Mundo Obrero

TRABAJADORES AERONÁUTICOS

La misma clase, los mismos chalecos

Esa prenda se convirtió en un verdadero emblema para los trabajadores aeronáuticos, que simboliza las luchas de ayer y hoy contra los ataques de gobiernos y empresarios.

Miércoles 12 de diciembre de 2018 | 16:54

Hoy se habla de los chalecos amarillos en todo el mundo, los que lograron hacer retroceder al presidente francés Macron en su plan de suba de precios de combustibles, haciéndolo aumentar el salario mínimo. ¡Sí! A Macron, el que llegó a Argentina para el G20 como asesor del ajuste en curso que impone Macri, a quien recibió un obrero del aeropuerto con el chaleco amarillo en la Argentina, como presagio de lo que vendría.

Ezeiza, 10/12/2018

Resulta que los aeronáuticos conocen bien los chalecos amarillos, porque son parte de su uniforme de trabajo y también porque los representan y diferencian de los trajes caros que usan los empresarios. Dichos chalecos los usan los trabajadores aeronáuticos de Francia, conocidos por los hechos del 2015: ese año el gobierno francés quiso despedir y flexibilizar a los trabajadores de Air France, pero estos lucharon y vencieron, acorralando contra las cuerdas a la directiva de la aerolínea de bandera francesa y haciendo correr como ratas a los CEO de traje y corbata.

Francia, 2015

Hoy los chalecos amarillos para los aeronáuticos de la Argentina se convirtieron en un emblema. El día lunes. en el banderazo que se hizo en el aeropuerto de Ezeiza bajo la consigna “Defendamos Aerolíneas Argentinas”, los trabajadores y sus familias marcharon con los chalecos amarillos puestos, en mensaje de lucha consciente, por lo ocurrido en Francia. La movilización de los aeronáuticos provocó simpatía y entusiasmo entre los pasajeros, que cantaban junto a trabajadoras y trabajadores.

Te puede interesar: [VIDEO] Aeronáuticos hablan sobre la situación de Aerolíneas Argentinas

Hay más chalecos para vencer

Los trabajadores aeronáuticos son miles y ven que falta que algunos chalecos salgan a la lucha, que también quieren triunfar y están siendo atacados con despidos encubiertos y flexibilización laboral: se trata de los trabajadores de Intercargo, afiliados al gremio de A.P.A, que tendrían que estar movilizados para golpear todos juntos con un solo puño, contra el plan de ajuste del FMI que hipoteca el presente y el futuro de la gran mayoría de la población.

Pero también hay chalecos que se suman solidariamente, como los trabajadores tercerizados de Latam y GPS agrupados en El Despegue. Su presencia es recibida con gran hermandad, y eso asusta a las patronales de las tercerizadas que amenazan con sanciones, impidiendo que sean muchos más los chalecos presentes.

Hoy la falsa "revolución de los aviones" que comanda el ministro de Transporte Guillermo Dietrich le quita subsidios a Aerolíneas Argentinas y se los entrega a las low cost, quitándole rutas a la aerolínea de bandera, demonizando a sus trabajadores frente a la opinión pública e imponiendo suspensiones por orden del CEO de Aerolíneas Argentinas Luis Malvido.

Dicha revolución no existe: el porcentaje de acceso a volar sigue siendo del 5 % de la población; bajo ese eufemismo se esconde el otorgamiento de buenos negocios a amigos del presidente.

La verdadera “revolución de los aviones” tiene que venir de esos chalecos amarillos, de sus trabajadores en coordinación con los pasajeros, para que el transporte aéreo cumpla un rol social conectando pueblos y ciudades con pasajes a precios populares.

La verdadera revolución sería una línea aérea estatal bajo control de trabajadoras y trabajadores, al servicio de la población –como debería ser también en los trenes, colectivos y subtes- para que todos puedan volar y tener acceso a este servicio público.

Te puede interesar: Pilotos responden a la “revolución de los aviones”: habrá paro jueves y viernes







Temas relacionados

Aeropuerto Jorge Wilsterman   /    Tercerizados de Latam   /    Latam   /    Aeropuerto de Ezeiza   /    Intercargo   /    Trabajadores aeronáuticos   /    Aeronáuticos   /    Aerolíneas Argentinas   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO