Política

OPINIÓN

La ministra de Educación porteña prefiere pagar una multa diaria a informar cuántos alumnos quedaron sin vacante

La Jueza Liberatori le fijó una multa diaria a la ministra de Educación de la Ciudad, María Soledad Acuña, por no contestar cuántos chicos quedaron sin vacantes en la educación pública este ciclo lectivo.

Carlos Platkowski

Abogado CeProDH

Jueves 25 de mayo de 2017 | Edición del día

La Jueza Liberatori le fijó una multa diaria a la ministra de Educación de la Ciudad, María Soledad Acuña, por no contestar cuántos chicos quedaron sin vacantes en la educación pública este ciclo lectivo.

La multa diaria fue fijada a pedido de los referentes del Frente de Izquierda, Myriam Bregman y Patricio Del Corro, quienes el año pasado, ante la falta de vacantes en la escuela pública solicitaron ante la justicia contencioso administrativa que se ordene al gobierno de Rodríguez Larreta la construcción de las escuelas necesarias para que ningún niño de la ciudad se quede sin vacante en la escuela pública.

Para conocer en detalle cuántas escuelas hacían falta en cada distrito escolar, solicitaron que se intime al gobierno de cambiemos que detalle por distrito escolar la cantidad de vacantes solicitadas y la cantidad de vacantes satisfechas. Un dato elemental que el Gobierno, desde hace cinco meses, se niega a brindar por la sencilla razón que quedaría de manifiesto la magnitud de crisis en materia de asignación de vacantes.

Denunciado esto, la Justicia de la Ciudad decidió fijar una multa por cada día que Soledad Acuña no brinde la información que debe hace meses.

El problema de la falta de vacantes en la ciudad es gravísimo. El Gobierno de Rodríguez Larreta mientras destina fondos multimillonarios en financiar la educación religiosa, le niega la posibilidad de acceder a la escuela pública a 11.000 niños. Ese es el número oficial que surge de un pedido de informe que Del Corro hizo como legislador porteño por el Frente de Izquierda el año pasado.

El GCBA además de no otorgar las vacantes a miles de niños, muchas veces lo hace en colegios lejanos a los domicilios de los alumnos o de los trabajos de sus padres, incluso asignando vacantes en distintos colegios a hermanos, y hasta sobrepoblado las aulas excediéndose de la cantidad de estudiantes por docente. Todas problemáticas que integran la crisis del sistema educativo público.

En 2011 el GCBA asumió el compromiso de construir una determinada cantidad de escuelas para dar solución al problema de las vacantes del nivel inicial, lo cual no ha dado cumplimiento aún, demostrando su falta de compromiso con la educación pública.

La falta de escuelas, la consecuente falta de vacantes y las pésimas condiciones en que se encuentran las escuelas, son consecuencia de la decidida baja del presupuesto que el Gobierno de la Ciudad destina a la Educación Pública. El presupuesto para este año, corresponde al 18,5% del total, y en los últimos 7 años ha tenido una caída de 8,9 puntos, además de que lo subejecuta al no utilizar todo lo disponible. El GCBA conoce la problemática que existe, y su respuesta es desfinanciar a la educación pública.

Es probable que la ministra Acuña, a pesar de la multa impuesta, mantenga su postura. Es que el ataque a la educación pública, para Cambiemos, es una “cuestión de estado”. Así lo vimos en la guerra que Bullrich y Vidal le declararon a los maestros. Por lo que la pelea para que ningún chico se quede sin su vacante en la escuela pública seguirá profundizando y en ese caso esta novedad será otro punto de apoyo para lograr ese objetivo.

Otra de las maniobras del Gobierno es priorizar presupuestariamente a la educación privada. Del total de las partidas destinadas a educación, cada año aumenta más lo que se asigna a subsidios a escuelas privadas, este año ese punto aumentó en un 42% mientras que lo destinado para infraestructura fue solo del 19%.

Uno de los problemas fundamentales se da en el nivel inicial. Y esto es así porque en la Ciudad existen 475 escuelas de nivel inicial privadas sobre 245 públicas.

En este presupuesto hay una nueva suba considerable en materia de subsidios a la educación privada. Los $ 5.357.567.783 representan el 16,2 % del total presupuestado para 2017. En 2012 el monto destinado a estos subsidios correspondía a un 14,5 %.¡Toda una declaración de principios!.

En su presupuesto este dinero no está desglosado y no indica a qué escuelas van, y menos aún qué matrícula tiene esas escuelas privadas, si son religiosas o no y qué monto cobran de inscripción y matrícula. Tan solo en el año 2014, la gestión de Cambiemos invirtió aproximadamente 6.700 pesos por alumno de este sector. Más que cualquier otra provincia.

Te puede interesar: Larreta envía a la Legislatura el presupuesto educativo más bajo de la historia

Los niños y niñas que logran obtener su vacante en una escuela pública, deben lidiar con los problemas edilicios de todo tipo. Lo cual es también parte del reclamo judicial iniciado, ya que se dirige a obtener la construcción de escuelas y refacción de las existentes para que la educación pública cumpla con sus requisitos de ser de calidad.







Temas relacionados

María Soledad Acuña   /    Patricio del Corro   /    Myriam Bregman   /    Educación   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO