

La asociación chino-rusa actual invita naturalmente a la comparación con la alianza chino-soviética durante la Guerra Fría. Pero una mejor analogía podría ser Alemania y Japón antes de la Segunda Guerra Mundial. Aunque formalmente aliados, Tokio y Berlín eran socios ambivalentes y desconfiados con visiones a largo plazo fundamentalmente diferentes. No obstante, cada uno se comprometió a derrocar el orden existente y cada uno se benefició del caos creado por los avances del otro.

Actualmente, ni China ni Rusia se han involucrado en nada que se acerque a una agresión a escala de la Segunda Guerra Mundial. Pero ambos países resienten fundamentalmente el orden internacional liderado por Estados Unidos porque la influencia estadounidense obstruye sus caminos hacia la dominación en los asuntos mundiales y porque los principios liberales consagrados en el sistema internacional están en desacuerdo con los órdenes antiliberales que sus líderes han construido en casa. China y Rusia pueden estar persiguiendo agendas distintas, pero juntas presentan un desafío integral para el equilibrio geopolítico en Eurasia y más allá.

Las capacidades de China son mayores que las de Rusia, lo que hace que sus esfuerzos sean más audaces. Beijing tiene como objetivo extirpar el poder estadounidense del Asia marítima para consolidar una esfera de influencia china que abarque gran parte del Pacífico occidental. China está llegando simultáneamente a Eurasia a través de programas de inversión e infraestructura, como la Iniciativa del Cinturon y la Ruta y la Digital Silk Road (su versión tecnológica), que proyectan su influencia económica, política y militar en el sudeste asiático, Asia central y regiones más lejanas. En resumen, Pekín busca una hegemonía híbrida en tierra y mar.

La táctica de China se cruza con los esfuerzos de Rusia para revisar el statu quo. Durante años, Putin ha estado compitiendo para restablecer la primacía rusa desde Asia Central hasta Europa del Este. Putin parece imaginar una Europa en la que la OTAN retroceda efectivamente a sus fronteras de la Guerra Fría y su relación con Washington se debilite gravemente. A medida que Rusia recuperó su fuerza después de la era posterior a la Guerra Fría, Moscú también proyectó su poder en el Ártico, el Atlántico Norte, Medio Oriente y otros teatros laterales. Moscú no tiene ninguna esperanza de construir un orden global centrado en Rusia, pero puede debilitar el sistema existente desde una dirección mientras China lo ataca desde otras.

Como lo han hecho a lo largo del siglo pasado, los intentos de expansión euroasiática reflejan la naturaleza cambiante del poder global. La acumulación naval récord de Beijing, la agresión en serie de Moscú contra los vecinos desobedientes y los esfuerzos de ambos países para cambiar radicalmente el equilibrio militar en regiones clave como Europa del Este y Asia Oriental muestran que el poder duro no ha pasado de moda. Y ambos países también están utilizando métodos más novedosos para debilitar a sus rivales y extender su influencia: los ataques cibernéticos rusos y las campañas de desinformación digital son la contraparte de los proyectos de infraestructura de China, los esfuerzos para controlar las redes 5G del mundo y otras medidas no militares que extienden su alcance global.

Juntos y separados

Debido a que tanto China como Rusia buscan romper el orden existente, no sorprende que la convergencia haya dado lugar a la cooperación. Según los informes, los dos países han intercambiado consejos sobre cómo administrar internet y controlar la disidencia interna; también han trabajado, a través de la Organización de Cooperación de Shanghai, para fortalecer dictadores amigos en Asia Central. La relación comercial, financiera y energética bilateral entre China y Rusia se ha ampliado, y Beijing y Moscú se han prestado un apoyo diplomático importante, aunque a veces tácito, en el Consejo de Seguridad de la ONU. No menos importante, una relación militar en expansión presenta ejercicios conjuntos en Asia Central y los mares Báltico y del Sur de China, transferencias de armamento y una creciente cooperación tecnológica de defensa, algunas de las cuales probablemente se lleven a cabo en secreto.

Sin embargo, la cooperación formal entre Beijing y Moscú es una medida insuficiente de su asociación, porque los dos se ayudan mutuamente simplemente persiguiendo sus objetivos individuales. Cuando China y Rusia usan la desinformación y la corrupción estratégica para entrometerse en las sociedades liberales, o trabajan para hacer que las organizaciones internacionales sean más amigables con los gobiernos antiliberales, contribuyen a un resurgimiento autocrático global que beneficia a ambos estados. Y es en el nivel estratégico donde los beneficios de la convergencia son más pronunciados.

Tanto Pekín como Moscú parecen haber aprendido una lección vital de la derrota soviética en la Guerra Fría: que competir con Washington en un frente y antagonizar a un segundo enemigo en el otro constituye una mala estrategia. Por lo tanto, China y Rusia han decidido permanecer "espalda con espalda" a lo largo de su frontera euroasiática compartida, lo que les permite concentrarse en erosionar el orden liderado por Estados Unidos.

El Lejano Oriente ruso, por ejemplo, actualmente alberga menos activos militares que en cualquier otro momento desde que las fuerzas nazis estuvieron a las puertas de Moscú en 1941, un testimonio de la forma en que la reducción de las tensiones con China permite a Rusia concentrarse en intimidar a Occidente. De la misma manera, la existencia de amenazas simultáneas de China y Rusia impide que Washington concentre su poder contra cualquiera de los rivales y lo deja vulnerable a ser azotado por dos competidores separados. La relación chino-rusa no es una alianza, pero no necesita serlo para causar migrañas estratégicas a Estados Unidos.

Sin duda, la asociación sufre de limitaciones reales. Es poco probable que China y Rusia se defiendan mutuamente en un conflicto con Washington, aunque podrían buscar formas sutiles, como compartir inteligencia o posicionar tropas de manera amenazante, para evitar que Estados Unidos derrote decisivamente a un oponente y luego se dirija hacia el otro. Rusia, después de haber invadido Ucrania y enfrentado sanciones integrales de Occidente, no encontrará un alivio económico equivalente de Beijing, en parte porque China no está ansiosa por derribar la ira financiera de la potencia hegemónica mediante la ruptura de sanciones a gran escala. Las tensiones acechan en Asia Central, donde ambos países no pueden ser preeminentes simultáneamente; en el Ártico, donde Rusia es una potencia residente y China es un intruso; y en África, donde Moscú genera una inestabilidad que difícilmente mejora las perspectivas de devolución de los préstamos chinos. Eventualmente, el choque general de intereses podría ser severo, porque Rusia no disfrutaría particularmente de vivir en el mundo sinocéntrico que Xi prevé.

Por el momento, sin embargo, la situación euroasiática de Washington solo empeorará: las amenazas al orden existente se están intensificando y la belicosidad de sus oponentes está aumentando en ambos lados de esa masa de tierra a la vez. Aunque los objetivos finales de Xi y Putin divergen, sus objetivos intermedios pueden mantenerlos estrechamente alineados en los años venideros.

Rompiendo el triángulo de poder

La historia sugiere una solución a este dilema, pero la respuesta obvia —usar concesiones y diplomacia para poner a Moscú en contra de Beijing— es la equivocada. Aunque la idea puede tentar a los observadores en Washington y Europa que esperan mejorar la geometría estratégica del triángulo de grandes potencias, las tensiones chino-rusas aún no son lo suficientemente agudas como para producir el tipo de división que ocurrió a fines de la década de 1960, y cualquier esfuerzo por ganarse la cooperación de Moscú seguramente resultaría contraproducente.

Putin ha dejado claro que el precio de una desescalada sostenida con Occidente es anular el acuerdo de la posguerra fría en Europa, y si se le ofreciera un trato así, podría concluir que su estrategia de presión está funcionando y presionar aún más. No hay ninguna solución diplomática para el alineamiento chino-ruso que no implique un grave debilitamiento de la posición de Estados Unidos en uno de los extremos de la masa continental euroasiática. Y es difícil imaginar que una estrategia global eficaz de Estados Unidos pueda resistir un golpe así.

Una lección más útil de la historia es que puede que no haya una buena alternativa para enfrentar los desafíos en ambos lados de Eurasia a la vez. En 1940 y 1941, el presidente Franklin Roosevelt rechazó el consejo de quienes argumentaban que debía apaciguar a Japón para concentrarse en la Alemania nazi, porque reconoció que ambos países representaban amenazas mortales para la visión estadounidense del orden internacional. Y más tarde, a lo largo de las dos primeras décadas de la Guerra Fría, Estados Unidos buscó contener tanto a China como a la Unión Soviética tras concluir que no había una forma aceptable de separarlas por el momento.

Estados Unidos y sus aliados tienen la fuerza bruta necesaria para llevar a cabo una estrategia de contención dual similar en la actualidad. Como ha señalado el consejero de Seguridad Nacional Jake Sullivan, incluso un eje chino-ruso más unido se vería empequeñecido en capacidades económicas, diplomáticas y militares por Washington y sus aliados en Europa y Asia-Pacífico.

Es cierto que Estados Unidos y sus amigos no pueden hacer esto a un bajo precio. Controlar los desafíos duales probablemente requeriría importantes programas de rearme y una cooperación más profunda contra la coerción política y económica, todo respaldado por una mayor conciencia de la amenaza que representa la convergencia autocrática de China y Rusia. Dicho de otro modo, no funcionará seguir una estrategia al estilo de la Guerra Fría con los niveles de urgencia e inversión de la posguerra fría. Pero la mejor manera de resistir un desafío conocido -un bloque de autocracias en el corazón de Eurasia- es mediante un remedio conocido: reforzar la resistencia colectiva de los países que mantienen el equilibrio a lo largo de su periferia.

Esta estrategia puede alentar inicialmente la cooperación chino-rusa. Sin embargo, la historia también sugiere que separar a las parejas ambivalentes puede requerir primero unirlas. Durante la década de 1950, el gobierno de Eisenhower apostó a que era más probable que una política de presión rompiera el pacto chino-soviético que una política de incentivos, porque obligaría a la partemás débil, Beijing, a confiar en el más fuerte, Moscú, que en última instancia, haría que ambos países se sintieran bastante incómodos. Eisenhower razonó, correctamente, que Washington podría encontrar algún día la oportunidad de explotar las tensiones entre sus dos enemigos, pero solo después de haber demostrado que su asociación produciría más miseria que ganancias.

Si Estados Unidos va a promover una eventual reorientación estratégica en Moscú, primero debe demostrar que la política de revisionismo y alineamiento con Beijing de Putin no está funcionando, y que la alternativa a las relaciones decentes con Occidente es una dependencia cada vez mayor de una China. cuya abrasividad parece crecer con su poder. Si ese mensaje puede llevarse a casa durante un período de años, podría tener un efecto constructivo en el pensamiento ruso, si no bajo Putin, entonces bajo su sucesor. Tal resultado puede parecer una aspiración lejana, lo que implica librar no una, sino dos guerras frías en el camino. Por lo menos, entonces, la convergencia chino-rusa ha aclarado cuán serio es el nuevo desafío euroasiático y qué se requerirá para enfrentarlo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias