Política EE. UU.

RAPACIDAD DE LAS "BIG TECH"

La obsesión mortal de Elon Musk con las ganancias

El magnate multimillonario tecnológico Elon Musk ha estado difundiendo información falsa y peligrosa sobre el coronavirus desde el comienzo de la crisis. A principios de esta semana, escaló y volvió a abrir peligrosamente su fábrica de California.

Viernes 15 de mayo | 22:27

El magnate multimillonario tecnológico Elon Musk ha estado difundiendo información falsa y peligrosa sobre el coronavirus desde el comienzo de la crisis. A principios de esta semana, escaló y volvió a abrir peligrosamente su fábrica de California. Esto muestra la hipocresía de la Big Tech: quieren pretender ser un nuevo tipo de capitalista pero están tan dispuestos a poner en peligro a los trabajadores por sus ganancias como cualquier otro industrial.

El multimillonario Elon Musk siempre ha tenido una inclinación por los titulares con sus declaraciones públicas escandalosas y a menudo mal informadas. Desde afirmar que Marx era capitalista porque "escribió un libro completo sobre eso" hasta declarar en Twitter que iba a vender todo lo que posee. Musk tiene una larga historia de extrañas declaraciones públicas, sin embargo, en las últimas semanas, estas declaraciones han pasado de lo estúpido a lo activamente peligroso.

Durante los últimos dos meses, Musk ha estado difundiendo teorías de conspiración de coronavirus negando la validez de los consejos médicos y, la semana pasada, comenzó a aumentar las demandas para reabrir la economía. Primero amenazó con sacar a Tesla, su compañía, de California si no le permitían reiniciar la producción y luego escaló unos días después cuando tuiteó el 11 de mayo que,

“Tesla está reiniciando la producción hoy contra las reglas [de California]. Estaré en la línea con todos los demás. Si alguien es arrestado, pido que sólo sea yo ”.

Esta táctica parece haber funcionado para Musk, ya que no fue arrestado y el condado finalmente acordó "que Tesla puede comenzar a aumentar sus operaciones comerciales mínimas esta semana en preparación para una posible reapertura tan pronto como la próxima semana" después de que Tesla presentó un plan de seguridad. Sin embargo, a pesar de todas sus pavoneos sobre "estar en la línea con todos los demás", es casi seguro que Musk no enfrentará ninguna de las consecuencias reales de esta reapertura insegura de la producción.

Los gobiernos estadounidenses de todos los niveles están tan vinculados con los intereses de los capitalistas que el Condado de Alameda no arrestó a Musk, incluso cuando estaba infringiendo explícitamente las leyes locales, por temor a represalias litigiosas y las amenazas de Musk de reubicar a la sede de Tesla a un estado más responsable.

En contraste, varios negros han sido asesinados a tiros y sometido a otras formas de brutalidad policial sólo en esta semana por supuestas "violaciones de distanciamiento social" incluso cuando obedecían sus leyes locales.

El personal de trabajo no sindicalizado de Musk ahora se ve obligado a volver a trabajar enmedio de la pandemia. Ellos son quienes se enferman, transmiten el coronavirus a sus familiares y potencialmente mueren. Todo esto sucederá mientras Musk se aposenta en una de sus mansiones y se enriquece con el trabajo de su personal. Como de costumbre, las reglas no se aplican a los multimillonarios.

El primer comentario público de Musk sobre Covid-19 llegó el 6 de marzo cuando tuiteó: "El pánico del coronavirus es tonto". Cinco días después, la Organización Mundial de la Salud declaró el coronavirus una pandemia. Uno podría pensar que un ingeniero como Musk estaría dispuesto a cambiar de opinión cuando se enfrentara a datos científicos, pero aun cuando los casos de coronavirus en los EE. UU. se dispararon, especialmente en California, donde Musk vive y dirige Tesla HQ, éste se negó a reconocer la evidencia frente a sus ojos.

Cuando seis condados en el Área de la Bahía se convirtieron en las primeras áreas en los EE. UU. en cerrar todos los negocios no esenciales, él desafió las órdenes estatales y se negó a cerrar la fábrica de Tesla hasta que los funcionarios locales forzaron el asunto una semana después.

Mientras las acciones de Musk dentro de su propia empresa tienen graves consecuencias para sus empleados, sus declaraciones públicas también han causado daños. El 16 de marzo, Musk tuiteó un enlace de Google Docs a un falso estudio científico sobre los beneficios del uso de cloroquina para tratar Covid-19.

Al tweet de Musk, combinado con su gran número de seguidores en Twitter de 34.1 millones de usuarios, se le atribuye la popularización de la droga y la mala ciencia detrás de ella, más allá del pequeño alcance de su autor principal, un inversionista en criptomonedas.

El zumbido de Musk y sus fanáticos llamó la atención del portal de noticias Breitbart y de Fox News, lo que trajo cloroquina a la atención del espectador más famoso de Fox News: Donald Trump.

En los últimos dos meses, Trump ha alternado entre minimizar la gravedad de la pandemia y lanzar falsas esperanzas sobre las cualidades panaceáticas de una variedad de tratamientos, desde cloroquina y los rayos ultravioleta hasta el "desinfectante inyectable". La falsa propagación de la cloroquina como tratamiento para el coronavirus se considera altamente peligrosa, tanto por los efectos secundarios de la droga como por la desinformación en la población.

Musk ha creado una marca para sí mismo basada en la supuesta experiencia en una variedad de campos científicos, por lo que debe estar familiarizado con las normas de la literatura científica, los principios básicos de la investigación empírica y cómo distinguir entre datos confiables y una farsa bien arreglada. Impostor. Pero, en cambio, una y otra vez ha promovido la mala ciencia, teorías de conspiración e información errónea a una audiencia de fanáticos devotos y de aquellos que confían sólo en su opinión basada en su reputación.

Por ejemplo, después de prometer fabricar ventiladores en caso de escasez, en realidad envió máquinas BiPap, que se utilizan para tratar la apnea del sueño. Tanto el Google Doc de cloroquina como un video de YouTube que compartió en Twitter que abogaba por reabrir California basándose en estadísticas engañosas generadas a partir de muestreo sesgado, se han eliminado de sus plataformas debido a la difusión intencional de información falsa.

La inversión literal y figurativa de Musk en minimizar la pandemia y reabrir California significa que no le importa si su información es precisa. Argumentando por la reapertura en nombre de la "libertad" (y así ganándose el favor de Trump y los gobernadores estatales) para no afectar sus propias ganancias está poniendo en riesgo a innumerables trabajadores y no solo a su propia empresa.

Si bien puede ser fácil descartar a Musk como un chiflado peligroso, es importante entender que él representa un fenómeno que surgió con el auge del Silicon Valley de la década de 2000. Los nuevos multimillonarios tecnológicos como Musk, Jeff Bezos, Bill Gates, Steve Jobs y otros inicialmente se vendieron como un nuevo tipo de multimillonario.

Atrás quedaron los días de los hombres en trajes de tres piezas masticando cigarros y exprimiendo a la clase trabajadora. Ese era el viejo capitalismo, y estos magnates tecnológicos te harían creer que representan al nuevo capitalismo. Muchos de ellos no nacieron con dinero, aunque algunos (incluido Musk) sí lo fueron, y sus compañías estaban inventando tecnología nueva y emocionante.

De manera teatral “trataron bien” a sus trabajadores, construyeron complejos gigantes donde los trabajadores podían recoger bocadillos gratis, explorar su creatividad con "entornos de trabajo colaborativos" y cortarse el pelo sin salir del trabajo. La mentalidad durante el boom tecnológico era clara: este era el nuevo mundo valiente, y la gran tecnología estaba aquí para salvarnos. Esta mentalidad aún la mantienen algunos hasta el día de hoy, con el Business Times declarando en marzo que " la Big Tech nos salvará después de que termine la pandemia".

Esto, por supuesto, no podría estar más lejos de la verdad. Tal como nos mostró el comportamiento de Elon Musk y Jeff Bezos durante la pandemia actual, estos magnates tecnológicos están perfectamente dispuestos a poner en riesgo a sus trabajadores si esto significa aumentar sus propias ganancias.

Una y otra vez, estos nuevos capitalistas nos han demostrado que son iguales a todos los demás capitalistas: personas ricas y poderosas que explotan el trabajo de la clase obrera para aumentar su propia riqueza. De hecho, los gigantes tecnológicos han sido tan buenos para mantener a los trabajadores tan sometidos que, a principios de 2020, sólo hay tres sindicatos en la industria tecnológica: Kickstarter United y dos grupos de trabajadores por tiempo determinado que se unieron a locales preexistentes.relacionado con la naturaleza de su trabajo.

Sin sindicatos, todos los famosos "beneficios" de los trabajos tecnológicos se otorgan solo por placer y capricho de los jefes, y se pueden eliminar con la misma rapidez.

Estos "nuevos multimillonarios" quieren que creamos que debido a que fabrican productos de alta tecnología, no usan corbatas y fuman marihuana, de alguna manera están más de nuestro lado que otros tipos de capitalistas. Pero esta pandemia ha revelado una vez más que los miembros de la burguesía tienen una solidaridad de clase entre ellos y están más que dispuestos a pedirnos que muramos por sus resultados. Elon Musk puede estar entre los ejemplos más escandalosos y ridículos de la depravación del capitalismo, pero él es la regla, no la excepción.

La pandemia de coronavirus nos ha demostrado más allá de toda duda que los capitalistas están dispuestos a sacrificar nuestras vidas sin que les importe. Su riqueza se basa en el sudor y la sangre de la clase trabajadora, y la prisa por reabrir es un claro ejemplo de lo desechables que somos para ellos.

Su sistema económico no funciona para nosotros. La clase obrera necesita rechazar tanto el sistema capitalista como la retórica vacía de la Big Tech. Debemos tomar los ejemplos de los trabajadores esenciales que están luchando en todo el país y ver que la tarea que tenemos por delante es clara: debemos crear nuestra propia fuerza de combate que pueda combatir a los capitalistas. Su sistema nos está llamando a morir por sus ganancias; en respuesta, debemos derribarlo.

Este artículo se publicó en la página de Left Voice, edición estadounidense de la red internacional La Izquierda Diario del cual ofrecemos su traducción al español.

Traducido por Raúl Dosta para La Izquierda Diario México.







Temas relacionados

Elon Musk   /    Covid-19   /    Industria tecnológica   /    Política EE. UU.   /    Sillicon Valley   /    Ciencia y Tecnología   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO