×
×
Red Internacional

La lucha docente por salario, condiciones laborales y edilicias y la experiencia de lucha de las y los trabajadores de salud mostraron que hay un enorme descontento y disposición a pelear. Algunas reflexiones para profundizar en la organización y coordinación de ambas peleas de cara al próximo año.

Llegaron los recibos de sueldo reafirmando la miseria que el gobierno destinó a los y las docentes con la última reactualización paritaria aceptada por la conducción del sindicato en la asamblea departamental, tras un cuarto intermedio y un gran rechazo desde las escuelas. Audios circulando por whatsapp intentando entender los recibos que a su vez venían con descuentos. Sumado a la ola de calor en escuelas sin ventiladores donde se vuelve insostenible “intensificar los aprendizajes” como propone el Ministerio de Educación mientras ellos planifican y sobre exigen desde oficinas con aire acondicionado. Con humor circulan muchos memes, pero la bronca por abajo se sigue acumulando.

Pero algo viene cambiando

Este año los y las docentes mostramos la bronca y el hartazgo visibilizando nuestros reclamos frente a un gobierno con recaudación record pero que no duda en seguir ajustando en educación y profundizando la precarización y sobre carga laboral que ya se llevaron las vidas de Karina y Silvana.

En agosto las escuelas empezaron a hablar por medio de afiches y carteles en sus puertas, las asambleas empezaron a salir a las calles, las escuelas a coordinase para encontrarse en una esquina y potenciar las voces con nuestros reclamos. Mientras, la conducción sindical de Monserrat militaba la resignación, escuela por escuela, para aceptar la propuesta del gobierno. Pero la bronca fue creciendo y la docencia mostrando disposición a luchar. La repetida frase “la docencia no quiere luchar” de la celeste ya no encontró eco.

La conducción no sólo no pudo cerrar la primera propuesta con el gobierno en agosto, sino que le impusimos desde las escuelas y asambleas un paro con una movilización que fue enorme. “La docencia no quiere hacer paro, no se banca los descuentos” otra frase que cayó por la borda con un paro multitudinario, organizado por abajo para movilizar cada escuela y planificar estrategias frente a los descuentos. Porque “no queda otra que salir a luchar” se repetía en los ánimos docentes que se vivió en una movilización enorme con apoyo social, de organizaciones sociales defendiendo la educación y una bronca a que nos sigan maltratando y entregando que no le permitió a Monserrat (secretario general del gremio docente) cerrar la movilización con su discurso.

“Se va a acabar la burocracia sindical” se replicaba con cantos en las calles, porque además de la bronca con un gobierno que estruja la educación es el hartazgo con una conducción sindical que nos entrega para garantizar la “paz social” militando la resignación.

Ese canto no quedo en una expresión de bronca de un día, sino que dio sentido a muchos docentes y activistas a seguir organizados y coordinando para sacarnos de encima la burocracia sindical. Lejos de una intención de desafiliación masiva como sucedió en otros momentos frente a la entrega de la conducción, este año se expresó la necesidad de organizarnos como quedó reflejado en las elecciones de delegados de UEPC.

Muchas escuelas que no tenían delegados se organizaron para realizar las elecciones, otras muchas para sacar a la celeste, y así quedo expresado principalmente en la asamblea de delegados escolares de capital que no solo creció en números sino también en delegados opositores a la conducción celeste.

Cientos de nuevos delegados y delegadas en Capital que vienen haciendo la experiencia con la conducción y se organizan para enfrentar los discursos de la celeste y su entrega sistemática. Alzan las voces en cada asamblea de delegados, como en Capital donde la celeste ya no puede manejarla ni convencer con su discurso del mal menor. Incluso tuvieron que apelar a impugnaciones a listas de delegados opositores en escuelas centrales para la celeste, bastiones históricos como el IPET 249 "Nicolás Copérnico" y el IPEM 270 que es la escuela cuya directora (en uso de licencia) es la secretaria general de Capital.

Noviembre reabrió la paritaria en un nuevo contexto

Se reabrieron las paritarias frente a una inflación que sigue creciendo dejando nuestros salarios por debajo del indice de la pobreza. No solo las escuelas cuentan con nuevos delegados combativos, sino que la marea blanca de salud llego a Córdoba abriendo una nueva situación en la provincia.

Si la lucha docente marco una diferencia mostrando que se podía pelear y conquistar mejores acuerdos que los que proponía la burocracia junto al gobierno y una novedad en apoyo social a la lucha docente; la lucha de salud pegó un salto y abrió una nueva situación en Córdoba mostrando la potencialidad de la organización democrática, con asambleas en cada hospital y centro de salud creando una coordinación real con extensión provincial. Con gran apoyo social a quienes estuvieron en la primera línea en la pandemia, los y las trabajadoras de la salud mostraron que recursos hay cuando se lucha decididamente, a pesar del SEP (Sindicato de Empleados Públicos) que había cerrado por arriba un acuerdo de miseria.

Con organización y disposición a luchar lograron que fueran reconocidos y recibidos como coordinadora por el gobierno logrando un aumento muy superior al acordado previamente por el SEP de manera inconsulta y siguen organizados para iniciar el próximo año planteando con fuerza todas sus demandas. Demostraron cómo se lucha dejando al descubierto la política de contención de las burocracias sindicales que vienen golpeadas por las bases.

Frente a la lucha de salud, Monserrat y la celeste hicieron todos los esfuerzos para no unirlas frente a la exigencia que surgían de las asambleas escolares de paro provincial y luchar junto los y las trabajadores de salud. Y ante la oferta realizada por el gobierno a salud Monserrat resuelve con una carta exigiendo al gobierno la reapertura de la negociación paritaria, diciendo que “el gobierno nos mintió” que dijo que no había plata. Nuevamente la política de las notitas para no luchar. Expresiones del desprestigio del SEP, de Monserrat como también de la CGT que tuvieron que hacer pública una declaración denunciando que el gobierno provincial “faltó a la buena fe negocial” Siguen confiando en el gobierno más que en los y las trabajadoras que queremos luchar.

Te puede interesar: Pihen (SEP) y Monserrat (UEPC) buscan quebrar la lucha de salud: Unidad y paro provincial para triunfar

La organización democrática, de coordinación y lucha de salud son una gran experiencia que debemos tomar como claves para reforzar la coordinación entre las escuelas junto a las familias y los barrios para poder conquistar la fuerza necesaria para imponer a la conducción de UEPC plan de lucha y paro provincial en unidad de los y las trabajadoras. Fortalecer estas conclusiones que son claves para prepararnos y profundizar la coordinación frente a un ajuste que seguirá avanzando y nos tiene que encontrar organizados y coordinados para el próximo año.

Reflexiones que se abren

Estás reflexiones y conclusiones se llevan adelante con cientos de delegados opositores, docentes, activistas y agrupaciones que nos venimos organizando y coordinando entre las escuelas. Profundizar esa perspectiva, retomando las mejores experiencias de la lucha de salud y construyendo unidad con las familias y el apoyo social son claves para prepararnos para próximas luchas, como también en el camino de recuperar el sindicato.

Comenzar a discutir y unificar un programa de qué sindicato queremos se vuelve esencial para prepararnos en esa gran pelea de recuperar UEPC. Abrir el debate en las escuelas con todos nuestros compañeros y compañeras para llevar adelante una afiliación masiva para pelear por un sindicato realmente democrático y combativo donde las decisiones estén en las asambleas de delegados elegidos por la docencia y no en la asamblea departamental qué es un órgano fraudulento creado por la conducción del sindicato para llevar adelante su política.

Organizarnos por un sindicato dirigido por trabajadores docentes que no se acomoden en sus sillones para garantizar el ajuste de los gobiernos. Para eso es central la independencia política de los gobiernos y partidos que han llevado adelante los ajustes, construir la unidad de toda la docencia, activismo y agrupaciones que nos une las calles y la lucha enfrentando consecuentemente a todos los gobiernos que ajustan a la educación. Que todos los representantes del sindicato ganen como un docente en ejercicio, sin sobresueldos ni privilegios de ningún tipo y que luego de un mandato vuelvan a trabajar a las escuelas.

Desde docentes D-base proponemos abrir los debates y construir en asambleas un programa para profundizar la organización, coordinación y la perspectiva de recuperar UEPC. Tenemos experiencias muy valiosas como la de los ceramistas de Neuquén y el estatuto que construyeron al recuperar el sindicato. Debates e intercambios que desde la agrupación proponemos abrir y construir con la docencia, activistas y agrupaciones que nos une la calle en defensa de la educación.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias