FEDERACIÓN UNIVERSITARIA DE CÓRDOBA

La "nueva" FUC y la asamblea universitaria

La "nueva" Federación Universitaria de Córdoba se encuentra dividida de cara a la Asamblea Universitaria de noviembre y siguen con prácticas burocráticas bajo el símbolo de Agustín Tosco.

Candela Guzmán

Consejera Directiva de la Facultad de Filosofía y Humanidades

Viernes 4 de noviembre de 2016 | Edición del día

La Asamblea Universitaria convocada por el rectorado de la Universidad Nacional de Córdoba para el 19 de noviembre tiene el objetivo de, entre otros puntos, modificar el mecanismo de elección de las autoridades unipersonales. El oficialismo radical presentó un proyecto de elección directa manteniendo la ponderación que existe hoy en la representación de los distintos claustros en los órganos de co-gobierno universitario, donde los docentes mantienen la mayoría automática.

Te puede interesar: La contra-reforma universitaria está en marcha

Por otro lado, la oposición kirchnerista de Cambio Universitario presenta un proyecto más restrictivo aún, manteniendo la ponderación por claustros y agregando una ponderación por facultades. 

También te puede interesar: Al kirchnerismo le parece aberrante el mismo proyecto que presentaron en el 2008

Ante este escenario la "nueva" Federación Universitaria de Córdoba, presidida por SUR e integrada por los kirchneristas de La Bisagra y sus aliados de La Mella, se ha dividido al poco tiempo de asumir. Por un lado SUR con un proyecto similar al del oficialismo y por otro La Bisagra y la Mella apoyando a la camarilla docente de Cambio Universitario. Incluso SUR hizo público un duro comunicado con fuertes críticas a La Mella y a La Bisagra donde los acusa de ser funcionales a "intereses sectoriales y mezquinos". Ambos sectores se dividen para ir detrás de los intereses de las camarillas universitarias, pero ninguno plantea una verdadera democratización de la UNC. 

Esta división a poco de asumir la autoproclamada "FUC del Cordobazo", demuestra la posición correcta que tuvimos desde la Juventud del PTS en el Frente de Izquierda: esta fue una unidad oportunista de burocracias estudiantiles, que podía arrebatarle la conducción al radicalismo pero en lo más mínimo podía presentar una alternativa a las y los estudiantes para una transformación de la universidad.

En la primera prueba se dividen en función de los intereses de las camarillas que sostienen, sin plantear ningún debate abierto a las y los estudiantes ni convocando a instancias de base y resolutivas para que se puedan expresar las mayorías estudiantiles. Una práctica común a cualquier burocracia, pero con el símbolo de Agustín Tosco.

Acciones "radicales" para encubrir una política conservadora

La Bisagra y La Mella no pueden justificar su apoyo a proyectos conservadores como el que impulsa el decano de Filosofía, Diego Tatián y la decana de FAMAF, Mirta Iriondo para la elección de autoridades. Quieren cubrir su posición conservadora oponiéndose a la incorporación de empresarios al Consejo Superior.

Decimos que es para encubrir su política, porque desde sus puestos en el superior no hicieron más que avalar esta política queriendo incorporar burócratas sindicales K y empresarios "progresistas" al Consejo Social Consultivo, que fue el preámbulo de la política de Juri de meterlos en el superior.

A su vez, Tatían se ve obligado a hablar de las reformas académicas neoliberales del oficialismo siendo que su espacio político en los 9 años de gobierno no hicieron más que reforzar las políticas de la Ley de Educación Superior. Entre otras cosas con la injerencia de intereses empresariales en la UNC.

Pero como no bastan los discursos para imponer su política, La Mella y La Bisagra interrumpieron la última sesión del Consejo Superior haciendo una "acción de lucha ofensiva" para intereses conservadores. Tal como lo hacían las patronales agrarias, que utilizaban métodos de lucha de los trabajadores como los piquetes para defender sus ganancias. Luego de esa acción ambas corrientes hacen un llamado a una "asamblea interfacultades" para discutir sobre la Asamblea Universitaria.

Nuevamente, utilizan organismos que fueron un gran avance en la auto-organización estudiantil para encubrir su política al servicio de la camarilla kirchnerista. Esto es así porque no es una asamblea interfacultades ya que no hay ningún mandato de ninguna asamblea de base. La Bisagra conduce siete centros de estudiantes y no impulsó ninguna instancia de base y resolutiva en esas facultades, al igual que La Mella que conduce el Centro de Estudiantes de la Facultad de Lenguas.

Lo que quiere La Mella y La Bisagra es una instancia de rosca entre agrupaciones para darle alguna legitimidad a su posición. Como saben que su política no convence, quieren evitar cualquier escenario de debate real entre los estudiantes y reemplazarlo por acuerdos por arriba y acciones que posan de combativa para esconder su política derechista.

La FUC y la izquierda

La conducción de la Federación Universitaria no sólo demuestra su verdadero contenido ante la Asamblea Universitaria, sino que también, por omisión, se ve que es una cáscara vacía que está lejos de organizar a los y las estudiantes. Por ejemplo, no jugaron ningún rol cuando fue el "Paro de Mujeres" y la masiva movilización el 19 de octubre, como lo hicimos desde Pan y Rosas impulsando clases públicas desde las distintas secretarías y comisiones de mujeres que conformamos.

Las denuncias y hechos de violencia hacia las mujeres y la diversidad sexual continuaron en la universidad y estas organizaciones estuvieron completamente ausentes para aportar a la organización de estos sectores. Desde la izquierda planteamos la necesidad de reeditar el "paro de mujeres" en la UNC para conformar una masiva asamblea de compañeras para debatir y pelear por nuestros derechos.

No basta que dos o tres militantes de SUR, La Mella o La Bisagra lleven la bandera de la nueva FUC a las marchas sindicales o a movilizaciones como la del 19 de octubre. Esta práctica lejos de cambiar el contenido de la FUC de la Franja Morada, cubre de un "manto progresista" el mismo contenido y como siempre sucede. Sin embargo, está la izquierda que va detrás de estas corrientes como lo está haciendo CAUCE, que no sólo votó a esta alianza en el Congreso de la FUC, sino que encubre las políticas de La Mella como la asamblea interfacultades trucha convocada para el día lunes 7 de noviembre.

Desde la Juventud del PTS en el FIT proponemos un proyecto de una persona un voto para la elección de autoridades unipersonales, mayoría estudiantil en los órganos de co-gobierno y voz y voto para los colegios pre universitarios. A su vez, desde hace meses venimos impulsando distintas políticas para que los estudiantes conozcan las reformas de Juri que implican un avance en la mercantilización de la UNC. Impulsamos políticas como el plebiscito que se realizó en filo para que los estudiantes puedan expresarse, instancias de autoorganización como la asamblea en la misma facultad.

A su vez, hemos propuesto a las distintas corrientes con las que impulsamos el frente La Trinchera en la última elección estudiantil, impulsar videos de difusión, clases públicas y una acción diferenciada de La Mella y La Bisagra el día de la Asamblea Universitaria, para fortalecer una alternativa independiente a las distintas camarillas docentes y burocracias estudiantiles. 







Temas relacionados

Universidad Nacional de Córdoba   /    Patria Grande   /    Federación Universitaria de Córdoba    /    Mella   /    Juventud del PTS   /    Opinión   /    Córdoba   /    Universidad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO