×
×
Red Internacional

Desde hace tres meses trabajadores agrarios están en lucha contra tres leyes del Gobierno de Narendra Modi a favor del agronegocio multinacional. El apoyo de figuras a nivel mundial no fue bien recibido por el régimen.

Valeria Foglia@valeriafgl

Miércoles 3 de febrero | 15:49

Desde agosto los campesinos de India protagonizan una enorme protesta contra tres leyes agrarias del Gobierno de Narendra Modi aprobadas en septiembre pasado en el Parlamento. Las describen como “leyes antiagricultores”, ya que los dejan a merced del control de precios por parte de megacorporaciones agrarias. Organizaciones de izquierda, sindicatos, referentes ambientales a nivel mundial como Greta Thunberg y artistas como Rihanna y Mia Khalifa apoyan el reclamo de los agricultores del país asiático.

Los falsos llamados al diálogo por parte de Modi quedan expuestos toda vez que la respuesta a la movilización es la represión, el bloqueo en las comunicaciones y alambrados de púa para impedir su paso. Los agricultores temen la posibilidad de que, a partir de esas tres leyes, el agronegocio defina las condiciones para la actividad que realizan y el Gobierno deje de comprarles granos como el trigo y el arroz a un precio mínimo garantizado.

“¿Por qué no estamos hablando de esto?”, tuiteó Rihanna este martes a sus más de cien millones de seguidores, acompañándolo con un artículo que describe cómo el Gobierno de Modi, con la excusa de mantener la “seguridad nacional”, cortó internet en varios distritos (en algunos hasta por 48 horas), pidió la suspensión de cuentas a Twitter y lanzó una dura represión contra los trabajadores rurales organizados en más de cincuenta sindicatos. Greta Thunberg, enemiga acérrima del agronegocio y sus prácticas, también manifestó su solidaridad con la lucha campesina en un tuit que se viralizó rápidamente.

Estas publicaciones enfurecieron a la administración india: acusó de “sensacionalista” la injerencia de personalidades mundiales en un “asunto interno” y lanzó un comunicado en el que hablan de “propaganda” contra su Gobierno, que a lo sumo ofreció “suspender” las normas. Lo cierto es que desde el origen de las protestas las autoridades han respondido con una dura represión al movimiento campesino, que empezó principalmente en Punjab, un estado al norte de India. Según el Gobierno del Partido Popular Indio, las leyes son beneficiosas para los agricultores porque les permitirán sus productos directamente a grandes compradores privados.

Pero el movimiento campesino no opina lo mismo, por lo que las protestas siguen in crescendo. El 26 de noviembre pasado el apoyo a la lucha por la derogación de estas leyes decantó en una huelga general que involucró a 250 millones de trabajadores. Para el 30 de ese mes cientos de miles marchaban desde distintos puntos hacia Nueva Delhi, la capital del país, y varios de ellos fallecieron a causa del frío o accidentes cuando se trasladaban desde sus localidades.

El martes de la semana pasada, coincidiendo con un feriado nacional y demostración militar a la que asistiría Modi, la enorme protesta agrícola, protagonizada en gran medida por jóvenes, había irrumpido en el Fuerte Rojo de Nueva Delhi, un edificio histórico declarado patrimonio cultural de la humanidad en 2007. Tras una dura represión, Navreet Singh, de 30 años, murió cuando un tractor volcó durante las protestas cerca de la sede de la Policía de Delhi.

Protesta campesina llegó al Fuerte Rojo en Nueva Delhi el 27 de enero | Foto: Getty Images
Protesta campesina llegó al Fuerte Rojo en Nueva Delhi el 27 de enero | Foto: Getty Images

Las barricadas de púas y clavos en el acceso a la capital no detendrán la marcha de los granjeros. Es lo que aseguró Anoop Chanaut, miembro del Ejército Social de Kisan, a la BBC Hindi. Aunque el Gobierno se jacta de estar “a una sola llamada de distancia” de la resolución del conflicto, que ya lleva tres meses, “luego instalan barricadas como si fuera una frontera internacional”. El objetivo de los manifestantes es rodear el Parlamento.

India es el segundo país en cantidad de habitantes y uno de los que más aportan emisiones contaminantes a nivel mundial después de China, Estados Unidos y la Unión Europea. Más allá de su discurso de ocasión en eventos climáticos internacionales, el perfil nacionalista, xenófobo y racista por parte del Gobierno de Modi no hizo sino aumentar durante la pandemia, que aprovechó para avanzar en planes antiobreros y leyes de tipo neoliberal contra el futuro del planeta y las más elementales garantías de los trabajadores agrarios, en favor de la penetración del agronegocio multinacional en el mercado agrícola local. Estas protestas, que atrajeron la atención internacional, son uno de los desafíos más importantes para el régimen de Modi.

Sentada de campesinos | Foto: EPA
Sentada de campesinos | Foto: EPA



Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias