×
×
Red Internacional

Entrevista.La lucha contra el golpe militar en Myanmar

Entrevistamos al activista birmano pro democracia YanKyawMoe, residente en Corea del Sur, sobre la situación en Myanmar tras el golpe de febrero y la salvaje represión del Ejército que asesinó a más de 500 manifestantes.

Viernes 21 de mayo | 22:43

Esta extensa entrevista fue publicada por el grupo NuHaeTu (Organización Socialista por un Partido Obrero Revolucionario) en Corea del Sur a un trabajador y activista por la democracia de Myanmar, YanKyawMoe, sobre los sucesos a partir del golpe de Estado del 2 de febrero luego de los resultados de las elecciones de noviembre del 2021 donde había ganado por amplia mayoría la Liga Nacional Democrática. Si bien la entrevista fue publicada el 8 de abril, nos parece útil para acercar un panorama de lo que fue la resistencia e historia del país contada por un protagonista activista pro democracia que vivió varios años en aquel país, además de conocer las redes de trabajadores migrantes que han organizado su solidaridad con los manifestantes.

Actualmente, la junta militar ha avanzado en controlar la situación en las grandes ciudades. La resistencia se ha replegado a las zonas periféricas y aldeas donde se sostienen manifestaciones casi diarias y el Ejército lanzó una ofensiva contra los grupos étnicos armados que pelea por su autonomía. Sin embargo, aún no ha vuelto la normalidad en Myanmar, miles se resisten a volver a sus trabajos o abrir los negocios, el Ejército actúa como una banda criminal en las calles. Y su llamado a reuniones con los partidos para organizar las elecciones en 2022 ha sido rechazado por todos, ya que el principal partido, la Liga Nacional Democrática estará proscrito. La situación aún continúa inestable.

¿Cómo está la situación desde el golpe de Estado en Myanmar?

Hasta el 1° de abril, el número de muertos por armas de fuego del ejército de Myanmar era de alrededor de 560. Y se supone que alrededor de 2000-3000 personas fueron arrestadas. Incluso la Asociación de Asistencia para Presos Políticos (AAPP), la organización de derechos humanos de Myanmar, no puede contar con precisión el número de muertos, heridos y arrestados.

El 27 de marzo, el ejército de Myanmar causó 200 muertos en la protesta del "Día del Ejército" de Myanmar. Entre ellos se encontraban trabajadores, estudiantes y ciudadanos. El "día del ejército" solía celebrarse como símbolo de resistencia contra el colonialismo japonés. El mismo día, hace décadas, el general Aung San convenció a la gente de que luchara contra el fascismo militarista japonés. Sin embargo, los militares se apropiaron de este día como Día del Ejército. Para nosotros, sigue siendo un día de antifascismo y de resistencia. El 27 de marzo de este año, los trabajadores, estudiantes y ciudadanos de Myanmar protestaron, afirmando que "el ejército de Myanmar no es un ejército que protege a la gente, es un ejército fascista que ataca y mata a la gente”.

La escala de la protesta disminuyó. Esto ocurre porque el ejército oprime cruelmente a la gente. Durante la revolución de 1988 (conocido como Levantamiento 8888), los militares también mataron a numerosas personas. Incluso en esa época, la ONU siguió diciendo que se oponían a la masacre golpista pero no tomaron ninguna acción, igual que sucede en las protestas actuales. Trágicamente, los militares lograron no aislarse de la comunidad internacional y mantener su poder sobre su pueblo. En base a esta experiencia histórica, el gobierno militar parece creer que puede recuperar su autoridad una vez que la resistencia nacional disminuya, aprovechando la complicidad diplomática con China, Rusia, Estados Unidos, Europa y las Naciones Unidas.

Protestar en las calles no es la única forma en que luchamos. Hay tres, para ser precisos. Primero, es una protesta callejera. El segundo es el Movimiento de Desobediencia Civil (CDM), que impulsó la huelga general de trabajadores y el cierre de comercios. En tercer lugar, el Comité Representativo del Congreso Federal (CRPH - Comité Representante de PyidaungsuHluttaw).

Es comprensible que la fiebre de las protestas callejeras se haya calmado un poco. Puedes morir si sales a la calle. Sin embargo, todavía están en curso. Se están llevando a cabo protestas callejeras en cada región; es solo que su escala se hizo un poco más pequeña que antes. No nos decepciona que haya disminuido el número de participantes.

En cambio, el número de participantes en el movimiento de desobediencia civil, como las huelgas generales de trabajadores y el cierre de tiendas, sigue creciendo. Además, el CRPH lanzó el Gobierno de Unidad Nacional (GUN) el 1 de abril. Su actividad también se está expandiendo y fortaleciendo.

Los rebeldes de las minorías étnicas en Myanmar apoyan el levantamiento contra el golpe. El Ejército de la Alianza Democrática Nacional de Myanmar (MNDAA), el Ejército Arakan (AA) y el Ejército de Liberación Nacional de Ta’ang (TNLA) realizaron una declaración conjunta. En esa declaración, apoyaron la ’Revolución de la Primavera de Myanmar’ y aclararon que intervendrán con armas si los militares continúan masacrando personas. Los rebeldes de la Unión Nacional Karen (KNU) lucharon contra el Ejército en la región de Hpapun. Aproximadamente 45 soldados murieron. Luego, los militares enviaron aviones de combate para atacar la aldea. Muchas personas murieron y 10.000 personas tuvieron que huir a la frontera tailandesa.

La revolución de 2021 difiere de la de 1988. Ahora hay espacios en internet donde la gente puede manifestar su voz. Hay redes sociales como Twitter y Facebook que no existían en ese entonces. Al mirarlos, muchos textos decían: "¡Estoy dispuesto a morir! ¡Quiero pelear!" o "¡Quiero pelear con una espada!". Ahora que la fuerza militar está masacrando a la gente, luchamos con más fuerza contra ella y esperamos la ayuda de la comunidad internacional.

Actualmente, el Ejército golpea a los manifestantes durante el día y los secuestra por la noche. Hay espías comprados en todos los vecindarios. Comenzaron a surgir recientemente. Los militares van mucho más allá de la aprehensión. Una vez que uno es arrestado, regresa a su casa después de convertirse en un cadáver. Sin embargo, los militares encubren lo que están haciendo. Aún así, muchos jóvenes trabajadores y estudiantes salen a las calles a protestar.

¿Cuál es la perspectiva de derrocar a la dictadura de Myanmar?

Es la Generación Z [personas nacidas entre 1990 y 2000, NdE] la que da esperanza. Tienen una fe muy fuerte en recuperar la democracia contra el golpe militar. Son trabajadores, estudiantes de secundaria y estudiantes universitarios, jóvenes adolescentes y en sus veinte años. Algunos de ellos pueden desbloquear el Internet cortado por los militares. Por lo tanto, comparten la situación y las noticias de la lucha de Myanmar a través de las redes sociales.

La Generación Z se está convirtiendo en la clave de esta lucha. El saludo de tres dedos simboliza la elección, la democracia y la libertad. La generación Z no tiene miedo a morir. Las canciones, poemas y escritos creados por esta generación también me animan. La gran solidaridad de la Generación Z es una de nuestras grandes esperanzas.

La CRPH también nos da esperanza. Lanzaron el GUN siguiendo los objetivos y planes anunciados por el gobierno de facto. Preparándose para el nuevo gobierno, la CRPH se reunió con muchos políticos, grupos y legisladores de la comunidad internacional para informar la situación en Myanmar y discutir qué hacer. La CRPH trató de apoyar a los manifestantes mostrando un video de la lucha en Myanmar a la comunidad internacional.

La CRPH también se reunió con fuerzas rebeldes de las minorías étnicas. El propósito es crear un estado federal juntos. Esta es la mejor noticia para las minorías étnicas.

La colonización británica estableció el sistema de gobierno con el que los birmanos tienen una ventaja exclusiva. Solo los birmanos pueden ocupar los cargos de presidente y de comandante supremo de las fuerzas armadas. Y entre los birmanos, solo los budistas han llegado a la cima. Aunque no está establecido en la Constitución, de hecho las minorías étnicas fueron excluidas de la política. Dificultaba la participación política de las minorías y su posición en el ejército. La idea de construir un Estado federal con autonomía garantizada es algo bueno para las minorías étnicas. Las minorías étnicas también se han comprometido a unirse a la protesta. El camino que transitamos ahora es la esperanza de todos.

El otro es el movimiento de desobediencia civil. Los héroes y heroínas de esta protesta son trabajadores, estudiantes y ciudadanos. Los trabajadores están luchando con una huelga general y piensan que la dictadura militar debe ser derrocada. El movimiento de desobediencia civil no es nuevo para los trabajadores de Myanmar. También existió 1988. En 1988, todas las personas hicieron campaña por la desobediencia civil. Los 24 ministerios y agencias gubernamentales fueron cerrados. Todos los funcionarios e incluso la policía también participaron en huelgas y protestas. Entre los soldados participó la Fuerza Aérea. Entonces, cuando los militares ya no podían sostenerse, dijeron: "Celebraremos elecciones democráticas en seis meses”. Los políticos, trabajadores y ciudadanos, incluida Aung San SuuKyi, pensaron, "ganamos".

Después de un acuerdo mutuo, la gente dejó de protestar y hubo elecciones. Sin embargo, los militares arrestaron a los políticos electos de la LND y los enviaron a la cárcel. Los funcionarios que se habían sumado a la huelga fueron arrestados uno a uno. Entonces, con una situación difícil de volver a combatir, el ejército se mantuvo en el poder.

Por experiencias del pasado, todo el mundo sabe que este es un ataque poderoso ahora mismo en la lucha contra un golpe militar. Los jóvenes trabajadores y estudiantes gritan. “no es 88, es el 21”, y “¡No pares, no creas nada, no hagas pactos con los militares!”.

¿Qué piensas al ver a los trabajadores de Myanmar al frente de la lucha?

Al observar la historia de Myanmar, los trabajadores fueron los primeros en luchar. Durante la colonia británica estuvo Thakin Po HlaGyi. Marchó de Chauk a Yangon en 1938-39 para manifestarse por las demandas de los trabajadores frente a los británicos. Al principio, empezaron unas pocas docenas de personas, pero cuando llegaron a Yangon, se reunieron 10.000 trabajadores. También dirigió la huelga de los trabajadores petroleros y es el representante más famoso de la revolución por los derechos de los trabajadores en la historia de Myanmar. Aparece en los billetes de Myanmar, en los que rompe las cadenas atadas a su cuello.

En 1948, Myanmar se independizó de Gran Bretaña. Al igual que otros países asiáticos, Gran Bretaña entregó armas a las minorías étnicas, las hizo luchar entre sí y se fue. En ese momento, Myanmar inició la democracia. Sin embargo, el presidente le dio el poder a los militares.

Hubo un golpe militar en 1962. En ese momento, la gente no protestó. Algunos pensaron que el golpe fue extraño, pero otros pensaron que sería bueno. Mientras continuaba la guerra civil con las minorías étnicas, la gente pensó que tal vez después de que los militares estabilizaran el país, se convertiría en una democracia. Pero el soldado se quitó el uniforme militar y se hizo político, y dijo que era un país socialista. Hacia afuera se mostraron como socialismo, pero en realidad fue una dictadura militar.

Nos quitaron muchos beneficios que fueron para los militares. Solo los que continuaban en el mando militar vivían bien y se hicieron ricos. Los de abajo eran pobres. No había clase media, por lo que la brecha entre ricos y pobres era amplia. Trabajadores, funcionarios, agricultores y ciudadanos fueron ubicados en la parte inferior. El gobierno, los legisladores y los generales militares se ubicaron en la parte superior. Esta sociedad se ha sostenido durante mucho tiempo.

En 1988, Aung San Suu Kyi llegó a Myanmar para atender a su madre por una enfermedad. La democracia se importó a Myanmar empezó a vivir otras experiencias. Sin embargo, aunque la gente intentó construir la democracia a través de la revolución de 1988, fue reprimida.

Incluso durante la Revolución del Azafrán de 2007 [un gran movimiento liderado por monjes budistas, NdE], los trabajadores fueron los primeros en luchar. Sin embargo, las cosas son ligeramente diferentes entre el pasado y ahora. Ahora los trabajadores, estudiantes y ciudadanos han experimentado el sabor de la democracia. La democracia ya ha comenzado, la situación está retornando a una dictadura militar. Los trabajadores, estudiantes y ciudadanos no pueden permitir este intento. Por eso luchan por sus vidas.

Los trabajadores participaron mucho más en 2021 que en 1988 y 2007. Porque en el pasado no había empresas con inversión extranjera. La mayoría de las empresas eran instituciones y fábricas gestionadas por el gobierno. Todos los trabajadores eran funcionarios públicos a los que se les pagaba salarios desde el Estado. El comercio exterior además estaba controlado por los militares.

La transición democrática comenzó en 2010. A medida que las sanciones económicas se suavizaron, entraron empresas extranjeras de China, Japón, Estados Unidos, Alemania, Corea, Tailandia y Singapur. Así que el número de trabajadores aumentó y el número de agricultores disminuyó porque los agricultores vinieron a la ciudad y se hicieron trabajadores.

¿Cuál es el número de trabajadores migrantes de Myanmar en Corea? ¿Están luchando juntos?

Aproximadamente 25.000 trabajadores migrantes de Myanmar están trabajando en Corea. Además, el número total, incluidos los inmigrantes por matrimonio y los estudiantes internacionales, es de aproximadamente 28.000.

Desde el inicio del golpe el 1° de febrero, los migrantes de Myanmar actuaron a su manera en muchas regiones de Corea. Ahora, están en contacto entre sí y se comunican a través de Internet sobre lo que hacen.

En el caso de Busan y Gyeongnam, se llevaron a cabo campañas de piquetes y manifestaciones. Enviamos nuestra solicitud al Ayuntamiento de Busan y celebramos una conferencia de prensa. La gente de Myanmar en Seúl creó un grupo de recaudación de fondos para apoyar a los que luchan en Myanmar. Se gastó un total de 1.200 millones de won [107 mil dólares, NdE] para apoyar a los participantes del Movimiento de desobediencia Civil de Myanmar.

El movimiento de trabajadores y ciudadanos coreanos apoyan la revolución democrática de Myanmar y se oponen a la masacre de los militares que continúa. Hasta ahora, los trabajadores de Myanmar, los estudiantes internacionales y los migrantes han realizado encuentros, manifestaciones y campañas en Seúl, Gwangju, Gyeonggi, Busan, Incheon, Chungnam, Ulsan, Daegu, Changwon y Masan, junto con trabajadores coreanos, políticos y sociales, además de grupos cívicos contra la dictadura militar de Myanmar.

Corea es el país donde existe el mayor movimiento de apoyo a la revolución democrática de Myanmar. Esto se puede comparar con el otro país donde hay trabajadores migrantes de Myanmar. En Singapur, la gente no puede moverse debido a la política del gobierno. El gobierno lo hace imposible. También lo hace en Tailandia. En Japón, hay personas activas de Myanmar y organizaciones japonesas que los apoyan, pero aún son pequeñas.

¿Cuál es la principal demanda?

Hay dos demandas principales. En primer lugar, hay que restaurar la democracia. Debemos reconstruir un país democrático. La segunda es que se reconozcan los resultados de las últimas elecciones. Ahora, sin embargo, se ha inaugurado un nuevo gobierno que ha abolido la Constitución promulgada en 2008, por lo que se necesitan nuevas elecciones. Si se vuelve a la democracia, los militares deben ser castigados.

El 1 de abril debía aplicarse el contenido básico promulgado por el GUN que incluye la construcción de un Estado federal democrático y el derrocamiento total de la dictadura. Se está redactando una nueva constitución, y antes se creó la "Carta Democrática Federal".

La reivindicación más importante de las minorías étnicas es un Estado federal democrático que garantice la autonomía. Es una reivindicación de las minorías étnicas desde la época de la independencia como colonia británica. Ahora se planea crear un Ejército Federal junto con las minorías.

Estas reivindicaciones son las esperanzas de todos los que luchan en Myanmar. El 80% de la población de Myanmar son un grupo étnico mayoritario, los birmanos. Ahora que la mayoría de los birmanos están diciendo, "Lo siento, nosotros, los birmanos, estamos experimentando ahora los difíciles problemas a los que se han enfrentado ustedes en los últimos 50 años”. Mucha gente dice que realmente se solidariza con el sufrimiento de las minorías étnicas.

¿Crees que hay que hacer un cambio diferente al que intentó la LND antes del golpe?

Esto es lo que quiero decir. La mayoría de los trabajadores participan en la revolución democrática. Y hay estudiantes y ciudadanos. Muchos de ellos son críticos con la Liga Nacional Democrática. Critican al anterior gobierno de la LND, pero también se preguntan "qué están haciendo ahora".

La mayoría de los sindicatos odian los días del gobierno de la LND. Entiendo perfectamente a los trabajadores. La LND no se preocupó en absoluto por los derechos de los trabajadores. La realidad de los trabajadores era dura incluso bajo el gobierno de la LND. Cuando los trabajadores participaban en la manifestación, también eran capturados y detenidos en ese momento. Fueron golpeados por la policía y demandados. Desde el punto de vista de los trabajadores, hay muchas heridas.

Los trabajadores dicen: "Hemos votado para hacer un país democrático. ¿Por qué tenemos que ser detenidos cuando reivindicamos los derechos de los trabajadores?" Incluso cuando unas pocas personas se reunieron, fueron detenidas. Esa era la situación durante el anterior gobierno de la LND.

Para ser sinceros, no teníamos otra opción. Muchos dicen que no hay otra alternativa. No hay nada más que la LND. Elegimos la LND para subir una escalera, y en eso, estamos luchando por el cambio. Prefiero luchar contra el gobierno de la LND. Debemos conseguir nuestros derechos humanos y los derechos de los trabajadores luchando contra la LND.

¿Qué significa el golpe de Estado para los trabajadores de Myanmar? ¿Y qué significa para los trabajadores migrantes de Myanmar en Corea?

Aunque no era una democracia completa, Myanmar comenzó una transición a la democracia en lugar de la dictadura militar en 2010. Además, el número de fábricas aumentó, por lo que el número de trabajadores también aumentó. En los últimos cinco años, las empresas extranjeras han entrado en Myanmar y muchos trabajadores han estado trabajando en fábricas extranjeras. Las noticias y la información se difundieron rápidamente a partir de 2010. Gracias a las redes sociales como Facebook, el pensamiento de la gente se amplió.

El papel de los sindicatos también se ha ampliado en Myanmar. En 2010 se formó un sindicato y comenzó la lucha por los derechos laborales. Aunque los trabajadores fueron arrestados por luchar y exigir sus derechos, el gobierno no mató a la gente como lo hace ahora. Después de uno o dos meses en la cárcel, los trabajadores fueron liberados y se hicieron famosos y se convirtieron en héroes, convirtiéndose en líderes y representantes que otros trabajadores respetan. Cuando volvieron a ser detenidos, se hicieron mucho más famosos y su papel en el movimiento se amplió más. Fueron admirados y respetados por otros trabajadores. Y otros trabajadores también empezaron a participar en el movimiento, observando a esos activistas.

La gente se dio cuenta de que fue la estructura (el sistema) democrática la que hizo que pudieran luchar, porque durante la época de la dictadura militar los trabajadores no podían atreverse a hacerlo. No fue porque el país se volviera amable, ni porque los militares cambiaran de opinión, sino por el sistema democrático.

Y los países extranjeros también observaban a Myanmar. Hay un acuerdo por el que una embajada extranjera sanciona si se viola la ley laboral. Los trabajadores empezaron a saberlo, lo que les dio valor para luchar.

Lo que dice la Generación Z es sorprendente. Dicen firmemente que la LND está equivocada. Hablan con dureza al gobierno y también a los soldados. En los viejos tiempos, decíamos todo con cuidado y cautela. Pero ahora la Generación Z habla y critica sin dudar.

No debería haber habido ningún golpe militar. Según la Constitución, los militares controlan todos los poderes fundamentales del Ministerio de Defensa, el Ministerio del Interior y el Ministerio de Fronteras. Los militares son los propietarios de las grandes empresas del gobierno. Poseen entre 20 y 30 empresas de petróleo, gas, construcción y acero. Los beneficios de estas grandes empresas no se utilizan como presupuesto nacional para el pueblo, sino que estos beneficios se utilizan para los militares. Todo el presupuesto nacional es gestionado por los militares y se utiliza para proteger la vida de los soldados. Además, las empresas extranjeras deben sobornar a los militares para obtener el permiso para hacer negocios en Myanmar.

Los trabajadores migrantes de Myanmar en Corea también tienen sueños. Sueñan con hacer algo grande cuando vuelvan a Myanmar. Todos estos sueños se han roto con el golpe de Estado. Los trabajadores de Myanmar, los estudiantes, los ciudadanos, los empresarios y todos los demás luchan por el futuro porque no pueden soportar la desaparición del futuro.

¿Qué rol cumplieron los sindicatos en las huelgas contra la dictadura? ¿De dónde proviene la fuerza?

Entre 2010 y 2011 se crearon nuevos sindicatos. También se creó la Confederación de Sindicatos de Myanmar (CTUM). Los trabajadores de la industria manufacturera, como la costura, la confección, el calzado y los accesorios, que son en su mayoría veinteañeros, muchas son mujeres, hacen huelga y acuden a las protestas callejeras para unirse y aunar fuerzas. Para vencer el golpe militar, los trabajadores de varios lugares deben unir sus fuerzas.

La industria de confección de ropa, zapatos y accesorios es una rama en la que invierten empresas extranjeras. No creo que el poder directo de la huelga en estas fábricas sea grande. Porque se trata de empresas privadas. Pero sí tienen cierto poder político como vimos.

Hay muchos otros trabajadores. Ferrocarriles, autobuses, hospitales, profesores, bancos, puertos y minas. Entre ellos, las huelgas de los trabajadores del ferrocarril y de los autobuses son ahora importantes en Myanmar y son las más eficaces para golpear a los militares. Porque los trenes van de Yangon a varias zonas. Yangon se encuentra en el sur, y para ir al norte desde Yangon, hay que tomar un tren.

Ahora todos los trenes se han detenido debido a una huelga general de trabajadores ferroviarios. Cuando el tren se detiene, los militares tienen problemas. Como todos los maquinistas se han puesto en huelga, el transporte de suministros militares, como soldados y armas, se ha detenido. Los soldados fueron al dormitorio de los trabajadores del ferrocarril durante la huelga general de finales de febrero y detuvieron al maquinista y le obligaron a conducir el tren. Los trabajadores del ferrocarril son trabajadores públicos, porque los trenes son gestionados por el Estado, no por empresas privadas. Así que los militares dijeron a los trabajadores del ferrocarril que abandonaran la residencia cuando hicieran huelga. Hay muchos trabajadores que viven sin hogar porque perdieron sus dormitorios.

Y hay bancarios, profesores y trabajadores de hospitales (médicos y enfermeras). Al principio, los militares amenazaron a los médicos y las enfermeras. Los médicos y las enfermeras dijeron: "Ustedes también tienen una promesa de soldados. No cumplís vuestra promesa de proteger al país y al pueblo. ¿Por qué tenemos que cumplir nuestras promesas?". Esos trabajadores del ferrocarril y de los hospitales que van a una huelga general podrían golpear más eficazmente a los militares.

Los trabajadores de la industria manufacturera también son un gran poder. Los trabajadores manufactureros participan en las protestas callejeras, aumentando el tamaño de los manifestantes, ayudándose mutuamente. Las huelgas generales de larga duración de estos trabajadores manufactureros podrían golpear eficazmente a los militares. Cuando los trabajadores manufactureros hacen huelga, los ingresos de los militares no se generan. Así que la huelga general de los trabajadores manufactureros corta las venas de los militares.

Los militares responden con dureza a la huelga general de los obreros. Apuntan con su arma a los trabajadores del ferrocarril para que conduzcan el tren. Los soldados armados entran en los dormitorios de los trabajadores, los expulsan, los detienen y los encarcelan. Amenazan, secuestran y matan a los activistas que actúan como representantes sindicales.

Hay muchos sindicatos amarillos, que actúa como las manos y pies del gobierno. Los militares de Myanmar también aprendieron a utilizar los sindicatos amarillos. De hecho intentan construir un sindicato con gente que escucha a los militares.
Pero también hay sindicatos que se organizan de manera independiente. Estos sindicatos están organizados por límites regionales. Hacen muchas reuniones y dirigen un centro de consulta para los trabajadores.

¿Qué puede hacer la Liga Nacional Democrática?

Los representantes entre los miembros elegidos del parlamento local formaron la CRPH. Ahora, LND ha lanzado el Gobierno de Unidad Nacional a través de CRPH. La mayoría de los representantes activos de la LND están detenidos. El nuevo gobierno huye al extranjero y trabaja a través de videollamadas. La LND se encuentra en un estado de gran inoperancia.

Los trabajadores y los jóvenes de las protestas callejeras dicen: "No podemos ver a los líderes de la LND en la calle. Nosotros somos los líderes. Tenemos que protegernos". Ya han sido asesinados varios representantes de la LND. Había un director de escuela que era representante de la LND, al que conozco personalmente, y fue asesinado. Nos asustan con que nosotros también podemos morir.

Durante los primeros días del golpe militar, no hubo protestas callejeras. La gente estaba esperando la situación. Al principio, las trabajadoras de la industria manufacturera iniciaron una manifestación callejera en el complejo industrial. El 6 de febrero, la Federación de Trabajadores de la Confección de Myanmar (FGWM) apareció en la calle con unos 4.000 trabajadores de la industria manufacturera. Y hubo una mujer que inició una protesta callejera en el centro de Yangon. Es una política crítica con la LND. Gritábamos que "Esta revolución no es para la LND. Apoyamos a la NLD de todos modos, pero luchamos por la democracia".

¿Cuáles son los retos que tiene por delante el movimiento de Myanmar? Asimismo, ¿cuáles son los retos de la organización de los trabajadores de Myanmar?

El Estado federal democrático mencionado anteriormente puede ser construido por todos. Lo que quiero cuando la revolución democrática tenga éxito es la defensa de los derechos laborales. Porque para hacer frente a un golpe de estado, incluso cuando se repita más adelante, los trabajadores deben unirse. Incluso después del éxito de la revolución democrática, la lucha de los trabajadores debe continuar. Si el país se tranquiliza, los que están en el poder podrán volver a provocar esa situación, ignorando al pueblo. Incluso si hay un pequeño problema, si los derechos de los trabajadores son sólo ligeramente infringidos, los trabajadores deben continuar la lucha por sus derechos. Sólo así podremos crear una sociedad en la que el pueblo no sea ignorado por los militares o los políticos.

¿Cómo van a proceder en la lucha con los trabajadores de Myanmar desde Corea?

Estamos considerando principalmente dos cosas. En primer lugar, forzar al gobierno coreano y persuadir a la gente para que no reconozca el golpe y poner todos los esfuerzos para sancionar a las fuerzas golpistas. No podemos lograr este objetivo si estamos aislados. Cooperaremos con los trabajadores y las organizaciones coreanas.

Segundo, apoyo financiero a los rebeldes. Los participantes del MDL y de las protestas callejeras están siendo gravemente perjudicados. Los incendios provocados por los militares son otro problema. Están quemando cientos de hogares y muebles allí. Estamos intentando apoyar a todas las víctimas de Myanmar recaudando un fondo. Incluso hay un trabajador migrante que está enviando dos millones de wones coreanos (aproximadamente 2.000 dólares) al mes, lo que equivale a su salario. Exprimen al máximo su presupuesto para enviar todo su salario para la protesta. Dicen que sólo utilizarán el depósito de su cuenta y seguirán enviando su salario a los manifestantes de Myanmar.

Si estalla la guerra civil, habrá más sufrimiento. Si realmente ocurre, lo que podemos hacer aquí es dar a conocer a los trabajadores y ciudadanos coreanos la celebración de la protesta en cualquier lugar de Corea.

Y para terminar, quiero decir algo a los trabajadores de todo el mundo. Los trabajadores producen todo lo que el país entero necesita. Ninguna nación puede funcionar sin trabajadores. Por eso digo que "los trabajadores no tienen fronteras".
Los trabajadores de todo el mundo deben unirse. Algunos trabajadores están siendo explotados en un entorno duro, mientras que otros están mucho mejor. Espero que mantengamos nuestra voz en alto para hacernos solidarios a través de las fronteras del país. De nuevo, los trabajadores deben unirse y ser solidarios.

La democracia es otro valor que no debe tener fronteras, ya que así es como debe ser realmente la democracia. Cuando hay un ataque contra la democracia como el de Myanmar, los países que ya han logrado un sistema democrático deberían participar activamente en la situación.

Los derechos de los trabajadores también. Debemos tomar la opresión contra los trabajadores de otros países como nuestra, y debemos luchar por las condiciones de trabajo de otros países también. Los derechos de los trabajadores y la democracia no son algo que se pueda dar por sentado. Debemos luchar y pelear para conseguirlo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias