×
×
Red Internacional

Esta semana, a casi cinco meses del inicio del conflicto en el frigorífico, el secretario general del sindicato de la carne de Pérez Millán salió en los medios con declaraciones repudiables sobre los trabajadores en lucha. ¿Qué significa este nuevo ataque de Luis Pérez a las y los trabajadores?

Viernes 23 de julio | 13:43

Se cumplen cinco meses del comienzo de la lucha histórica de las mil familias en Arrebeef, en la que los trabajadores tomaron el frigorífico, se movilizaron con el conjunto del pueblo de Pérez Millán, enfrentaron la represión de la Infantería de Kiciloff y Berni y de la Policía Comunal, y siguieron resistiendo organizando una olla con las mujeres al frente, para que las familias pudieran tener un plato de comida en la mesa. La lucha del frigorífico bonaerense despertó una amplia solidaridad de sindicatos, organizaciones y diputados como Nicolás del Caño y Claudio Dellecarbonara, así como de otros sectores de trabajadores en lucha, como la fábrica recuperada MadyGraf, los trabajadores del call centre rosarino Hey Latam, del Frigorífico Rioplatense y organizaciones de desocupados, entre otros.

Te puede interesar: ArreBeef: Pérez Millán se levanta y moviliza masivamente en apoyo a los obreros

Esta lucha, por salarios dignos, mejores condiciones laborales y la necesidad de elegir nuevos representantes por parte de las Trabajadoras /es se llevó adelante enfrentando a una de las patronales frigoríficas más grandes de la Argentina, que tiene una capacidad de faena de 30.000 animales por mes y es uno de los principales exportadores de carne del país, que además mantiene negociados con todos los gobiernos de turno. Pero la lucha no fue solo contra la patronal. El propio sindicato de la carne, que debería representar a los trabajadores, terminó abriéndoles causas, acusándolos de tomar la sede local del gremio. En una de las últimas entrevistas que dio a la prensa, el dueño del frigorífico, Hugo Borrel, reiteró su agradecimiento a la Federación de la Carne por “su fuerte intervención y el gran acompañamiento”. A confesión de parte…

Pero la patronal de Arrebeef no actuó sola. En los últimos meses vimos como distintos sectores de trabajadores salen a pelear por sus puestos de trabajo o por mejores condiciones laborales, porque el gobierno de Alberto Fernández permite que los empresarios hagan prácticamente lo que quieren, como en el caso del frigorífico, en donde ni el gobierno nacional, ni el de la provincia ni tampoco el municipal, que encabeza el macrismo, movieron un dedo para impedir que 200 familias se quedaran en la calle. Todas las medidas fueron a favor de Borrel.

Esta semana el entregador, Luis Pérez, Secretario General del gremio de la carne Regional Norte, lanzó un comunicado en los medios de comunicación, desconociendo la lucha de los trabajadores, diciendo que se trató de un conflicto de “algunos sujetos”, amedrentando y amenazando con seguir las causas penales. Es una respuesta al paso que significa el fallo a favor de la reinstalación de dos de los referentes del conflicto, que las y los trabajadores consiguieron con la lucha.
Elías Brica, parte de la Federación de la Carne, había dicho en medios locales que los despedidos con causas penales no iban a poder ser reincorporados y que la federación no podía defenderlos por tener causas: “No podemos defenderlos ya que cuentan con una denuncia penal y ellos tendrán que solucionar el problema individualmente, de igual manera nosotros vamos a seguir trabajando para su reincorporación”. Esa solución individual solo sirve para garantizar que Borrel pueda seguir produciendo lo mismo, pero con menos trabajadores. La patronal gana, y los trabajadores de adentro y de afuera, siguen perdiendo. Mientras tanto, siguen vigentes las denuncias penales que el gremio les hizo a los trabajadores.

Te puede interesar: La justicia ordena la reincorporación de trabajadores en ArreBeef

Por su parte Cristian Cardozo concejal radical en Juntos por el Cambio en los momentos más álgidos del conflicto llego a pedir perdón a Hugo Borrell, mientras las obreras denunciaban los atropellos en las líneas de producción y el maltrato al conjunto de los trabajadores. En su último comunicado a los medios de prensa expresa “el conflicto se destrabo por las negociaciones desde el minuto uno que realizo la Federación de la Carne a través de intervenciones del secretario general de la Federación de la Carne Alberto Fantini”. ¿Cuál es la negociación que defiende? ¿El acta firmada en el Minis-terio de la Provincia de Ministra de Trabajo Mara Ruiz Malec, por parte de Hugo Bo-rrel y La Federación donde firman 200 despidos de “inorgánicos”? ¿La “apertura” en tandas? donde decenas de compañeros efectivos y contratados quedaron afuera o las excusas de la entrega de la federación.
Cualquier variante de la Federación de la carne que se muestre distinta al accionar de todos estos años de Luis Pérez debería luchar para que las y los despedidos entren, y para retirar las causas judiciales que la Federación presentó contra más de 250 trabajadores.

Borrel no logró su plan de borrar las páginas de lucha y organización de las y los obreros de Pérez Millán, que denunciaron y enfrentan los intentos de someterlos a más precarización por medio de todo tipo de atropellos. La fuerza está y los trabajadores en lucha ya lo demostraron. Es necesario que efectivos y contratados, los de adentro y los que están peleándola afuera se unan para lograr que se cumplan los fallos de reincorporación y para luchar para que entren todos los despedidos. Las imágenes de obreras y obreros peleando por la dignidad del futuro de sus hijos, sus hermanas, sus compañeras no se borran con el soplo del viento pampeano.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias