×
Red Internacional

La oposición conjunta, integrantes por la minoría de la conducción del gremio, exige que convoque el gremio entero. La mayoría de la directiva sigue sin pronunciarse, mientras no llama a movilizar.

Florencia SarachoTrabajadora Telefónica Agrupación Violeta | @fsaracho2014

Sábado 20 de marzo | 22:03

La oposición en su conjunto, la Lista Granate Blanca conformada por la Agrupación Violeta, Agrupación Clasista Naranja Telefónica, Lista Roja, Agrupación Verde Negra, Telefónicos de Pie, Alternativa Telefónica y Naranja Telecomunicaciones Mayoría, no solo convoca a movilizarse el 24M a todas y todos los trabajadores telefónicos y de telecomunicaciones, sino que también exige a la conducción mayoritaria del gremio, la cual responde al peronismo, que no abandonen las calles este 24 de marzo.

En el día de hoy presentamos una carta a la Comisión Administrativa de FOETRA planteando movilizarnos el 45° aniversario...

Publicado por Telefónicxs Lista Granate Blanca en Sábado, 20 de marzo de 2021

Frente al 45° aniversario del golpe genocida, del que los empresarios tuvieron un rol decisivo y que apuntó a una clase trabajadora que había protagonizado grandes gestas en los años previos, las conducciones sindicales, entre ellas de las telecomunicaciones, Foetra y Satsaid tienen que convocar a que nos movilicemos en las calles por las y los 30.000 desaparecidos, en homenaje a nuestros 31 compañeras y compañeros telefónicos, contra la impunidad, en apoyo a las luchas de hoy, contra las represiones y contra quienes planificaron el genocidio y siguen siendo dueños de todo.

Las y los trabajadores de las telecomunicaciones, venimos cumpliendo un rol esencial en esta pandemia. Durante esta las empresas de telecomunicaciones amasaron fortunas más que nunca, sin embargo, sobre las y los trabajadores recayeron los aprietes patronales para aumentar los ritmos de trabajo, la polifunción, despidos de nuestros compañeros tercerizados, el peso de las tareas domésticas y el cuidado de las y los niños y adultos mayores sin tener garantizada una licencia paga.

A esto se le suma los cierres de las oficinas comerciales y tarifazos perjudicando a usuarios y la falta de inversión en muchos lugares del país, al punto de no garantizar el acceso a la conectividad para el botón antipánico como fue el caso de Guadalupe, víctima de femicidio.

También hubo acuerdos salariales inconsultos y cerrados por debajo de la inflación, plan de “retiros voluntarios” que no son más que despidos encubiertos como los que viene llevando adelante Telefónica-Movistar. Y lo peor es que seguimos perdiendo la vida de nuestros compañeros por accionar de las empresas, por no garantizar condiciones de higiene y seguridad como fue el caso de Matias Dimuro.

Es por todo esto que este 24M no podemos abandonar las calles. Las multinacionales cumplieron un rol decisivo en la dictadura militar, para imponer una derrota ejemplar a sangre y fuego a la clase trabajadora, para borrar toda perspectiva de lucha y de enfrentamiento a un capitalismo que nunca tuvo nada para ofrecer a las grandes mayorías.

Cientos de testimonios dan cuenta de la participación de grandes empresarios tanto nacionales como extranjeros de capitales europeos y norteamericanos, en post de aumentar sus tasas de ganancia, e ideando un plan de ataque y tortura a militantes y activistas, e imponiendo un clima de terror a los trabajadores de conjunto.

Empresarios que se beneficiaron económicamente con la estatización de la deuda, la especulación financiera y los contratos con el Estado, a costa de los padecimientos del pueblo trabajador. Muchas de estas corporaciones siguen impunes y son las mismas que se niegan a las retenciones, las que aplican los tarifazos, las que despiden, precarizan y son responsables de cientas de muertes obreras.

Retomando la historia de los “pulpos”

Entre esos empresarios que actuaron en el golpe genocida, se encuentra el CEO de Clarín, Héctor Magnetto, dueño hoy del gigante grupo de telecomunicaciones Telecom-Cablevisión-Fibertel. La compra de Papel Prensa por La Nación y Clarín (junto al extinto La Razón), fue denunciada como parte de los crímenes del terrorismo de Estado.

Su venta, fue arrancada en una mesa de tortura a Lidia Papaleo, sobreviviente del circuito Camps y viuda de David Graiver quien había sido dueño de Papel Prensa hasta su muerte en un accidente aéreo, unos meses antes de que la Junta Militar intimara a Papaleo y a la familia Gravier.

“Firme o le costará la vida de su hija y la suya”, fueron las palabras pronunciadas por Héctor Magnetto en noviembre de 1976 a Lidia Papaleo. Sin embargo, el testimonio fue desestimado en la causa que llevaba adelante el Juez Ercolini y que investigaba la apropiación ilegal de Papel Prensa durante la última dictadura, este sobreseyó en 2017 a Magnetto, a Ernestina Herrera de Noble (ya fallecida) y también al dueño de La Nación, Bartolomé Mitre. Impunidad absoluta en uno de los casos más claros y contundentes de complicidad civil y empresarial con la dictadura genocida.

Los mismos empresarios responsables (junto a la Iglesia y la burocracia sindical), del genocidio de la dictadura de 1976, que fueron menemistas en los 90, son los que hicieron fortunas durante los subsiguientes Gobiernos. En materia de comunicaciones, se beneficiaron con Alfonsín tomando Radio Mitre. Bajo el menemismo, se hicieron de Canal 13.

Con De la Rúa, la reforma de la Ley de Radiodifusión y el Plan Nacional de Televisión, les permitió la adquisición de radios y canales de televisión abierta en todo el interior del país. Néstor Kirchner aportó su granito de arena firmando el decreto que avalaba la fusión de Multicanal y Cablevisión. Y con Macri obtuvieron la jugosa fusión de Telecom-Cablevisión, aunque el Grupo Clarín le devolvió el “favor” al brindarle una gran ayuda política al Gobierno de Cambiemos en la campaña electoral. Con el Gobierno actual de Alberto Fernández, Clarín recibió $624 millones.

Contra la impunidad, los empresarios y gobiernos ajustadores de ayer y de hoy

No hay que olvidar que, en las telecomunicaciones, frente al golpe militar, hubo gran resistencia y lucha activa en el gremio telefónico, desde operadoras telefónicas, técnicos, rosaceros, empalmadores, instaladores, y cientos de trabajadores telefónicos.

Es de destacar el rol combativo de muchas mujeres telefónicas que, pese a las persecuciones, se pusieron al frente. Una de las primeras medidas que toma la Junta Militar fue ocupar el 000 (comunicaciones internacionales), encontrando una resistencia por parte de sus operadoras telefónicas.

Hay ejemplos que cuentan viejas compañeras activistas de los ’70, que frente a un caso de una trabajadora telefónica que se la querían llevar de la puerta de su oficina, sus compañeras de tráfico, las operadoras, la rodearon y evitaron que la secuestraran los militares. El total de trabajadores telefónicos desaparecidos es treinta y uno (datos de la Sec. de DDHH de Foetra Bs. As.), cinco fueron mujeres, delegadas o activistas, que lucharon para derrotar a la dictadura.

Es por ellas y ellos que también nos vamos a movilizar. Es junto con los miles de trabajadoras y trabajadores que están saliendo a la calle a luchar, defendiendo sus puestos de trabajo como las y los trabajadores aeronáuticos de Latam, junto a ferroviarios que pelean por el pase a planta permanente, y con las y los trabajadores del subte que pelean por las condiciones de salud adecuadas para miles de trabajadores y usuarios y en contra de la persecución sindical de Metrovías.

Todas y todos junto a trabajadores docentes, de la salud, con la juventud precarizada y quienes pelean por vivienda y junto a quienes seguimos exigiendo justicia por las víctimas de la violencia del Estado como Luis Espinosa, Facundo Astudillo Castro, Santiago Maldonado y por las miles de mujeres como Ursula Bahillo que día a día piden a gritos que no las maten más y las “instituciones” sólo les responden con falsas promesas, cuando el Estado y los Gobiernos son responsables.

Sabemos de la pandemia y por eso nos vamos a movilizar guardando la distancia y tomando todos los recaudos necesarios, porque no podemos abandonar las calles ni “dar vuelta la página”. El Gobierno llama a no salir a la calle, llama a dejar las banderas históricas contra la impunidad y la represión porque, como vimos, también sería cuestionarse a ellos mismos, pero nosotros y nosotras vamos a marchar con el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, contra la impunidad de ayer, pero también la de hoy porque pandemia y ajuste hacen un combo insoportable para los bolsillos, las espaldas de todas las y los trabajadores.

Nuestros sindicatos de telecomunicaciones, Foetra y Satsaid tienen que llamar a movilizar, no fue decidida en ninguna instancia democrática que este año no se movilizaba. Es por eso que llamamos a las conducciones sindicales a que convoquen asambleas y a movilizarnos este 24M.

En el día de hoy presentamos una carta a la Comisión Administrativa de FOETRA planteando movilizarnos el 45° aniversario del 24 de marzo:

Publicado por Agrupación Violeta Telecomunicaciones en Sábado, 20 de marzo de 2021

Con la Agrupación Violeta y la Lista Granate Blanca de la que somos parte, vamos a movilizar junto al Encuentro Memoria Verdad y Justicia, queremos hacerlo en unidad con todos los sectores en lucha en las calles unificando nuestra pelea contra las burocracias sindicales y los gobiernos que nos quieren dividir.

¡Por los 31 desaparecidas y desaparecidos telefónicos!
¡Por los 30.000! NO OLVIDAMOS, NO PERDONAMOS Y NO NOS RECONCILIAMOS.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias